Tormentas solares

En el Sol ocurren, periódicamente, explosiones que envían hacia el espacio partículas cargadas de electricidad y magnetismo. Cuando esas partículas interfieren en el campo magnético de la Tierra, se producen tormentas solares, las cuales duran de 24 a 48 horas, aunque pueden prolongarse varios días.

tormenta solar

Sin embargo, todavía hay cosas para las que no se encuentra explicación. Es el caso del fenómeno de las erupciones solares que, a semejanza de las volcánicas, explotan y lanzan llamaradas cargadas de gases y partículas electromagnéticas a gran velocidad.

La energía que libera el Sol no tiene siempre la misma intensidad; su superficie revela zonas claras inmensamente calientes y zonas más oscuras que indican campos de menor calor. Tampoco la actividad solar es siempre la misma; es cíclica, es decir, que pasa por periodos de quietud y periodos de mayor intensidad. Cada 11 años alcanza el punto de máxima actividad. En su energía, se observan entonces más zonas de manchas y se producen las explosiones más violentas.

imagen tormenta solar sol ejeccion masa coronal sol

La llamarada que surge tras la explosión está compuesta por una masa de gases tan grande que supera en altura la del monte Everest, el más alto de la Tierra. Según donde se produzca, la lluvia de partículas toma una u otra dirección. Cuando se dirige a la Tierra, lo que sucede unos días después, un espacio que rodea nuestro planeta llamado magnetosfera, desvía dichas partículas, evitando que suframos sus efectos.

tormenta solar sol tierra campo magnetico

Pero algunas de esas partículas pueden escapar y, aunque no representan ningún peligro para la salud de los seres vivos, interfieren en los satélites. Esa interferencia es capaz de cortar las comunicaciones por radio, por teléfonos celulares (móviles) e, incluso, dificultar la navegación aérea.

tormenta solar sol

Algunas tormentas solares

3-2-1989 – Registrada por el observatorio de Quebec, Canadá.
3-7-2000 – Registrada por el observatorio de la Nasa, Estados Unidos.
20-11-2000 – Registrada por la Nave Stardust, Estados Unidos.
23-10-2003 – Registrada por el observatorio de Illinois, Oregón, Estados Unidos.
20-1-2005 – Registrada por el observatorio de California, Estados Unidos.

La misteriosa tormenta solar de 1859

Solamente ahora, pasados tantos años, la ciencia tiene explicación para aquellos misterios que sucedieron a mediados del siglo XIX, exactamente el 2 de septiembre de 1859. Las crónicas de aquella época relataban extrañas anomalías en las comunicaciones; era el caso del telégrafo que, sin explicación alguna, dejó de funcionar.

Carrington telegrafo tormenta solar colapsado
Telégrafo sufriendo anomalías.

También se hace referencia a la aparición de auroras boreales en lugares donde ese fenómeno no ocurría, como Hawai, La Habana o Roma, a incendios espontáneos o a la rotura masiva de cables eléctricos. Hoy se sabe que todos los fenómenos que ocurrieron se debían a uno solamente. Una supertormenta solar a la que se ha bautizado con el sobrenombre de «El evento Carrington«, por el astrónomo inglés que la midió.

Aunque la protección magnética de la Tierra desvió la lluvia de partículas, una mínima parte penetró en la atmósfera e interfirió con los sistemas eléctricos, además de formar auroras boreales donde nunca se habían visto.

aurora boreal tormenta solar

Comparte este artículo

3 comentarios en “Tormentas solares”

Deja un comentario

dos × 4 =