Bandas elásticas para practicar fitness

No debemos olvidar lo importantes que son las bandas de resistencia en el mundo del fitness, ya que aunque seamos primerizos o creamos que no las necesitamos, en realidad estas cintas elásticas son sumamente valiosas a la hora de mejorar nuestras rutinas elementales en el deporte.

Nos sirven para progresar paulatinamente, obtener movilidad articular, impedir lesiones, calmar los dolores por sobrecarga, pero ante todo, comenzar con movimientos novedosos que de otra forma serían más enrevesados de efectuar, pudiendo cambiar la liga por otra que tenga menos resistencia. Y es que ahora la fabricación de bandas elásticas ha mejorado notablemente y podemos encontrar fácilmente la que mejor se adapte a nuestras necesidades.

En el mundillo del fitness existen infinidad de aparatos que sirven para desarrollar nuestros ejercicios. Concretamente en la calistenia, encontramos ganchos de levantamiento, paralelas, barras para puertas, muñequeras y como complemento más innovador, las bandas elásticas. Con estas bandas podremos mejorar nuestro entrenamiento y rendimiento cuando realicemos series de ejercicios. Entre las zonas que podemos reafirmar con los ejercicios, se encuentran piernas, glúteos, abdomen, brazos o pectorales por poner algunos ejemplos.

Recientemente, las bandas elásticas se han convertido en un accesorio de moda en el mundillo del deporte y las rutinas de ejercicios, y es que mucha gente las emplea como forma de calentar y estirar los músculos antes del entrenamiento. La confección de estas bandas se realiza en una fabrica de elásticos, empleando el caucho elástico como elemento principal. Estas gomas pueden poseer una elasticidad considerable, y debemos pensar que su resistencia o carga aumentará según puedan estirarse. Esto quiere decir que cuanto mayor sea la elongación de la cinta elástica, mayor será su fortaleza.

Por ello un factor a tener en cuenta es la resistencia de la banda elástica para que no se rompa en medio de nuestros ejercicios, y a la vez nos obligue a utilizar la fuerza necesaria para que nos suponga un ejercicio beneficioso. Hay bandas que van desde los 3 a los 10 kilos, sirviéndonos como un complemento ideal para nuestras rutinas de calistenia. Entre sus beneficios, podemos destacar que no cargamos una fuerza adicional, sino que continuamos empleando nuestra propia masa muscular. La utilizan tanto principiantes, como entrenadores profesionales, ya que son eficaces y no cuestan mucho dinero, siendo asequibles a cualquier persona.

Las cintas elásticas se adaptan a la clase de ejercicios que queramos realizar, poseyendo tamaños que van desde el metro a los diez por ejemplo. Esto es debido a que si de entrada la cinta elástica no es muy larga, no la podremos estirar, solo limitar. Con el fin de que la banda adaptable sea ajustable, tendrá que poseer un pequeño ceñidor con el que poder recortar dependiendo de lo larga que sea la cinta. Y como cada ejercicio tiene unas necesidades concretas, seguramente necesitaremos cintas elásticas más largas o cortas. Otro dato a tener en cuenta es que el color de la banda señala el nivel de resistencia.

Aunque la banda sea ajustable, también hay que entender que se mueve dentro de unos límites razonables, por lo que si poseemos una cinta elástica de 7 metros, lo más normal es que solo podamos ajustarla hasta los 5 o 6 metros.

bandas elasticas ejercicios

Compartir

Deja un comentario

tres × 5 =