Chistes para reír a mansalva

El detective

Cierto empresario tuvo serias dudas sobre el comportamiento y actividad de su más fiel colaborador, ya que cada mañana desaparecía de su despacho sin avisar, estaba ausente un tiempo y regresaba casi siempre a la misma hora, sin motivo aparente alguno y sin dar ninguna explicación.

El empresario, ante la duda y por respeto a la firme amistad personal que le unía a su empleado, optó por no preguntarle y en cambio contrató los servicios de un detective que le siguiera para averiguar qué es lo que hacía.

Al cabo de unas semanas, el detective se presenta con la información obtenida.

Es muy simple. Su empleado, cuando se va, sale del despacho, se va a su casa, se acuesta con su mujer y luego regresa a su trabajo.

El empresario respira aliviado y dice:

– Menos mal, yo creía que estaba en contacto con la competencia y le pasaba información cada día de lo que ocurría aquí. No es tan grave como parecía, observó.

Sin embargo el detective le preguntó:

– ¿Le importaría que le tutee?

A lo que el empresario contestó que no le importaba, al contrario, lo tomaría como una señal de confianza y estaría encantado con ello. Entonces el detective le explico:

– Mira, te lo cuento de nuevo: ‘tu’ empleado, cuando se va, sale del despacho, se va a ‘tu’ casa, se acuesta con ‘tu’ mujer y luego regresa a su trabajo…

detective

Accidente en la carretera

Una tortuga atropella a un caracol. Ya en el hospital, el médico pregunta al caracol moribundo…

– ¿Qué ocurrió?

Y contesta el caracol:

– ¡¡No lo sé!! ¡¡Fue todo tan rápido!!

caracol caragol snail

El 7

Si eres de los que al 7 le pone una rayita horizontal en el medio, debes saber por qué es:

Incluso hoy en día, hay muchas personas que el número 7 lo escriben con una barra horizontal suplementaria en la mitad de la cifra, sin saber por qué.

La mayor parte de las tipografías la han hecho desaparecer en la actualidad, como puedes constatar pulsando la tecla correspondiente en tu teclado.

Pero ¿sabes por qué ha sobrevivido esta barra hasta hoy?

Hay que remontarse muchos siglos atrás, a los tiempos bíblicos…

Estando Moisés en el Monte Sinaí, le fueron dictados los 10 mandamientos y cuando descendió, en voz alta los fue enumerando a la multitud uno a uno.

Moisés inició diciendo:
«Amarás a Dios sobre todas las cosas», y así sucesivamente. Cuando llegó al 7, Moisés anunció… «No desearás a la mujer de tu prójimo» y entonces todas las voces se alzaron gritando:

¡¡ NOOOO, TACHA EL SIETE…!!

Moises tablas 10 Diez Mandamientos

Monstruo

– ¡¡Eloisa!! ¡¡¿¿Qué hace ese hombre debajo de la cama??!!

– ¿Debajo? Debajo no sé… ¡pero encima es un monstruo!

monstruo cama triki galletas

Deseos de estatua

En un parque hay dos estatuas de un hombre y una mujer, las cuales llevan mucho tiempo en el mismo sitio.

Una mañana se les aparece un ángel y les dice:

– Como los dos habéis sido unas estatuas ejemplares y habéis deleitado a mucha gente, voy a concederos lo que más ansiáis: La Vida. Tenéis treinta minutos para hacer todo lo que queráis.

Mueve el ángel una mano, y las dos estatuas cobran vida. Las dos se miran, sonríen y corren atrás de unos arbustos.

A los quince minutos, las dos estatuas salen de los arbustos con las caras llenas de satisfacción.

– Todavía os quedan quince minutos, ¿queréis continuar?- les dice el ángel.

La estatua hombre mira a la mujer y le dice:

– ¿Quieres volver a hacerlo?…

– Claro que sí- dice la estatua mujer sonriendo.

– Pero esta vez TÚ agarras la paloma y yo me cago encima de ella.

Estatuas hombre mujer

El pedestal

– Y vosotros ¿cuántos hermanos sois?

– Diecisiete.

– ¡La leche! ¡Tendréis a vuestra madre en un pedestal!

– ¡Hombre claro! Imagínate, si no mi padre se la cepilla.

pedestal

¿Caridad?

Una tarde un abogado iba en su limusina cuando vio dos hombres al costado de la ruta comiendo pasto. Preocupado, ordenó a su chofer detenerse y bajó a investigar.

Le preguntó a uno de ellos:

– ¿Por qué están comiendo pasto?

– No tenemos dinero para comida, -dijo el pobre hombre- tenemos que comer pasto.

– Bueno, entonces vengan ustedes a mi casa y yo los alimentaré -dijo el abogado.

– Pero señor, tengo esposa y dos chicos conmigo. Están allí, debajo de aquél árbol.

– Que vengan también -dijo el abogado. Volviéndose al otro pobre hombre le dijo: Usted, venga también.

El hombre, en una voz lastimosa dijo: Pero señor, yo también tengo esposa y… !SEIS hijos conmigo!

– Que vengan ellos también -respondió el abogado.

Entraron todos en el auto, lo que no fue fácil, aún para un automóvil tan grande como la limusina.

Una vez en camino, uno de los pobres tipos miró al abogado y dijo:

– Señor, usted es muy bueno, gracias por llevarnos a todos.

El abogado dijo:

– Feliz de hacerlo, les va a encantar mi casa. El pasto está como de tres metros de alto.

Pasto Sintetico

Pérdida de peso

Estos son dos amigos que hace tiempo que no se ven. Le dice uno al otro…

– ¡Tío, qué buena cara tienes!

– ¡Claro! es que he perdido 3 kilos.

– Joder, pues yo ayer perdí 1 gramo y no veas qué mala ostia llevo…

peso bascula balanza

Comparte este artículo

1 comentario en “Chistes para reír a mansalva”

Deja un comentario

13 − 2 =