¿Qué hace un que un Diamante sea Valioso?

diamantes

Los diamantes simbolizan la fuerza, el amor y la eternidad.

Un diamante no solo es atractivo por su belleza sino también por la historia posee. Diamantes son piedras preciosas que se asocian con eventos de la vida como compromisos y cumpleaños o incluso muerte, como diamantes conmemorativos que conmemoran a un ser querido fallecido. Además del valor sentimental que tienen, existe un criterio utilizado para determinar el valor de este tipo de joyería.

Diamantes Naturales vs. Diamantes Artificiales

Antes que nada es necesario aclarar que no todos los diamantes provienen de la naturaleza. Los diamantes naturales son aquellos que se extraen de las profundidades de la corteza terrestre y han pasado por una serie de condiciones extremas de temperatura y presión.

Los avances tecnológicos han permitido a la ciencia recrear estas mismas condiciones en un laboratorio. De este modo, han podido crear diamantes sintéticos a partir de cualquier material orgánico del cual puedan extraer carbono, como pueden ser cenizas, cabellos, etc. Estas gemas se conocen comúnmente como diamantes conmemorativos.

A raíz de este descubrimiento, los científicos pueden incluso elaborar un diamante conmemorativo a partir de los restos mascota.

  • ¿Valen lo mismo?

La extracción de diamantes naturales es muy costosa a nivel ambiental y humano, ya que implica realizar daños al medio ambiente que no siempre son subsanados. Además, en muchos países los diamantes se extraen para financiar la guerra y el terrorismo. Estos se conocen como «Diamantes de sangre».

La producción de diamantes sintéticos es más responsable y respetuosa. Al ser más fáciles de producir llegan a ser hasta 20% o 30% más accesibles al bolsillo que los diamantes naturales.

  • Personalización

Los diamantes sintéticos como diamantes conmemorativos son muy fáciles de personalizar y se pueden adaptar a las necesidades del cliente en términos de forma, color, tamaño y corte. Este no es el caso de los diamantes naturales.

  • Apariencia

A efectos prácticos, el ojo humano no percibe ninguna diferencia entre un diamante sintético y uno natural. Se necesitaría un científico y varias pruebas para verificar el origen de cada uno.

  • Calidad

Los diamantes hechos por el hombre pueden tener la misma calidad que los naturales, ya que su composición y características finales son idénticas. Su origen no determina la calidad del resultado.

Factores que Determinan la Calidad de un Diamante

Para evaluar la autenticidad, calidad y valor de estas joyas existen instituciones que los evalúan de acuerdo a ciertos parámetros. Hablamos del Instituto Gemológico de América (GIA), Instituto Gemológico Internacional (IGI) y el Hoge Raad Voor Diamant (HRD) a nivel mundial.

Usualmente las joyerías te otorgan un certificado de calidad avalado por alguna de estas instituciones. Es tu única garantía de poseer un diamante auténtico con todas sus especificaciones. Estos son los cuatro criterios de calidad que toman al momento de evaluar los diamantes conmemorativos y los naturales:

  1. Corte o talla
  2. Este criterio depende en su totalidad del conocimiento humano, ya que todo diamante, natural o sintético debe pasar por este proceso. Además, determina el brillo y resplandor de la joya, ya que si sus proporciones no son correctas, la luz no se refleja adecuadamente en el interior del diamante y brillará menos. Entre los diferentes tipos de corte podemos mencionar:

    Brillante: es el corte redondo más popular y resplandeciente, ya que se obtienen los mejores ángulos.

    Princesa: de forma cuadrada, y conseguir el mismo brillo que un diamante brillante.

    Pera: en forma de gota o lágrima, el brillo se refleja más en la parte ancha que en la punta, por lo cual suele utilizarse más en pendientes y gargantillas.

    Baguette: corte rectangular que da una apariencia de máximo brillo y transparencia.

    Oval: en forma elíptica, suelen ser tan brillantes como el primer corte y se utilizan mayormente en anillos, ya que estiliza la forma del dedo.

    Corazón: la forma de corazón se le da partiendo de un diamante de talla brillante.

    Marquesa: corte muy parecido al oval pero más alargado donde el brillo se concentra mayormente en el centro, y muy poco en las esquinas.

  3. Color
  4. Mientras más transparente o blanco sea un diamante, más valioso y escaso es. Dentro de tantos grados de transparencia existe una escala que divide los grados de color de un diamante, siendo D el más transparente y Z el de tonalidad marrón.

    También existen diamantes de fantasía cuyas tonalidades son azules, rojas o verdes, en donde la intensidad del color determina su valor.

    Los diamantes conmemorativos se pueden crear en la mayoría de los colores del arcoíris

  5. Claridad
  6. Todos los diamantes suelen tener imperfecciones naturales diminutas, llamadas inclusiones. Generalmente pueden ser fracturas, hilos, nubes o líquido y se perciben observando la corona con una lupa de 10 aumentos. Si bajo estas condiciones un experto no encuentra ninguna inclusión, se considera entonces un diamante puro. Para este criterio también existe una escala de 12 grados de pureza.

  7. Peso
  8. El peso de un diamante también determina su valor y se mide en quilates (ct). Por ende a medida que aumenta el tamaño de un diamante, será más costoso. Es muy difícil encontrar un diamante natural de grandes dimensiones, por ello este criterio para los diamantes sintéticos so más prácticos.

Los Diamantes son para Siempre

Un diamante es símbolo de eternidad, belleza y pureza. Es por ello que muchas familias deciden crear un diamante conmemorativo a partir de cabello o cenizas de un ser querido fallecido o de una mascota. Cada resultado es único y representa un recuerdo u homenaje que durará por siempre. Para que esta joya sea exótica, rara o especial no necesariamente debe provenir de la naturaleza.

Un diamante conmemorativo es un tributo único y personal que lleva el recuerdo de un ser querido fallecido. Esta piedra preciosa se puede compartir de generación en generación dentro de las familias.

Verifique dos veces para asegurarse de que su vendedor de diamantes conmemorativos garantice la pureza 4N de su diamante. Su diamante también debe estar libre de metales pesados, colores artificiales o productos químicos inestables.

La fuerza y ​​resistencia de un diamante es lo que lo hace durar para siempre. Ambos son atributos significativos que hacen que los diamantes conmemorativos sean tributos populares.

Compartir

Deja un comentario

quince − 1 =