La economía de los sumerios

La agricultura era el pedestal sobre el que se apoyaba la economía mesopotámica, y ésto sólo era posible gracias al riego artificial. Cuando los sumerios se asentaron en la zona, desarrollaron una red de canales con tanta perfección que actualmente todavía sirven como modelo a seguir para las autoridades agronómicas de Irak.

sumerios

Estos conductos aumentaron la superficie de labranza y permitieron el crecimiento de la civilización. Los habitantes de las ciudades que aparecieron, conservaron los canales y se disputaron las aguas fluviales, básicas para su economía. Entre los cultivos más importantes que lograron se encuentran los cereales (como la cebada y el trigo) y los frutos de la palmera (dátiles).

Canal de riego empleado en la antigua Sumeria (Irak)
canal riego sumeria

Canal de irrigación sumerio cercano al río Éufrates.
canal irrigacion sumerio cerca eufrates

En la época de los sumerios, el templo era el centro de la vida económica, el eje administrador de tierras, sistemas de regadío y negocios. También era el lugar donde se congregaban los artesanos. De esta manera, el templo era un lugar muy animado: allí se guardaba el grano, se rendían los tributos y las caravanas comerciales descansaban.

templo sumerio

También allí se establecían el culto, la administración de justicia y la enseñanza. Aparte, el templo entregaba préstamos a personas que lo necesitasen. La organización económica de Mesopotamia, al igual que la egipcia, era tributaria. Se reclamaban impuestos diarios y otros de carácter excepcional. Para eludir el engaño, las autoridades realizaban un cálculo de las cosechas y las controlaban mediante comisiones especiales, constituidas por funcionarios del templo, escribas y vecinos. Más tarde, los príncipes se independizaron del templo y construyeron su propio palacio; las funciones económicas pasaron entonces a estos últimos. Mesopotamia, al igual que Egipto, no poseía materias primas elementales como madera, piedra o metales.

agricultura sumeria

Esta escasez se solventó a través del comercio: la madera se traía de Fenicia, la piedra de Elam y los metales procedían de la meseta de Anatolia. Estas transacciones comerciales se efectuaban mediante el trueque, ya que los mesopotámicos desconocían la moneda. Aun así poseían elementos que empleaban como medidas de valor, por ejemplo, lingotes de metal sellados o ciertas cantidades concretas de cereales.

sumeria

agricultura mesopotamia

Comparte este artículo

Deja un comentario

cinco + 20 =