Chistes malos, malos, pero malísimos

ABUSO LABORAL

En el curro:
– ¿Que estoy despedido? Creía que a los esclavos los vendían…

esclavo

LOS VASCOS SON UNOS BRUTOS

Está un madrileño en Donosti y se pone enfermo. Va al médico y le receta aspirinas y supositorios. Se va a la farmacia más cercana y pide las aspirinas. El dependiente grita hacia la trastienda:
– ¡Patxi! ¡¡tráele a este señor una aspirina!!

Y aparece Patxi con una aspirina de un metro de diámetro rodando desde al trastienda.
– ¿Qué mas le doy, señor? – pregunta el farmacéutico.
– Nada, nada, los supositorios ya los cojo en Burgos….

——————————————————————–

Un vasco entra en un Leroy Merlin recien abierto en Durango, y se dirige al dependiente…
– Buenos días, pues.
– Buenos días.
– Mire pues, necesito talar unos árboles en mi finca, pues.
– Tengo lo que usted necesita, esta es la nueva sierra 3000, corta aprox. 300 árboles al día, es ligera y manejable, hasta un niño podría usarla…

El vasco se va y vuelve al día siguiente.
– Oiga pues, me ha engañado, ¡ay va la ostia! que ayer no pase de 200 árboles.
– Tranquilícese señor, quizás necesite algo más potente. Esta es la sierra 5000, el fabricante asegura una media de 500 árboles al día.

Se marcha el vasco, y al día siguiente vuelve super enojado.
– Me ha vuelto a engañar, apenas he llegado a los 450 arboles, ¡y con esfuerzo, oiga!
– Mire. No me lo explico, llévese esta, es la mas potente del mercado, la nueva ONIX 9000, una maquina; el fabricante asegura que usted llegará incluso a los 900 arboles al día.

Se marcha el vasco mosqueado y al día siguiente vuelve…
– Vaya birria de sierra, me he deslomado toda la tarde ayer ¡y no pase de los 800, oiga!
– Déjeme ver, porque no lo entiendo… brumm, brumm.. bruuuum…
– ¡Oiga pues! ¿Y ese ruido?

motosierra

DE CAZA DE…

Frank estaba emocionado con su nuevo rifle, así que se fue a cazar osos. Se encontró con un pequeño oso de color marrón y le disparó. Entonces sintió un golpecito sobre su hombro, se dio la vuelta y vio un gran oso negro que le dijo:
– Tienes dos opciones. O te golpeo hasta la muerte o nos entendemos con sexo.

Frank decidió agacharse. Aunque se sintió dolido por 2 semanas, rápidamente se recuperó y juró venganza. E inició otro viaje para encontrar al oso negro y cuando por fin lo encontró le disparó. Entonces sintió otro golpecito en el hombro. Esta vez un enorme oso grisáceo estaba a su derecha. Era más grande que el oso negro y le dijo:
– Esto te va a doler mas a ti que a mí pero tienes dos opciones. O te golpeo hasta la muerte o nos entendemos con sexo.

Otra vez Frank pensó que era mejor perder su dignidad que su vida. Aunque sobrevivió, pasaron muchos meses hasta que logró recuperarse. Ultrajado, se dirigió de nuevo al bosque con una sola meta: ¡¡Venganza!!
Logró encontrar la pista del oso grisáceo, lo ubicó y le disparó. De nuevo sintió un golpecito en el hombro, se giró y vio un gigantesco oso polar mirándolo fijo, que le dijo:
– Admítelo Frank, tu no vienes a cazar.

oso hombre persigue persiguiendo

FRUTAS RECTALES

Tres hombres, un catalán, un vasco y un madrileño, se perdieron en la selva y fueron capturados por unos caníbales. El rey de los caníbales le dijo a los prisioneros que podían salvar sus vidas si lograban pasar una prueba que contenía dos partes:

La primera parte de la prueba, era volver a la selva y conseguir diez unidades de una misma fruta. Entonces cada uno de los tres hombres tomó su camino a la selva para encontrar las frutas.

El Vasco regresó y le dijo al rey: – Me llamo Patxi, yo traje 10 manzanas.

El rey le explicó la segunda parte de la prueba: – Ahora tienes que meterte por el recto, cada una de las frutas sin poner ninguna expresión en la cara… ¡o te comemos!

La primera manzana entró, pero con la segunda, el vasco se retorció de dolor, por lo que inmediatamente lo mataron.

El Madrileño llegó y le mostró al rey diez cerezas. Cuando el rey le explicó la segunda parte de la prueba, el hombre pensó que sería tarea muy fácil, entonces empezó 1..2..3..4..5..6..7..8..9 y justo en la novena cereza, soltó una carcajada y lo mataron.

El vasco y el madrileño se encontraron en el cielo, y el vasco le preguntó al madrileño: – ¿Y usted porqué soltó la carcajada si ya casi lo había logrado?

A lo que el Madrileño le contestó: – No pude soportarlo, es que vi al catalán llegando con unas PIÑAS…

frutas frutos

GRANDES COMPRAS

Un hombre estaba en la barra de un bar cuando un móvil suena:
– ¿Síi?
– ¿Cariño, eres tú? Es que se oye fatal.
– ¿Hola?
– ¿Estás en el bar?
– Sí.
– Es que estoy enfrente de un escaparate de una tienda, viendo un abrigo de piel precioso. ¿Puedo comprarlo?
– ¿Cuánto vale?
– Pues 5.000 euros.
– Vale, y cómprate un bolso a juego, amor mío.
– Es que…, bueno, resulta que pasé por el concesionario de coches y pensaba que igual era ya el momento de cambiar el nuestro, así que entré y pregunté… ¿y a que no sabes qué? Pues resulta que el BMW está en oferta y hay uno monísimo, que me ha gustado mucho.
– ¿Cuánto vale el coche con la oferta?
– Unos 80.000 euros, pero es que el coche es fantástico.
– Bueeeeno, cómpralo y pide los accesorios, eh. Si sube un poquitín más, como situación excepcional no me enfadaré.

La tía, viendo que hoy todos sus pedidos “colaban”, decidió arriesgarse.

– ¿Cariño, recuerdas que mamá quería venir a vivir con nosotros? ¿te parece que la invite por un mes, como prueba, y el mes que viene lo volvemos a hablar?
– Bueeeeeeeeno, ¡pero no pidas nada más, eh!
– Sí, sí está bien. Ah, y… ¡¡te quiero mucho!!
– Yo también te quiero, un besito y te dejo.

Al colgar el teléfono, el hombre se gira en la barra del bar y pregunta riéndose:
– ¿De quién es este móvil?

celular telefono movil

UN CHISTE PARA PARTIRSE

Va un chino y se sienta en un hacha… ¿Te ha gustado? Pues el chino se partió el culo.

chino hacha

Comparte este artículo

1 comentario en “Chistes malos, malos, pero malísimos”

Deja un comentario

11 − 3 =