Historia del jabón: ¿Surgió el Renacimiento a raíz de su uso?

Los primeros indicios en el empleo de jabón por parte del hombre datan del 2.800 a.C. en yacimientos mesopotámicos, habiéndose encontrado allí cilindros de arcilla cubiertos con una sustancia jabonosa. Según reza en una tableta de arcilla del 2.200 a. C, el jabón se elaboraba con agua, sales alcalinas y aceite de acacia.

Epic of Gilgamesh Tablet 11.i(from Gardener and Maier, 1984)

También se conoce cómo en el reino de Nabonidus, uno de los últimos reyes de Babilonia, se creó una fórmula para hacer jabón a partir de ‘uhulu’ (cenizas) y aceite de ciprés, que empleaban las sirvientas para limpiar superficies.

nabonidus rey mesopotamia

Los egipcios perfeccionaron su fabricación, describiendo en los papiros (como el tratado médico del papiro Ebers en 1550 a. C.) cómo elaborar jabón a partir de una mezcla de grasas animales y vegetales. Esta unión, combinada con sales alcalinas, resultó ser un excelente ungüento para tratar infecciones en la piel y limpiar el cuerpo. También lo mezclaban con cenizas de madera quemada para crear sustancias jabonosas.

cleopatra bano egipcios jabon higiene aseo egipcios fabricando jabon

Se cree que los israelitas, la tercera civilización mencionada en la Biblia, fabricaron un gel para el cabello mezclando cenizas y aceites vegetales. Mientras las culturas fueron avanzando, el uso del jabón se hizo más común, lo que favoreció la expansión de la fórmula para su elaboración.

Varias civilizaciones del Mediterráneo, como los griegos y romanos, preferían bañarse sin jabón, pero según fueron sumando colonias, aceptaron su uso y fabricación. De hecho, se ha encontrado en las ruinas de Pompeya un taller que producía aceites jabonosos. Estos aceites se frotaban contra la piel ayudándose de piedra pómez.

antigua grecia jabon aceites higiene bano Lawrence Alma Tadema Strigils and sponges bano romano griego

La palabra jabón, proveniente del latín ‘sapo’, fue empleada por primera vez por Plinio el viejo, que era escritor, filósofo y naturalista, así como comandante naval y de ejército de tierra durante la primera etapa del Imperio Romano. En su enciclopedia ‘Historia Naturalis’, explica cómo fabricar jabón a partir de sebo de ternera u oveja mezclado con cenizas, aunque el único uso que le da a esta mezcla es como pomada para el cabello o incluso como gomina fijadora.

plinio historia naturalisplinio el viejo

‘Historia Naturalis’, escrito por Plinio el Viejo.

Existe un cuento romano apócrifo que relata cómo se realizaban sacrificios de animales en el monte Sapo cercano al río Tíber, que al mezclarse con la madera quemada, limpiaban dicho afluente. Esto supuestamente creó una combinación de agua jabonosa y se supone que los romanos podían bañarse y lavar sus ropas allí.

Esta historia es seguramente incierta, ya que en los textos históricos no aparece ningún monte Sapo, y tampoco se tiene conocimiento de que los romanos sacrificaran los animales completamente, ya que guardaban la grasa y vísceras, dejando tan sólo la piel y los huesos.

oberhausen-emmanuel-el-bano-romano

Los germanos y galos solían elaborar su propio jabón con grasa animal y cenizas. Pero no sólo lo empleaban para bañarse, sino que estas civilizaciones también lo usaron como accesorio de belleza para el pelo. Según el médico griego Galeno de Pérgamo, se podía elaborar jabón a partir de lejía, y prescribía los baños frecuentes para eliminar las impurezas del cuerpo y la ropa. Decía que los germanos eran auténticos expertos en la elaboración del jabón, seguidos por los galos.

germanos germania galia galos

La fabricación de jabón se extendió por todo el mundo árabe durante el advenimiento de la alquimia. El químico persa Al Razi, que escribió más de 180 libros, detalló la fórmula para elaborar jabón. Por aquella época el sebo de los animales fue reemplazado por aceites vegetales dulces como el de oliva o sésamo, produciendo un producto más agradable. Los farmacéuticos de Medio Oriente (como por ejemplo, de ciudades como Basora) añadían perfumes dulzones ya en el siglo VII de nuestra era.

AL RAZI OHAMMED BIN ZAKERAYA AL RAZI RHAZES

Entre los siglos VI y VIII de nuestra era, floreció el oficio de realizar jabones en Nápoles, y pronto se extendió por toda Italia y España. A partir del siglo XIII, el jabón comenzó a ser exportado a través de los Alpes al resto de Europa.

bano higiene renacimiento jabon
Mujeres bañándose 1520-23, por Bernardino Luini.

Existe una hipótesis que cuenta cómo el resurgimiento del jabón a partir del siglo XIV, hizo que las matronas se lavaran las manos cuando asistían a los partos, y por ende, descendiera la mortalidad infantil de los recién nacidos. El aumento de la clase media en la población, ya que antes sólo las clases altas eran las que gozaban de mayor higiene en los partos, favoreció que el Renacimiento surgiera en nuestra historia.

imagen parto siglo XV renacimiento

Aun así en el siglo XV el mundo seguía siendo un lugar pestilente. La gente raramente tomaba baños, y si lo hacía, era como un ritual anual. Aunque el jabón comenzó a ser manufacturado en Europa desde el siglo XII o XIII, era un bien de lujo debido a los tributos fiscales que tenían aplicados. Tan sólo cuando los impuestos fueron revocados en 1853, el jabón se convirtió en un producto asequible para las masas populares.

susana y los viejos tintoretto jacopo

Comparte este artículo

2 comentarios en “Historia del jabón: ¿Surgió el Renacimiento a raíz de su uso?”

  1. Yo creo qeu esto no es más que un mito, no se, es realmente dificil conocer de verdad cosas tan insignificantes como estas (creo)…me refiero a que una guerra queda bien descrita en libros, pero, ¿esto también? No se… xD

    Responder
  2. Muy interesante la historia del jabón. Resulta curioso que ahora también se ha vuelto un bien de lujo. Los jabones artesanos con productos naturales son una autentica gozada.

    Responder

Deja un comentario

tres × 2 =