¿Es posible el sexo anal sin dolor?

Esta práctica continúa siendo uno de los mayores tabúes del mundo del sexo

pareja cama

El sexo anal resulta un tema paradigmático para una gran parte de la sociedad heterosexual y es que comúnmente está asociado al dolor y a las molestias, sobretodo para el sexo femenino. Cuando hablamos de sexo anal estamos hablando de cualquier estimulación provocada sobre el ano, ya sea con caricias, con la lengua o con la introducción de los dedos, un juguete sexual o el pene dentro de la zona. Según estudios, se trata una variante sexual que se practica en torno al 10% entre la población masculina y femenina, pero lo cierto es que son muchas las mujeres que experimentan quejas por no acabar de gozar cuando mantienen este tipo de práctica con sus parejas.

Pese a ello, estamos hablando de una zona erógena repleta de terminaciones nerviosas que pueden hacer experimentar sensaciones increíbles si se consigue encontrar la manera óptima. Pero la razón de que la gran mayoría de mujeres rechace el sexo anal es precisamente por el temor que sienten a experimentar dolor.

El secreto es estimular la zona anal, utilizar lubricante y descubrir juguetes sexuales específicos para la zona que van a potenciar tu deseo sexual

Utilizar dildos anales es una buena manera de sortear el tabú. Este producto ha sido diseñado específicamente para el uso anal durante las prácticas sexuales y suelen ser utilizados para la penetración con movimiento, utilizando lubricantes para mejorar la comodidad y contribuir a que la mujer experimente un gran placer y excitación. Y es que la mejor manera de romper esta barrera es estimular debidamente la zona antes de penetrar y utilizar productos para su lubricación, ya sean lubricantes o productos especializados en el tema anal.

Además, la innovación y la evolución de diferentes juguetes sexuales o eróticos ha hecho que actualmente existan instrumentos que permiten disfrutar del sexo anal con total libertad. Vibradores, dilatadores, bolas anales y cualquier otra de las muchas opciones disponibles en diferentes materiales como el metal, la silicona o hasta de cristal para que consigas el efecto que deseas. Lo que sí vas a necesitar tener en cuenta es que es importante que se trate de artículos destinados únicamente a tal efecto con la finalidad de evitar dañar la zona, sortear cualquier tipo de infección y obstaculizar su paso hacia el intestino.

Comparte este artículo

Deja un comentario

1 × cinco =