¿Por qué no tenemos sensación de velocidad en los ascensores?

Muy facil. Tenemos sensación de velocidad cuando tenemos un punto de referencia con el que comparar, cosa que en un ascensor cerrado no ocurre.

Además, si la velocidad a que se está sometido es constante, es decir, la aceleración es nula, esta sensación disminuye gracias a la inercia.

En el ascensor ultrarápido, el cambio de velocidad en el arranque y en la parada tiene lugar en un tiempo mínimo, y el resto del trayecto se realiza con aceleración nula, es decir a velocidad constante.

Así que nuestro cerebro es incapaz de distinguir entre el reposo y el movimiento.

ascensor

Comparte este artículo

2 comentarios en “¿Por qué no tenemos sensación de velocidad en los ascensores?”

  1. Tal vez este relacionado con la velocidad o no, pero en ascensores más ràpidos que lo habitual sienten leves nauseas o molestias momentáneas durante el ascenso o descenso

    Responder

Deja un comentario

dieciseis + diez =