Marte o Ares

Marte, llamado Ares por los griegos, era el dios de la guerra. En Olimpia se le adoraba bajo el nombre de Ares-Hippios y en Esparta como Ares-Enyalius (el belicoso).

Era hijo de Júpiter y de Juno según relataron Homero y Hesiodo, aunque los poetas latinos narran que cuando Júpiter hizo salir a Minerva de su cerebro, Juno consiguió que Marte naciera del contacto de una flor en los campos de Olene, ciudad de Acaya.

marte-ares-villa-hadriana marte-ares-mitologia
Marte en Villa Adriana.

Marte fue educado por uno de los Titanes, que le enseñó la danza y los ejercicios corporales. Antes que viniera al mundo, los hombres luchaban a la ventura, armados solamente con garrotes y piedras, sin táctica ni orden. Marte fijó reglas precisas para el ataque y la defensa, simplificó, en principio, el arte de matarse unos a otros, y el hierro que hasta entonces se destinaba a usos ordinarios fue transformado en espadas y puñales.

mars-venus-marte-ares-afrodita-jacques-louis-david-1824-museobellas-artes-bruselas
Marte desarmado por Venus y las Gracias. De Jacques-Louis David, data de 1824. Está en el Museo Real de las Bellas Artes de Bruselas.

Marte desplegó un valor inaudito luchando contra los Gigantes, pero cayó en una emboscada y fue hecho prisionero por los hijos de Aloos, que le abandonaron en el fondo de una calabozo, donde gimió prisionero por espacio de quince meses.

marte-ares-combate-minerva-joseph-benoit-suvee-1771
Marte combate con Minerva, de Joseph Benoît Suvée, data de 1771.

Libertado por Mercurio, volvió al Olimpo y allí se esforzó por agradar a Venus. Su traje guerrero, el brillo de sus armas, su valor heroico le daban a Marte, a los ojos de la diosa, una belleza singular. Venus sentía su vanidad satisfecha gratamente al ver postrado a sus pies a quien sembraba el espanto en los ejércitos. Su esposo, el cojo Vulcano, no tardó en sentirse celoso, quejándose de ello a Júpiter y éste acogió su justa queja.

Marte abandonó el cielo, se retiró a Tracia y moró durante algún tiempo en este país, por el cual sentía especial estima y en el que era adorado como principal divinidad. De aquí marchó a Grecia. Al llegar al Ática presenció los ultrajes que infería el cruel Alirrocio, hijo de Neptuno, a su hija Alcipa y no pudiendo contener su indignación, mató al agresor.

marte-ares-museo-del-prado-diego-velazquez-1641
«Marte» por Diego Velazquez, data de 1641. Se puede ver en el Museo del Prado en Madrid.

Neptuno citó a Marte para que compareciera ante un tribunal augusto que los atenienses acababan de instituir, para que fuese allí juzgado. El acusado expuso a los jueces el asunto con toda la simplicidad y franqueza de un soldado y se defendió con tal elocuencia, que fue absuelto. Entonces este tribunal tomó el nombre de Areópago, que quiere decir colina de Marte. Ares en griego significa Marte y pagos colina. En efecto, el Areópago se asentaba sobre la colina donde Marte tuvo el pleito.

Después sobrevino la Guerra de Troya dando con ello ocasión a que la bravura de Marte pudiera realizar nuevas proezas. Se alistó en las filas troyanas y allí combatió bajo las banderas de Acamas, rey de Tracia.

marte-ares-escapar-vulcano-hefesto-tintoretto-1550-munich
Marte (Ares) tratando de escapar de Vulcano (Hefesto), por Tintoretto, data de 1550 y se puede ver en Munich.

El culto de Marte se hallaba muy difundido, sobre todo entre los romanos, ya que era un pueblo belicoso que consideraba a este dios como el padre de Rómulo y el protector del imperio. Numa Pompilio instituyó en honor de Marte un colegio de doce sacerdotes llamados salios, cuya principal misión consistía en velar por la conservación de los escudos sagrados.

Cuando los cónsules marchaban para la guerra, antes acudían al templo de Marte para rezar y ofrecer sus votos. Se acercaban solemnemente a la efigie del dios y tocando su lanza proferían: “¡Dios de la guerra, protege esta república!”

marte-ares-venus-angelitos-1615-carlo-saraceni-museo-thyssen-bornemisza
Marte y Venus con los angelitos, de Carlo Saraceni. Data de 1615 y se puede ver en el Museo Thyssen-Bornemisza.

En las fiestas que se celebraban en su honor, se sacrificaba un caballo como símbolo del ardor militar y a veces un lobo como emblema del furor. Le estaba consagrado especialmente el martín pescador por ser un ave que tiene fama de valerosa.

Se representa a Marte bajo los rasgos de un hombre joven aun, de feroz mirada y andar precipitado. Su vestido es el de un guerrero: un casco protege su cabeza y su pecho descubierto parece provocar los ataques del enemigo.

marte-ares-afrodita-fresco-pompeyano-siglo-i-d-c
Ares y Afrodita, fresco pompeyano del siglo I d.C.

Con su mano derecha blande una enorme lanza. Con su izquierda sostiene un escudo o sacude un látigo. A sus pies aparece un gallo. Se le ve sentado en un carro tirado por fogosos corceles guiados por él mismo o por Belona.

Belona, diosa de la guerra y hermana de Marte, preparaba el carro que debía conducir a este dios al combate. Los poetas y pintores la representaban en lo más refinado de la pelea, despeinada, armada con un látigo ensangrentado y enardeciendo el coraje de los soldados en lo más arduo de la batalla.

marte-ares-afrodita-grabado-cornelis-massys
Marte y Venus. Grabado de Cornelis Massys.

Sus sacerdotes se llamaban belonarios. En las fiestas que dedicaban a su diosa, recorrían las calles como si fuesen hombres furiosos esgrimiendo en sus manos una espada o un cuchillo, con el cual se destrozaban el cuerpo. Cuando habían terminado sus carreras y sacrificios, el pueblo se apretujaba a su alrededor para consultarles, y sus respuestas eran consideradas como oráculos.

La compañera inseparable de Belona era la Discordia (Eris) , desterrada del cielo a causa de las continuas disputas y trastornos que promovía entre los dioses. Se representa a la Discordia con la cabeza cubierta de serpientes en lugar de cabellos, ostentando en una mano una antorcha y en la otra una culebra o un puñal.

marte-ares-venus-1816-cuadro
Marte y Venus, por Antonio Canova. Data de 1816-1822.

marte-ares-venus-paolo-veronese-1570-metropolitan-museum-nueva-york
Marte y Venus, por Paolo Veronese. Data de 1570 y lo podemos ver en el Museo Metropolitano de Nueva York.

marte-castigando-cupido-bartolomeo-manfredi-instituto-arte-chicago-1605-1610
Marte castigando a Cupido, por Bartolomeo Manfredi. Lo podemos ver en el Instituto de Arte de Chicago. Data de entre los años 1605 y 1610.

marte-mars-venus-parnassus-el-parnaso-1497-andrea-mantegna
Marte y Venus en el cuadro “Danza en el Parnaso”, de Andrea Mantegna. Data de 1497.

marte-rea-silvia-peter-paul-rubens-1617-museo-liechtenstein-viena
Marte y Rea Silvia, por Peter Paul Rubens. Data de 1617 y lo podemos ver en el Museo Liechtenstein de Viena.

marte-venus-sandro-botticelli-galeria-nacional-londres-1483
Marte y Venus, por Sandro Botticelli. Data de 1483 y lo podemos ver en la Galería Nacional de Londres.

Comparte este artículo

Deja un comentario

18 − 3 =