Las ventajas del turismo rural para nuestra salud

casa rural

Es sorprendente cómo actualmente la sociedad se ha desconectado tanto de los entornos campestres y se está perdiendo los placeres de descansar en una casa rural, ya que es algo que aporta muchos beneficios a nuestra salud.

En apariencia, podemos pensar que siempre hemos estado pisando sobre asfalto, pero nada más lejos de la realidad. Y es que somos seres de tierra, que antiguamente hemos cazado y recolectado nuestros alimentos, estando mucho más en contacto con la naturaleza.

El turismo rural es una actividad especialmente recomendada para todas las personas que vivan en núcleos urbanos, ya que será una forma de liberarse del estrés y lograr un equilibrio energético a todos los niveles.

También es importante darse cuenta que el turismo rural no debe entenderse como una escapada en la que no establezcamos una interacción con el entorno, sino que debe ser un acto integrador y armónico con el marco visitado.

Ventajas del turismo rural

Existen distintos elementos en la vida rural que nos aportan muchos beneficios, siendo los que afectan a nuestra salud los más notables. Pero veamos con más detenimiento algunos de ellos.

Disfrutar de la naturaleza

Este es el más evidente, el poder disfrutar de unos entornos naturales a los que no estemos acostumbrados ni solamos acceder en nuestra vida diaria en la ciudad.

Y es que es un placer poder deleitarse de la naturaleza en todo su esplendor, en el que los animales, plantas, árboles e incluso la tierra, no nos piden nada a cambio y nos entregan toda su belleza para nuestro disfrute visual.

A esta conexión con la naturaleza de los bosques, en Japón le llaman Shinrin Yoku, aunque aquí la conocemos como «baño de bosque», y describe la actividad de pasear por un bosque disfrutando con los cinco sentidos de la experiencia.

Gracias esta particular forma de pasear por la naturaleza, lo que hacemos es afrontar la experiencia desde un aspecto más espiritual, entrando en sintonía con la naturaleza del bosque.

Para ello, escucharemos los sonidos del entorno y mantendremos una actitud de tranquilidad y sosiego.

También aceptaremos y reconoceremos nuestra propia presencia, permitiendo que nuestros sentidos disfruten de lo que la naturaleza nos regala a nuestro alrededor.

Efectos en nuestra salud física y mental

En las casas rurales tenemos a nuestro alcance todo lo necesario para relajarnos y lograr esa ansiada calma para nuestra mente.

Podemos permitirnos no tener horarios u obligaciones apremiantes, y también comportarnos como deseemos sin temor a ser juzgados por ello.

casa rural interior

Y es que la naturaleza nos acoge sin valorarnos, ya que todos somos iguales ante ella, pudiendo permitirnos ser nosotros mismos en cada momento, algo que tendrá un gran efecto sanador en nuestro estado psicológico.

Es de sobras conocido que salir a caminar disfrutando del campo y los bosques, tiene un impacto muy positivo en nuestra salud, así como nuestro estado físico y mental.

Por una parte, favorece la actividad física y disminuye el riesgo de sobrepeso; por otra parte, también reduce los niveles de estrés y mejora nuestras capacidades mentales.

La naturaleza tiene un efecto beneficioso en que logremos una mayor interacción social, al igual que reduce nuestra exposición a la contaminación sonora o visual; todo esto se traduce en un mayor nivel de relajación.

Los entornos naturales corrigen la manera en que funciona nuestra psique. Y es que cuando paseamos con todos los sentidos abiertos por un campo o un bosque, la atención orientada descansa y se sustituye por la fascinación.

Por lo tanto, una estancia rural es una estupenda forma de descansar y restaurar nuestro cuerpo y mente, ya que la atención dirigida que nos exige el trabajo y nuestras obligaciones diarias, producen fatiga y conductas impulsivas.

De hecho, los entornos naturales son los escenarios ideales para tratar muchas conductas negativas en cuanto a hiperactividad y falta de concentración.

Ideales para los niños

El alojamiento rural es perfecto para que los niños entren en convivencia con lo natural y disfruten de entornos que en su vida normal en la ciudad, no pueden permitirse.

Dejarles que jueguen al aire libre, ayudará a estimular su imaginación y creatividad, ya que los entornos rurales son los parajes perfectos para que los más pequeños inventen juegos y den rienda suelta a su imaginación.

Aparte de este beneficio lúdico, también tenemos el efecto positivo en sus actividades didácticas, ya que los espacios naturales brindan a los niños la posibilidad y total libertad de observar, explorar y experimentar por sí mismos los conocimientos de la naturaleza.

alojamiento rural

Sin duda, son los niños los que mejor aprovecharán el turismo rural, ya que esta actividad les pondrá en contacto con la naturaleza y les dará la oportunidad de entenderla desde el cariño y el contacto con un ambiente lleno de paz y tranquilidad.

Fuente de inspiración

Si tenemos un trabajo en el que la inspiración sea importante, una estancia en una casa rural será la forma perfecta de recibir estímulos alejados de nuestra rutina y liberar nuestra creatividad.

Todo lo que disfrutemos en los entornos naturales se convertirá en una inspiración, siendo un marco inmejorable para redescubrirnos.

También podremos alejarnos de nuestras preocupaciones y problemas, como una forma de reconciliamos con nuestro cuerpo mientras ahuyentamos las obsesiones que nos molesten.

Versatilidad

Existen multitud de casas rurales para disfrutar y escoger, por lo que siempre habrá una casa rural perfecta que cubra nuestras necesidades y requerimientos.

En cuanto al precio, existen alojamientos rurales con presupuestos adaptados a toda clase de bolsillos, pudiendo incluso encontrar algunas ofertas muy interesantes si tenemos una economía ajustada.

Tampoco hace falta que dejemos a nuestras mascotas de lado, ya que muchas casas rurales aceptan que nos traigamos nuestros propios animales con nosotros, de forma que no tengamos que renunciar a viajar sin ellos.

Debido a que existen casas rurales en numerosos entornos, podremos elegir tanto playa como montaña para estar en una de ellas; y es que, aunque relacionamos una estancia campestre con la montaña, también hay casas rurales a muy poca distancia de las costas o incluso a lado de playas.

Y si nos preocupa la intimidad, hay casas rurales en las que podremos estar en la tranquilidad más absoluta, ya que tienen capacidad solamente para una o dos personas, o bien un grupo familiar con el que tengamos confianza.

casa rural jardin

Si preferimos esta clase de alojamiento rural con una mayor privacidad, podremos pasearnos por la casa a nuestras anchas, ya que no tendremos que compartirla con nadie.

Igualmente, si queremos sumergirnos en la naturaleza sin renunciar a las comodidades de nuestra sociedad moderna, debemos saber que existen casas rurales equipadas con todo lo necesario para que no nos falte nada.

Un ejemplo de esto es la conexión gratuita a internet, de forma que no estaremos incomunicados si así lo precisamos.

De esta manera, podremos escoger si tomárnoslo como una estancia reparadora y aislada de nuestras ataduras diarias al prescindir del teléfono e Internet, o bien podremos seguir incluso teletrabajando en ciertos momentos si así lo necesitáramos.

Está en nuestras manos decidir cómo vivir nuestra experiencia en una casa rural, ya que como estamos explicando en este punto, existen infinidad de alojamientos rurales que se podrán adaptar a nuestros gustos y necesidades.

Compartir

Deja un comentario

cinco + 9 =