El hotel de las pastillas de jabón

Esta es una divertida historia que ocurrió entre el servicio de limpieza de un hotel, y un cliente del mismo al que le sobraba mucha paciencia. El Sr. Berman es un ajetreado hombre de negocios que sólo volvía al hotel por la noche para descansar, pero habían algunas cosillas con las que no estaba nada satisfecho.

Por ello, dejó una nota a la señora de la limpieza para que esta tomara instrucciones en su ausencia. Lo malo, es que se estableció una batalla de notas que acabó con un tono algo surrealista.

hotel baño

Estimada señora de la limpieza:

Por favor no vuelva a dejar más de esos jaboncillos en mi cuarto de baño. Tengo mi propia pastilla de jabón de tamaño normal y no utilizo estos jaboncillos. Por favor llévese los seis jaboncillos que están junto al grifo del lavabo y los otros tres en la jabonera de la ducha, solo sirven para molestar.

Muy agradecido, S. Berman

————————————————————————

Estimado cliente:

No soy la señora de la limpieza que atiende su habitación habitualmente, hoy es su día de fiesta y mañana ella podrá atenderle. Sin embargo siguiendo sus instrucciones he retirado los 6 jaboncillos de su lavabo y los otros 3 de la jabonera de la ducha y los he puesto encima del aparatito de toallitas kleenex por si cambia de opinión. Así que sólo observará los 3 jaboncillos que he dejado hoy siguiendo las órdenes del jefe de servicio del hotel. Espero que sea satisfactorio para usted.

Kathy, señora de la limpieza de apoyo.

————————————————————————

pastillas jabon hotel

Estimada señora de la limpieza:

Espero que sea mi señora de la limpieza habitual, parece ser que Kathy no le comunicó mi nota referente a los jaboncillos. Cuando regresé a mi habitación me encontré que había usted añadido 3 jaboncillos al estante de debajo del botiquín. Voy a estar 20 días en el hotel y no necesito para nada esos 6 jaboncillos del estante, me molestan cuando me afeito o me lavo los dientes, por favor lléveselos de ahí.

S. Berman

————————————————————————

Estimado Sr. Berman:

El pasado miércoles fue mi día libre, por lo que la doncella suplente dejó los tres jaboncillos como mandan los jefes de servicio del hotel que se haga a diario. He recogido los 6 jaboncillos del estante y que al parecer le molestaban en su aseo personal y los he puesto en la jabonera de la ducha donde había una pastilla de jabón que al parecer le pertenece. Esa pastilla la he guardado en el botiquín por la falta de espacio en la jabonera. No he movido los 3 jaboncillos que habitualmente se guardan en el botiquín para el caso de entrada de un nuevo cliente en la habitación y que al parecer a usted no le molestan. Por favor dígame si puedo serle de alguna otra ayuda.

Su doncella habitual, Dotty

————————————————————————

Querido Sr. Berman:

El gerente, Sr. Kensendder, me ha informado esta mañana que usted llamó la pasada noche y que dijo que no estaba satisfecho con la atención del servicio de limpieza de habitaciones. le hemos asignado una nueva doncella y espero que acepte nuestras disculpas por cualquier molestia. Si desea presentar cualquier otra queja me gustaría poder atenderle personalmente, llame a la extensión 1108 de 8:00 a 17.00 y le atenderé muy gustosamente.

Gracias. Elaine Carmen, Recepción

jabones

————————————————————————

Estimada Srta. Carmen:

Me es imposible ponerme en contacto con usted por teléfono porque tengo que abandonar el hotel cada mañana a las 7:30 por cuestiones de negocios y no regreso hasta las 19:00 horas más o menos. Por ese motivo llamé al Sr. Kensendder ayer noche. Usted ya había terminado su jornada laboral. Tan sólo solicité del Sr. Kensendder si podía hacer algo con mi problema de jaboncillos. La nueva doncella que han asignado a mi habitación ha debido pensar que acabo de llegar al hotel y por ello ha dejado 3 jaboncillos en el botiquín de mi habitación y los otros 3 que diariamente reparten por cada habitación. En 5 días llevo amontonados 24 jaboncillos. ¿Por qué me hacen esto?

S. Berman

————————————————————————

Estimado Sr. Berman:

Su doncella Kathy ha recibido órdenes de dejar de repartir jabón en su habitación y de llevarse todos los jaboncillos. Si podemos serle de más ayuda llame a la extensión 1108 de 8:00 a 17.00 y le atenderé muy gustosamente.

Gracias. Elaine Carmen Recepción

———————————————————————–

Estimado Sr. Kensedder,

Mi pastilla de jabón – tamaño normal – ha desaparecido, se han llevado todas las pastillas de jabón de mi habitación incluyendo la mía. Ayer noche llegué tarde y tuve que llamar al botones que regresó con 4 botecitos de champú y un bote grande de gel de baño.

S. Berman

champu hotel

————————————————————————

Estimado Sr. Berman,

He informado a la recepcionista, Elaine Carmen, de su problema con el jabón. Sinceramente no puedo imaginar el motivo de su problema ya que todas las doncellas tienen órdenes estrictas de repartir diariamente 3 jaboncillos por habitación. He cursado las órdenes necesarias a fin de resolver su roblema. Por favor acepte mis más sinceras disculpas por las molestias ocasionadas.

Martín L. Kensedder, Gerente

————————————————————————

Estimada Srta. Carmen:

¿Quién demonios ha dejado 54 jaboncillos en mi habitación? Esto es lo que me encontré anoche al llegar a mi habitación, no quiero para nada 54 jaboncillos. Tan solo quiero mi maldita pastilla de jabón tamaño normal, corriente y moliente. Le ruego que me la devuelvan.

S. Berman

jabon pastilla

————————————————————————

Estimado Sr. Berman:

Usted se quejó de demasiado jabón en su habitación y por ello mandé que lo retirasen todo. Entonces usted se quejo al Sr. Kensendder de que todo su jabón había desaparecido y personalmente me ocupé de restituirle los 24 jaboncillos que habían sido retirados y los tres que le corresponden diariamente. No se nada de un jabón tamaño normal, en este Hotel no se usa ese tipo de jabón porque resultaría demasiado derroche y antihigiénico. A cambio, le dejé 3 botecitos de gel de ducha que he dejado en su botiquín. Al parecer, Kathy la doncella, no sabía que había llevado personalmente los 27 jaboncillos y ella también le llevó a la habitación otros 24 jaboncillos y los 3 que le corresponden diariamente. Espero que no tenga mas motivo de ulterior queja.

Elaine Carmen, Recepción

————————————————————————

Estimada Srta. Carmen:

Le remito esta breve nota para ponerle al día de mi actual inventario jabonero. Al día de hoy tengo en mi poder: En el estante del baño: 18 jaboncillos en 4 montoncitos de 4 y un montoncito de 2. Encima del aparato de toallitas kleenex: 11 jaboncillos en 2 montoncitos de 4 y un montoncito de 3. En el estante del armario ropero: 3 botecitos de gel de baño, 1 montoncito de 4 jaboncillos y 3 botecitos de champú. Dentro del botiquín: 12 jaboncillos en tres montones de 4. En la jabonera de la ducha: 6 jaboncillos cuasi convertidos en sopa de jabón. En la esquina noroeste de la bañera: Un bote de gel de baño a medio usar. En la esquina noreste de la bañera: 6 jaboncillos en dos montones de 3. Por favor pida a Kathy cuando limpie mi habitación que procure quitar el polvo a los montoncitos de jabón y que los deje bien ordenados. Por favor, dígale que si los apila en montones de más de 4 tienen cierta tendencia a caerse. ¿Podría sugerir que los futuros aprovisionamientos de jabón se almacenen en el marco de la ventana? A mi humilde parecer es un sitio ideal y todavía sin usar. Una cosa más, he comprado otra pastilla de jabón de tamaño normal que deposito a diario en la caja fuerte del hotel a fin de evitarnos más engorrosas confusiones.

Comparte este artículo

8 comentarios en “El hotel de las pastillas de jabón”

  1. Esto ha sido lo mas fuerte que he leido en mi vida, esto ocurre aveces por las quejas inadecuadas de muchos clientes…
    La verdad no sé donde ocurrio ni que fuera de verdad, pero parecen cartas de amor aunque demuestra lo contrario, ay lo que son capaces de hacer aveces las chicas de limpieza jajajajaja…

    Responder
  2. Con lo fácil que hubiera sido guardar todas las pastillas de jabón en la maleta y para casa.

    Cualquiera sabe, es posible que haya ocurrido de verdad.

    Responder
  3. Ufff, que lioso… Me he perdido entre tantas y tantas pastillas de jabón….
    Yo opino como Jenny: se abre la maleta, y se echan todas los jaboncillos y pa casita!!!

    Responder
  4. sólo puedo decirles que el cliente puso los pies fuera del tiesto.
    El 99 % de las camareras de pisos son maravillosas personas, serviciales, intachables en su comportamiento y no caen en absurdos comentarios sobre los clientes.
    No hay derecho que ese hombre chulee, maree a todo el personal del hotel. Hay gente así por el mundo. Exige atención que hay que pagar. Su necedad, obliga a gastar horas en mano de obra que pagariamos el resto de los clientes.
    Lo que necesita ese caballero es un psicologo o una camisa de fuerza.

    Es una verguenza, semejante individuo deberia aprender a comportarse. Y deberia de limpiar 18 habitaciones como hacen esos angeles.

    Que alguien le meta la pastilla de jabon en boca.

    Responder
  5. Uff , muy graciosa historia , aunque a mi parecer el tipo del hotel habló ( y escribió ) totalmente claro, él no queria jabones pequeños , para que llenarlo de eso entonces ? si es una historia real, me parece puro fastidio, y super tontas las de servicio al hotel, aunque hay tipas así en todas partes … graciosa historia !!

    Responder

Deja un comentario

uno × 2 =