Un último adiós con flores

flores velatorio

Las flores son un recurso comunicativo como otro cualquiera, nos ayudan a expresar sentimientos en situaciones en las que las palabras no son suficientes, el mayor ejemplo de ello son los funerales, ocasiones en las que a veces nos cuesta hablar más. Es habitual ver en los tanatorios, multitud de ramos y coronas situados para despedir a familiares o amigos queridos.

Antiguamente, las flores se depositaban en las tumbas, ya que suavizaban el mal olor de los cuerpos en proceso de descomposición. Hoy día, gracias a los medios que disponen los tanatorios modernos, el olor no supone problema alguno. Sin embargo, esta tradición ha pervivido hasta nuestros días y forma parte de nuestra cultura.

El significado de las flores

No todas las flores tienen el mismo significado, dependiendo del tipo, forma y color, una flor puede implicar unas emociones u otras. Hoy día hay profesionales que trabajan con las flores y preparan corona flores de tanatorio individualizadas para cada caso.

Existe una gran variedad de flores y cada una tiene unas connotaciones distintas. Las flores convierten una situación negativa como es un funeral, en un conjunto de pensamientos positivos, referentes a la persona de la que nos queremos despedir.

Como ya hemos mencionado, cada tipo de flor tiene un significado distinto. Dentro de la gran variedad existente que hay de flores para tanatorio destacan las rosas, los crisantemos, las margaritas, las calas y claveles.

Los crisantemos, asociados al día de Todos los Santos, transmiten respeto y deseo de que la memoria del difunto sea longeva. Hay más de treinta variedades de esta flor, y cada color puede comunicar un matiz distinto.

Las rosas destacan por la viveza de color y son usadas para expresar amor sincero. Son usadas para despedir a una esposa, un marido, una pareja, etcétera. Existen variedades de otros colores como blancas, amarillas, e incluso de color negro, que enfatizan el pesar.

Las margaritas suelen estar vinculadas a la sencillez y la infancia. Se relacionan con la alegría y la jovialidad, por eso, suelen ser usadas en funerales de gente que, por desgracia, era joven cuando falleció.

Las calas normalmente son menos populares, pero no por ello dejan de tener una importante carga simbólica, de reconocimiento y simpatía hacia el difunto.

Por último, los claveles son de las flores más habituales en los tanatorios. Significan orgullo y unión hacia el fallecido. No obstante, esta flor es polivalente y suele utilizarse en muchas otras circunstancias.

Las flores más frecuentes suelen ser los crisantemos, los gladiolos, las rosas, los lilium o azucenas y los claveles. En Floristeria en el tanatorio son conscientes de la importancia de utilizar las flores adecuadas para cada circunstancia, por eso, disponen de un repertorio vasto no sólo de coronas, sino también de centros, ramos, palmas o hasta cruces florales de distintos tipos de tamaños y formas.

Aparte de las flores ya mencionadas, tienen en su catálogo anastasias, solidagos, de gerberas, girasoles, o gladiolos. La finalidad de tener una oferta tan amplia es poder responder a las distintas peticiones que se puedan hacer y dar un servicio integral y eficiente. No hay que perder de vista que los velatorios son muy delicados y es importante una composición que cuide el impacto visual, lo simbólico predomina ante todo, en un funeral, y las flores han de responder a los deseos del difunto y sus allegados.

En conclusión, existe una gran variedad de flores para tanatorio y, como hemos insistido, cada flor es un mundo. Se pueden combinar para hacer composiciones florales complejas que transmitan todo lo que queremos expresar cuando personas importantes para nosotros nos han dejado. Es imprescindible que las flores en un tanatorio sean frescas y tengan un estado impecable, dar nuestro último adiós con flores es una costumbre que forma parte de nuestra cultura y sociedad, desde la época de la Antigua Roma hasta el siglo XXI, porque el amor y el pesar no entienden del tiempo.

Compartir

Deja un comentario

uno × uno =