Historia de los anticonceptivos

Al contrario de lo que se podría pensar, existen registros de anticonceptivos desde tiempos antiguos. Es probable que la hermosa y enigmática Cleopatra conservara los contornos de su apolínea figura mediante una contracepción que no fuese detectada por Julio César o Marco Antonio.

El control de la natalidad aparece especificado en textos del pasado. El papiro de Petri, del año 1850 a.C., recomendaba que una combinación de estiércol de cocodrilo y miel, untada en la vagina de la mujer antes de mantener relaciones, resultaba una eficiente barrera para los espermatozoides. Estos ungüentos se diferenciaban de los elaborados en la India y Africa, al cambiar los excrementos de cocodrilo por los de elefante, lo que se mantuvo vigente hasta el siglo XI d.C.

bailarinas egipcias

Ya en épocas prehistóricas (12.000-15.000 a.C.) se pintaban preservativos en las paredes de cuevas, como éste que puede verse en la imagen de abajo, perteneciente a la cueva de Combarelles (Francia), que debían su novedad a la necesidad de evitar las enfermedades venéreas, mucho antes de que el sexo se relacionara con la fecundación.

preservativo prehistoria Combarelle francia

De igual forma, la civilización egipcia fue una de las primeras en emplear preservativos. Existen ilustraciones que datan en torno al 3.000 a.C. y evidencias halladas en tumbas de faraones cerca del 1.000 a.C., que demuestran el uso de fundas de lino y tripas de animales cerradas por un extremo.

Condón egipcio del Museo del Cairo.
condon egipcio museo cairo

Proporcionadas nada menos que con herramientas elaboradas con cuerpos de animales o picos de pájaros, surgieron las duchas vaginales en la literatura egipcia y entre las damas de la época. En su elaboración se recomendaba mezclar alumbre con esencias extraídas de plantas como la cicuta o el té verde.

anticonceptivo egipto

Sobre los artilugios de absorción, la mención más antigua apareció en el papiro Ebers, donde figura que se trataba de un tapón elaborado con hilos empapados en esencia de acacia, coloquíntida y miel, un método bastante efectivo para evitar la fecundación.

Papiro erótico de Turín.
papiro turin sexo antiguo egipto

Otra forma de contracepción más espiritual era la que ofrecían los amuletos y hechizos, que fueron usados durante milenios, aunque con poco éxito. En la imagen de abajo podemos ver un amuleto egipcio que estaba diseñado para abrir y cerrar el útero con una llave especial grabada en el frontal. Otras civilizaciones emplearon otros talismanes antibaby, como en la antigua Roma, donde las mujeres utilizaban durante el coito una bolsita de piel atada al pie izquierdo en la que introducían un hígado de gato. Durante la Edad Media, en Europa, las mujeres portaban testículos de comadreja en sus muslos o una pata del mismo animal atada al cuello, mientras que otras usaban coronas, hígados de gato, lino remojado en sangre menstrual, huesos de gato negro o incluso anos de liebre.

amuleto anticonceptivo egipto anticonceptivo pata comadreja

La historia del profiláctico o condón, conocido en varios lugares de América como gorrito, licra o protector entre otros nombres, tiene uno de sus primeros usos célebres en el rey Minos. Según el mito, el antiguo rey cretense empleaba una vejiga de cabra como forma de evitar la concepción. Pero fueron los romanos los primeros en usarlo como barrera contra las enfermedades venéreas, tan conocidas actualmente. En la Roma antigua e imperial se utilizaban las tripas y vejigas de animales para recubrir el pene, ya que esos tejidos poseían la apropiada finura y una gran capacidad de tensión.

antigua roma Pompeii Casa dei Casti Amanti Banquet

Otras culturas orientales empleaban otros sistemas, como los japoneses, que confeccionaban preservativos hechos de cuero y concha de tortuga, o los chinos, que envolvían el pene con papel de seda aceitado para evitar infecciones.

Los adeptos a los preceptos del Talmud (libro santo de los judíos rabínicos), los talmudistas, confiaban en las esponjas como método contraceptivo, como así lo demostraron sus mil años de uso.

Según escribieron los doctores Niels H. Lauersen y Steven Whitney en su publicación «Este es tu cuerpo«, los antiguos métodos contraceptivos también fueron elaborados en oro con una técnica muy elegante, y consistían en una esfera de 18 mm. de diámetro que se introducía en la vagina antes del coito.

El pesario era un artilugio que se introducía en la vagina, empleado para matar el esperma y evitar su paso a través del cuello uterino. Es uno de los mecanismos contraceptivos más antiguos, siendo usado durante más de 3.000 años por varias culturas. Los antiguos pesarios estaban elaborados con heces de animales (de cocodrilo en Egipto, de elefante en la India) mezcladas con miel, fruta triturada y cortezas.

pesario antiguo anticonceptivo pesario antiguo

Una vez introducido, el pesario se fundía a la temperatura del cuerpo y formaba una barrera impenetrable en el cérvix. Otras variaciones incluían cáscaras de frutas que servían de tope uterino, como una cáscara de nuez debidamente acondicionada. Existían pesarios de bloqueo con seis lados cóncavos, otros elaborados con huesos, esponjas de mar, almohadillas de algodón o lana, savia de árbol o incluso trozos de opio. De estos pesarios provienen los actuales diafragmas.

anticonceptivo pesario anticonceptivo cervix

Otro método contraceptivo definitivo utilizado desde la Edad Media hasta 1930 fueron los cinturones de castidad, diseñados para mantener a las mujeres «puras» y prevenir relaciones sexuales lícitas, ilícitas o masturbaciones. Se encerraban los genitales con unos cinturones confeccionados de piel o metal, que llevaban un mecanismo de apertura y pequeños agujeros para poder orinar y defecar, pero nada más.

anticonceptivo cinturon castidad cinturon castidad

Los primeros registros documentados sobre los preservativos se remontan al Renacimiento. El primero en elaborar un profiláctico con declarados fines anticonceptivos, además de sanitarios, fue el médico italiano Gabriel Falopio (al que se le debe el nombre de trompas de falopio), que ideó uno confeccionado con lino y que estaba bañado con una amalgama de hierbas astringentes, que tras ser empleado como muestra por 1.100 hombres, demostró su valía en la lucha contra la transmisión de la sífilis.

La primera cita sobre preservativos en la historia inglesa se remonta a 1717, cuando la revista Tatler difundió que Carlos II de Inglaterra, tras tener tres hijos ilegítimos, recurrió al empleo de preservativos por consejo de un tal doctor Condom, del cual proviene el nombre actual. Sin embargo, este origen probablemente sea incierto, siendo más viable que el origen etimológico de la palabra condón resida en los términos latinos condus (recipiente) o condere (esconder, proteger).

condon universidad salamanca

Por su parte, este legendario casanova, en sus conocidas correrías, fue uno de los que lo utilizó constantemente. De acuerdo con la historia, recomendaba a sus amigos las excelencias de lo que él llamaba «capote ingles».

En esta imagen podemos ver un preservativo del año 1640 encontrado en Lund, Suecia, confeccionado con tripa de cerdo y conservado en un estado estupendo. En uno de los laterales se pueden leer unas instrucciones de uso: «Se recomienda sumergir el preservativo en leche caliente un rato antes de ponérselo, para evitar la propagación de enfermedades venéreas». Su cuidada presentación denota una factura costosa, ya que se vendían dentro de un estuche de cristal, tenían las terminaciones cosidas y estaban perfumados con exóticas fragancias. Estos condones, aunque eran utilizados por la gente de clase pudiente, se volvían a reutilizar debido a su alto costo, y una vez terminado el acto sexual, se lavaban y conservaban hasta quedar inservibles.

preservativo 1640 historia profilactico

Se tienen sospechas de que los militares de las tropas de Cromwell y del rey Carlos I, los emplearon durante la Primera Guerra Civil Inglesa (1642-1646). De hecho los preservativos que se muestran en las salas del Museo de Londres, pertenecen a los siglos XVI, XVII y XVIII.

En el siglo XVIII, comenzaron a proliferar las menciones literarias como las halladas en las memorias del famoso galán Giacomo Casanova o en el diario del escritor James Boswell, que denominaba al preservativo como «la armadura» contra las enfermedades sexuales. También es conocida la pericia del marqués de Sade, que llego a emplear tiras de tocino para envolver su miembro y elaborar así este particular profiláctico.

condon francia

En ese mismo siglo, los condones se elaboraban a partir del intestino ciego de la oveja. Se cortaban, maceraban y se sometían a un proceso de vapor, aire y secado, para ser envasados y puestos a la venta.

Condón y su manual de 1813.
Condon manual 1813

La quinina, por otra parte, aguantó el paso de los años y sobrevivió hasta el siglo pasado, al ser el único anticonceptivo comprobado que ofrecía una seguridad total. Aunque se empezó a comercializar en 1886 y fue reemplazada después, al parecer era irritante y consiguió hacerle la competencia a los pesarios.

A principios del siglo XIX, los preservativos elaborados con cuero de animales y tejidos finos lubricados, comenzaron a ser reemplazados por la goma obtenida del árbol Hevea brasiliensis, que luego se vulcanizaba con solventes a base de petróleo, toda una revolución para la época. Este caucho o látex natural era empleado por los indígenas americanos como pegamento o fijador. En 1823 se empezó a utilizar en preservativos, pero estos resultaban pegajosos en verano con el calor, y rígidos con el frío del invierno. La solución llegó en 1839, cuando Charles Goodyear le añadió sulfuro y óxido de plomo al caucho para fortalecer la goma. De esta manera, el caucho se hizo más resistente y elástico.

Condon reutilizable siglo XIX

En 1919 se pasó a otro estadio cuando Frederick Killian de Ohio, comenzó a trabajar con moldes de látex líquido, facilitando así la producción de profilácticos de látex finos, económicos (trayendo los productos del sudeste asiático) y con mejor fiabilidad. Esto terminó con el antiguo método de elaboración, en el que uno debía ir a la consulta del doctor para que le tomara medidas del pene y formalizara las dimensiones adecuadas del condón.

Los preservativos actuales emplean la última tecnología del látex o el poliuretano, dando este último un mejor rendimiento al ser capaz de ofrecer mayor seguridad con un mínimo de espesor. El primer preservativo lubricado fue comercializado por Durex en 1957, y en 1994 pusieron a la venta el primero elaborado con poliuretano.

condon historia evolucion

Tampón de algodón de mediados del siglo pasado, empleado como barrera vaginal anticonceptiva.
tampon algodon contraceptivo

El Lysol fue un producto que se comenzó a vender en la década de 1920 como desinfectante de higiene íntima femenina, con anuncios como estos que proveían testimonios de expertos médicos, aunque como luego se descubriría, no existían. En la década de 1940, la ducha tras el coito era el método de contracepción más popular en América, y para ello el Lysol era una pieza clave. Pronto se creyó que el producto no sólo eliminaba los gérmenes, sino también los espermatozoides. Ya en la década de 1960, las pastillas anticonceptivas disminuyeron la popularidad de las duchas contraceptivas y las investigaciones demostraron que el Lysol no era una forma efectiva de evitar la fecundación, a la vez que tenía efectos contraproducentes, como inflamaciones, infecciones o incluso podía provocar la muerte.

Publicidad del Lysol, la cual acrecentaba los miedos de las esposas por no ofrecer una higiene íntima adecuada: «Atrapada en una red de indiferencia… ¡pero la rompí!», «Por favor, Dave… Por favor ¡no me dejes apartada de ti! Dudas, inhibiciones, ignorancia… A menudo una esposa no se da cuenta que las dudas sobre un descuido íntimo la apartan del amor de un matrimonio feliz».

Lysol anticonceptivo Lysol duchas vaginales

Un hombre se casa con una mujer porque la ama. Así que en vez de culparle a él si el amor se enfría, ella debe empezar a preguntarse a sí misma.  ¿Está verdaderamente conservando las ansias de su marido y ella misma como unos amantes casados y felices? El camino más efectivo para salvaguardar su delicado atractivo femenino es practicando una completa higiene femenina como la que proporcionan las duchas vaginales con los correctos preparados científicos como Lysol. La forma más fácil de eliminar los recelos que muchas veces mantienen a los enamorados separados.

Los gérmenes se destruyen rápidamente

Lysol posee un probado e increíble poder para matar gérmenes al contacto… Limpia el conducto vaginal incluso con mucosidad. De este modo Lysol actúa de un modo que el jabón, la sal o la soda no pueden. La atractiva delicadeza está asegurada porque la fuente de los desagradables olores es eliminada.

¡Úsalo siempre que quieras!

El suave y no caústico Lysol, no dañará el delicado tejido. Las elecciones simples dan la solución a la ducha correcta. Muchos doctores recomiendan a sus pacientes ducharse regularmente con la marca de desinfectante Lysol, para asegurar la exquisitez femenina y poder usarlo tanto como sea necesario. No tiene efectos secundarios grasientos.

Para la higiene femenina, se triplica el número de mujeres que emplean Lysol en vez de otros preparados líquidos. No existe otro más fidedigno. Tú, también, puedes confiar en Lysol para ayudarte a proteger tu felicidad de casada… ¡Mantente atractiva!

Lysol gel intimo

En la búsqueda de fórmulas milagrosas para evitar quedarse embarazadas, surgieron ciertas leyendas urbanas en la década de 1950 que atribuían a la Coca-Cola un efecto espermicida, aparte que resultaba más barato y era menos comprometido que las duchas con Lysol. La chispeante soda carbonatada y su eslogan como producto medicinal de «lo cura todo», ayudaron a extender el rumor de que una ducha de Coca-Cola tras el coito podía neutralizar el esperma y prevenir los embarazos.

coca cola cartel antiguo coca cola medicina dolor cabeza

La leyenda fue tan extendida que incluso los investigadores del Centro Médico de la Universidad de Boston testearon su potencial como producto contraceptivo en un estudio en 1985. Curiosamente, el análisis demostró que era efectivo para destruir el esperma, pero debía ser replicado en otros estudios y pronto el asunto se tornó tan rocambolesco que incluso se ganó un Premio Ig Nobel por la Universidad de Harvard.

Comparte este artículo

3 comentarios en “Historia de los anticonceptivos”

Deja un comentario

cuatro × 3 =