¿Qué es la ley sálica?

Con el nacimiento de la Infanta Leonor, siguió abierta la polémica y el recuerdo de la ley sálica. Aún con la reforma de la ley constitucional de 1978, la ley sálica sigue con la preferencia de sexos.

principes asturias infanta leonor

La Constitución de 1978 no volvió a instaurar la Ley Sálica, pero sí estableció una discriminación por sexo. Consagraba el derecho de primogenitura, pero dentro del mismo grado los varones tenían preferencia sobre las mujeres. Así, el Príncipe Felipe es el heredero de la Corona, aunque sus hermanas sean mayores.

La boda de Don Felipe con Letizia Ortiz ha abierto el debate sobre la necesidad de modificar este artículo de la Constitución. Tras meses de polémica, el presidente de Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha prometido que entre la reforma parcial de la Constitución que pretende realizar, se hagan cambios en este punto y se acabe con la diferencia entre hombres y mujeres a la hora de la sucesión.

¿Qué es la ley sálica? La ley sálica fue impuesta en 1713 por Felipe V el animoso (fundador de la dinastía Borbón y Duque de Anjou), contra la voluntad de los españoles, que no eran nada partidarios de esa ley que los franceses se habían sacado de la manga, y la cuál impedía que las infantas accedieran al trono en tanto hubiese descendencia masculina en la rama directa o colateral familiar. Esta ley era originaria de los francos salios, y Felipe V la impuso para garantizar la legalidad dinástica de su familia ante las pretensiones de los Habsburgos.

ley salica felipe-V
Felipe V, fundador de la dinastía Borbón, introdujo 1713 la ley sálica en España.

Además, el pueblo tenía presente, el papel de algunas grandes reinas -Isabel la Católica, la más significativa- en el transcurso de la historia y la ironía de que Felipe V se había convertido en Rey de España gracias a los derechos que había heredado por vía femenina gracias a que era nieto de Maria Teresa De Austria.

Maria Teresa de Austria era esposa del Rey Luis XIV de Francia y hermana del Rey Carlos II de España. Cuando Carlos II se encontró en la tesitura de otorgar la descendencia, la cuál no tenía, tuvo que optar por dársela a su sobrino Felipe V. Esta falta de descendencia condujo a la guerra de Secesión (1700-1714).

Durante los reinados que siguen al de Felipe V: Luis I, Fernando VI, Carlos I, no fue tema prioritario en la Corte retomar el viejo asunto de la sucesión en la corona de España hasta que, Carlos IV decidió que sí era cometido principal de Rey abolir la ley Sálica y establecer la sucesión regular al trono. El soberano suprimió la ley en secreto, en 1789, aunque su actuación pasó inadvertida durante la época que duró su Gobierno.

Las Cortes votaron a favor del régimen fijado en las Partidas, que establecía: “Si el Rey no tuviera hijo varón, heredará el Reino la hija mayor”. Por consiguiente, se mantenía la preeminencia de los varones pero no se excluía a las mujeres. No obstante, el acuerdo no fue promulgado y, de esta manera, la Novísima Recopilación no lo reconoció por no haber tenido vigencia.

carlos iv rey
Carlos IV fue el primero en intentar abolir la ley sálica.

En 1808 las pugnas entre Carlos IV y Fernando VII, padre e hijo, se resolvieron con sendas abdicaciones a favor de Napoleón Bonaparte, quien nombró a su hermano José rey de España. José Bonaparte otorgó el Estatuto de Bayona como nueva ley fundamental política para el país. Una vez más la influencia francesa sancionará la exclusión de la mujeres al acceso al trono: “La Corona de las Españas y las Indias será hereditaria en nuestra descendencia directa, natural y legítima de varón, por orden de primogenitura y con exclusión perpetua de las hembras. En defecto de nuestra descendencia masculina natural y legítima, la Corona (…) volverá a nuestro muy caro y muy amado hermano Napoleón y a sus herederos y descendientes varones”.

Con Fernando VII recluido por Napoleón y la Península casi ocupada por los franceses, el compromiso entre los diputados absolutistas y liberales permitirá elaborar la primera Constitución española, llamada PEPA, y caracterizada por el amplio reconocimiento de los derechos civiles. La Constitución de Cádiz abolirá la ley sálica: “En el mismo grado y línea los varones prefieren a las hembras, y siempre el mayor al menor; pero las hembras de mejor línea o de mejor grado en la misma línea prefieren a los varones de línea o grado posterior”.

Para los diputados el problema no era tanto volver a la situación de preeminencia masculina, sin exclusión de las mujeres, sino evitar los problemas sucesorios derivados de la frecuente actividad sexual de los soberanos fuera del matrimonio y la larga lista de hijos bastardos. En este sentido, sancionarán que “no pueden ser reyes de las Españas sino los que sean hijos legítimos, varones y hembras, habidos en constante y legítimo matrimonio”.

ley salica fernando-VII
Fernando VII

Fernando VII a lo largo de su reinado, hace y deshace, hasta que antes de morir, restablece la ley de partida que permite a las mujeres subir al trono.

La vuelta al trono de Fernando VII, tras el derrumbamiento del imperio napoleónico, significó el retorno al absolutismo y, por consiguiente, la derogación de la Constitución de Cádiz, la cual sólo sería reintroducida durante el trienio liberal (1820-1823).

A pesar de su miembro viril bien dotado y su fama amatoria en el prostíbulo de Pepa la Malagueña, Fernando VII (1784-1833) cumplía los 45 años sin obtener descendencia de sus tres primeras esposas. Con la segunda, María Isabel de Bragança, tuvo dos hijas, la primera apenas vivió cuatro meses y la segunda nació muerta provocando la muerte de la reina. A finales de 1829, se casa por cuarta vez con su sobrina carnal Cristina de Borbón de Dos Sicilias, de 23 años.

Ante el embarazo de la reina, Fernando VII se decide a publicar la Pragmática Sanción de 1789, que asegurase el trono a sus descendientes con independencia del sexo. Meses más tarde, nacerá la primogénita Isabel. Al año, la Reina dará a luz a su segunda hija, Luisa Fernanda.

Después, a lo largo de su reinado hace y deshace, deroga e impone… De hecho, poco antes de morir, -finales del año 1833-, el Rey duda entre mantener la Ley Sálica y dejar el trono en herencia a su hermano el Infante Carlos María o derogarla para que su hija, Isabel II sea su sucesora legítima. Finalmente, decidió abolirla y esta determinación condujo a España a las guerras Carlistas que fueron luchas dinásticas y se consumaron en tres guerras civiles durante el siglo XIX.

ley salica isabel
Isabel II a la edad de 6 años, sostiene en sus manos la Constitución, de carácter liberal, en 1812.

La Pragmática Sanción, derogada dos años más tarde y, poco antes de morir Fernando VII, vuelta a ser sancionada, constituirá la base jurídica que dará lugar a la primera guerra carlista. Para los partidarios del hermano del rey, Carlos María Isidro (1788-1855), aparte de vindicar la ley sálica, opinaban que la Pragmática Sanción no podía tener validez legal ni afectar al Infante Carlos, nacido un año antes que las Cortes Españolas decidiesen volver al régimen de Felipe V.

En cualquier caso, el problema jurídico es el pretexto para desencadenar el conflicto que existía entre absolutistas, partidarios de las estructuras socioeconómicas del Antiguo Régimen, que en España habían pervivido gracias al absolutismo fernandino, y los liberales.

carlos_maria_isidro
Carlos María Isidro intentó restaurar la ley sálica para reinar sin éxito

El conflicto dinástico dará nombre, por el pretendiente Carlos, a las tres guerras civiles del siglo XIX: la primera entre 1833 y 1840; la segunda, con la revuelta de los matiners catalanes, entre 1847 y 1860; y la tercera, que arranca con la instauración de la I República hasta la restauración alfonsina (1873-1876).

La Reina Cristina, regente hasta la mayoría de edad de la Infanta Isabel, se apoyó en los liberales para mantener los derechos sucesorios de su hija. Tuvo que aceptar la nueva Constitución liberal de 1837 que, en base a la de Cádiz, establecía la preeminencia masculina en la línea sucesora de la Corona sin excluir a las mujeres. Dicha Constitución especificaba: “La sucesión en el Trono de las Españas será, según el orden regular, de primogenitura y representación, prefiriendo siempre la línea anterior a las posteriores; en la misma línea, el grado más próximo al más remoto; en el mismo grado, el varón a la hembra, y en el mismo sexo, la persona de más edad a la de menos”.

maria cristina borbon
La reina Cristina apoyó la Constitución liberal para proteger el reinado de su hija.

Una formulación que aparecerá, prácticamente literal, en las futuras constituciones de 1845, 1869, 1876 y 1978. El problema en 1978, aparte de sancionar a Juan Carlos I como legítimo heredero de la dinastía histórica y no del franquismo, era otro, y el Rey procuró, con sigilo y delicadeza, comunicárselo a los padres de la Constitución. Razones de índole familiar aconsejaban mantener la preeminencia masculina a pesar de entrar en flagrante contradicción con el artículo 14 de la Carta Magna que garantiza la igualdad ante la ley sin discriminación por razón de sexo.

Salvo Isabel II, sólo ha habido un caso en que una fémina haya sido Princesa de Asturias: María de las Mercedes, primogénita de Alfonso XII, quien pasó de ser heredera de su padre y futura reina a ser heredera de su hermano, Alfonso XIII, cuando su madre dio a luz al hijo póstumo del Rey. Cuentan las crónicas que Sagasta, presidente del Gobierno, alargó hasta el parto el momento de proclamarla como futura reina a la espera de comprobar si el neonato era varón, como así fue, por lo que ella no reinó.

maria de las mercedes princesa espana
Maria de las Mercedes, Princesa de España.

Origen francés de la Ley Sálica

Curiosamente, el rey que la instauró también se llamaba Felipe V. La dinastía de los Capeto logró reinar entre fines del siglo X, cuando subió al trono Hugo Capeto, hasta 1316, cuando murió Luis X, sin problemas sucesorios. Todos los reyes tenían un heredero varón al morir. Así que nunca se planteó una situación en que una princesa reclamara el trono.

Pero cuando Luis X, hijo de Felipe IV, murió, él tenía una hija, Juana, con su primera esposa Blanca de Borgoña y un hijo en el vientre de su segunda esposa Clemencia de Hungría. Felipe de Poitiers, hermano menor del rey difunto, logró ser nombrado regente en nombre del hijo nonato de Luis y Clemencia.

Cuando el bebé -un varón- nació, se creyó que el problema estaba solucionado. Pero el niño, Juan I, murió al poco tiempo. El duque Eudes de Borgoña, hermano de Blanca, reclamó el trono para su sobrina Juana y la regencia para él. Pero Felipe de Poitiers reclamó el trono para sí mismo, y exhumó una vieja ley de los salios que decía simplemente que las mujeres no podían heredar propiedades.

Y como la Corona francesa poseía muchas propiedades… Felipe sólo pudo imponerse mediante muchos sobornos y una coronación apresurada en Reims, con lo cual pasó a ser Felipe V. Cuando Felipe murió en 1322, su hermano menor Carlos subió al trono como Carlos IV. Y cuando Carlos murió en 1328, su primo hermano Felipe de Valois fue nombrado rey como Felipe VI.

Pero el rey Eduardo III de Inglaterra reclamó el trono basándose en su carácter de sobrino de Carlos IV y nieto de Felipe IV por línea femenina. La negativa de los franceses a aceptarlo como rey, fundada en la ley sálica, llevó a la Guerra de los Cien Años.

Comparte este artículo

1 comentario en “¿Qué es la ley sálica?”

  1. Vale, van a acabar con la discriminación por razón de sexo. ¿Para cuándo dejan acabar con la discriminación por razón de nacimiento? ¿Cuándo dejará de ser hereditaria la Jefatura del Estado?

    Responder

Deja un comentario

diecisiete − 11 =