Problemas para entrar en Gmail

El servicio de correo electrónico de la empresa Google, conocido mundialmente como Gmail, es una de las herramientas más utilizadas por los internautas debido a su facilidad de uso y sus generosas prestaciones.

Con él podemos enviar, recibir y gestionar los e-mails de varias cuentas, teniendo una capacidad de 15 GB de almacenamiento, aunque siempre podemos comprar más espacio adicional si así lo deseamos.

Entre las prestaciones que nos ofrece, podemos destacar su filtro antispam, la visualización inmediata de archivos adjuntos, el servicio de videollamadas Hangouts o su interfaz sencillo e intuitivo.

No hay más que introducir en Google los términos «gmail correo electrónico» para comprobar que con más de siete millones de resultados, es el correo electrónico por excelencia.

Aun así, algunas veces nos enfrentamos a algunos problemas para entrar en nuestra cuenta, y es que la informática puede ser muy caprichosa en ciertas ocasiones.

Esto no sólo ocurre con Gmail, sino que incluso Outlook también tiene inconvenientes o problemas para iniciar sesión en hotmail, por lo que esta información puede aplicarse a otros servicios de correo electrónico.

Pocas veces el problema es de servicio del propio Gmail, como que sus servidores sufran un apagón o problemas técnicos de otra índole, pero tampoco es imposible que esto suceda.

De hecho, algunas veces se han publicado noticias en las que se notificaba que numerosos usuarios no podían entrar en su correo porque aparecía un mensaje de error temporal en la pantalla.

Este error, conocido como «Error temporal (502)», suele durar pocos minutos, pues los técnicos de Google arreglan pronto los desaguisados.

Generalmente el problema puede ser nuestro a la hora de identificarnos antes de emplear el servicio. En esos casos, podemos utilizar la sección de ayuda de Gmail donde se enumeran algunas directrices a seguir para solventar la incidencia.

De todas maneras, os explicamos algunos pasos que nos facilitarán el acceso al e-mail si tenemos algún problema.

Primeramente, debemos comprobar la información que hemos introducido, teniendo cuidado que las contraseñas son «case sensitive», o lo que es lo mismo, que distinguen entre mayúsculas y minúsculas.

Al escribir nuestro nombre de usuario, debemos incluir cualquier punto que tuviera cuando configuramos la cuenta por primera vez.

Estos nombres de usuario, los que van antes del @gmail.com, deben contener al menos unos 6 caracteres y no pueden incluir espacios, guiones o guiones bajos.

Si seguimos teniendo problemas para entrar, habrá que revisar si nuestro explorador web está almacenando alguna caché, por lo que sería conveniente refrescar la información limpiando la caché para quitar cookies o ajustes que estén dificultando la labor.

Y por qué no, una forma rápida de comprobar si es el explorador web, es probar uno diferente al que usemos normalmente. Teniendo Internet Explorer, Firefox, Chrome y muchos otros, es una solución rápida y sencilla para comprobar este error al intentar entrar en nuestro correo.

Si nuestro problema está relacionado con una contraseña que hemos olvidado o se nos resiste por ser incorrecta, siempre podemos averiguarla empleando el método de recuperación de contraseñas que nos facilita Gmail.

Este enlace aparece cuando hayamos intentado entrar fallidamente en nuestro correo y se encuentra al lado del campo de identificación.

En cuanto introduzcamos nuestro nombre de usuario, Gmail nos enviará un enlace para recuperar nuestra contraseña al e-mail que teníamos anexado como secundario, que es una estupenda forma de probar que somos los propietarios.

Aun así, si no disponemos de ese correo electrónico extra, existe otro método alternativo, en el que tendremos que responder a una pregunta secreta asociada al e-mail.

Por eso es bueno perder tiempo en revisar la configuración de nuestra cuenta de Gmail para facilitar formas de identificarnos en caso de que haya futuros problemas.

gmail

Comparte este artículo

Deja un comentario

17 + veinte =