Soy Jonathan y me dedico a… ¡nada!

Los que teman que no van a cobrar las pensiones, pueden estar tranquilos, que aquí está Jonathan de 21 años, el cuál es un currante nato y está cotizando en la Seguridad Social como un jabato. Jonathan ayuda en su casa como el que más, contribuye en la economía familiar y para nada pide dinero y vive de sus padres.

jonathan me dedico a nada

Nunca le roba el dinero a su madre y ese estupendo peinado que lleva, se lo ha pagado deslomándose en un trabajo. No se levanta a las 12 o la 1 de la tarde, sino bien temprano, cuando despunta el alba.

Genial montaje como siempre del programa APM, en el que vemos a un desecho de persona reconociendo que no sirve para nada y lo peor es que no asimila que eso no está bien. Menuda juventud más pasota que lo ha tenido todo en la vida. Lo peor es que es padre. Somos muy hombres para meter el pijo, pero muy niñatos para no trabajar. Y luego dicen que hay crisis… Lo que no hay, son ganas de trabajar y progresar. Dos guantazos bien dados a tiempo, hacen grandes cambios.

Comparte este artículo

6 comentarios en “Soy Jonathan y me dedico a… ¡nada!”

  1. Algo le habran pagado al menos por prestarse a esto… ¿o es un caso real? :-| de ser así que cinismo del tipejo este.

    Por cierto al final cuando habla de su hija, hay una palabra que no le entiendo. Dice «nombre ella es….. igual que yo»

    Responder
  2. Presentadora: «¿Y te gustaría que tu hija te tratara a ti como tú tratas a tu madre en el futuro?»

    Jonathan «Hombre, ella tiene que ser igual que yo».

    O sea, que a este chico le parece bien que sus hijos sean como él, aunque le perjudique. Para que veas qué confusión de valores.

    Responder
  3. Pues no sé cómo serán en otros países, pero aquí en España hay una gran parte de la juventud así. Se les llaman ninis (NI trabajan, NI estudian). Están acostumbrados a estar mantenidos por los padres, que les dan todos los caprichos, no estudian, no buscan trabajo porque más o menos lo tienen todo, se pasan el día con los amigos en la calle.

    No te creas que es exagerado Maesin, es una realidad de una parte de la sociedad. Más bien no sé si esa actitud la tienen tan asimilada que creen que es normal o simplemente se jactan de ser así y se sienten orgullosos.

    Responder
  4. ¡Pobres padres! deben estar sufriendo mucho con un hijo así, lo peor de todo es que él también es padre y está tan orgulloso de ser como es que quiere que su hija sea igual. ¡ Una verdadera pena!

    Responder

Deja un comentario

dos − 1 =