Juegos de cartas del suma y sigue… ¿o no?

Las tardes de invierno son propensas a buscar entretenimientos con los que amenizar las horas sin luz que se multiplican en esta época, antes de ir a dormir. En esos días aumentan los periodos frente al ordenador matando el tiempo con películas o juegos, pero siempre queda la alternativa de reunirse con amigos y disfrutar de algún sencillo juego que todos conozcan o que se pueda aprender con facilidad.

Si se trata de juegos sencillos la baraja es el compañero ideal. Aquí te vamos a recordar algunos tradicionales de sumar cartas, que seguro que conoces y que te pueden ayudar a pasar una buena tarde en compañía y que por otro lado también tienes la posibilidad de practicarlos en tu PC. Eso sí,  hay que señalar que estos juegos que parecen simples en un primer momento, requieren de paciencia y concentración y pueden ser bastante más complejos cuando sabes jugar bien.

BLACKJACK

Nos centraremos principalmente en el Blackjack, un juego que muchos conocemos como 21 y del que posiblemente sea su procedencia.

Se trata probablemente del juego de mesa de casino más popular del mundo con permiso del póker. En el Blackjack se juega contra el croupier o repartidor de cartas y consiste en obtener más puntos que éste sumando el número de las cartas pero sin pasarse de 21. Antes de dar las cartas cada jugador realiza su apuesta e inmediatamente después el croupier reparte dos cartas boca arriba a cada jugador, mientras que a él mismo se da una carta descubierta y otra oculta.

A partir de ese momento comienza la ronda en la que cada jugador puede subir su apuesta y pedir más cartas o plantarse. El croupier tiene la obligación de plantarse si su jugada suma 17 o más y pedir carta si suma menos de esa cifra. Cada jugador tratará de superar la puntuación que supone que lleva el croupier y acercarse lo más posible al 21 pero sin pasarse, en caso de hacerlo pierde la apuesta y queda fuera de la mano. El valor de cada carta es el número que tiene, excepto las figuras que suman 10 puntos y el As que puede contabilizarse como un 1 ó un 11, dependiendo de los intereses del jugador. Si en la primera tanda de reparto un jugador recibe la combinación Figura+As ó 10+As, consigue un Blackjack y gana la apuesta.

Se pueden dar diferentes situaciones concretas:

Tras el reparto de las dos primeras cartas cada jugador tiene la opción de pedir más cartas, de plantarse o de doblar su apuesta inicial.

Si en la primera tanda de reparto un jugador recibe dos cartas del mismo valor tiene la opción de separar su jugada en dos y recibir una carta en cada una de ellas, de ese modo disputa esa mano con dos jugadas y dos apuestas independientes.

Si tras el reparto la carta visible del croupier es un As, éste le ofrece a los jugadores la posibilidad de asegurar la apuesta, es decir, pueden apostar a que el croupier tiene Blackjack. Esta acción permite apostar a cada jugador hasta un máximo de la mitad de su apuesta inicial, o sea, si la apuesta inicial son 10 fichas, la apuesta de seguro podrá ser de un máximo de 5. El resto de la jugada transcurre del modo normal.

Si tras el reparto inicial un jugador cree que sus dos cartas ofrecen una jugada muy mala tiene la posibilidad de rendirse, de esta forma solo pagará la mitad de su apuesta inicial.

Básicamente en esto consiste el Blackjack aunque estas reglas pueden variar ligeramente dependiendo de las costumbres del lugar donde se practique.

Este juego se hizo muy popular por la habilidad de algunos jugadores de contar las cartas de la baraja, memorizando las altas y bajas que van saliendo. Pese a que los casinos juegan con varios tacos de barajas (entre 5 y 7) algunos jugadores como el famoso Ken Uston ganaron fortunas con este método. Los casinos vigilan esa práctica y le prohíben el juego a quien la realiza.

Sin duda un juego fascinante pese a su aparente simplicidad.

ESCOBA

Pero tienes otras alternativas más locales como puede ser La Escoba.

Se trata de un juego donde suelen jugar de 1 a 4 jugadores con la baraja española.

El jugador encargado reparte 3 cartas a cada uno de los participantes, situando 4 cartas boca arriba en el centro de la mesa. Comenzará el jugador de la derecha del que reparte y con una de sus cartas tratará de sumar 15 puntos con algunas o todas las cartas del centro para recogerlas en su montón. Si no fuese posible conseguir los 15 puntos deberá depositar una de sus cartas en el centro. Cada vez que un jugador consiga sumar 15 retirando todas las cartas del centro conseguirá una escoba. Al final se sumarán las cartas que cada jugador tiene en su montón y las escobas conseguidas. Dependiendo de las costumbres se puede puntuar quien tenga más cartas del número 7 y más oros. Así se van acumulando puntos hasta la meta fijada.

CINQUILLO

Otra opción es el Cinquillo que se suele jugar entre 3 y 6 jugadores, aunque lo habitual son 4.

Consiste en deshacerse de todas las cartas de la mano. Al comenzar se reparte todo el mazo entre los jugadores y el jugador que tiene el 5 de oros lo coloca sobre la mesa. A partir de ahí y por turnos los jugadores tratan de deshacerse de sus cartas colocándolas de una en una en cada turno siguiendo el orden ascendente o descendente de las que hay sobre el tapete o comenzando con los demás 5. Quien primero se quede sin cartas es el ganador de la mano.

Como ves hay diferentes juegos sencillos para disfrutar en casa con compañía.

juego cartas

Comparte este artículo

Deja un comentario

siete + tres =