El vaper como solución para dejar de fumar

vaper fumar

Abandonar la costumbre de fumar es algo que cuesta enormemente, aunque dentro de los trucos y remedios para dejar este hábito, muchas personas se están decantando últimamente por el váper o cigarrillo electrónico.

Esto es debido a que, como dejar de fumar de golpe no suele ser funcionarle a mucha gente, el váper es una forma más gradual de hacerlo.

Aun así, es importante que entendamos que sustituir el cigarrillo por el vapeo, va a requerir de un esfuerzo por nuestra parte, ya que no es un remedio mágico y tendremos que preparar nuestra mente para ello.

El váper como forma de dejar de fumar

Cuando vapeamos (verbo procedente de la palabra «váper»), aspiramos la combustión de varias hierbas y hojas vegetales que viene presentadas en una solución líquida. Para ello, empleamos un cigarrillo o dispositivo electrónico que calienta dicho líquido hasta convertirlo en vapor.

El vapeo puede emplearse como una forma de dejar de fumar, ya que es posible medir y usar las dosis exactas de nicotina que queramos en cada momento. Una buena técnica es empezar con un nivel de nicotina al que estemos acostumbrados, e irlo reduciendo hasta terminar usando Vaper sin nicotina, por poner un ejemplo.

Y es que el váper está cada vez más de moda, ya que es el sustituto ideal de los cigarrillos tradicionales, los cuales exponen a nuestros pulmones a sustancias nocivas potencialmente cancerígenas.

Por eso no está de más aprovechar el vapeo como una forma de dejar de fumar cuando no encontremos otras terapias que nos ayuden.

De hecho, una reciente investigación del Servicio Nacional de Salud de Reino Unido, ha puesto de manifiesto que vapear es uno de los remedios más eficientes para olvidar los cigarrillos.

Dicho estudio tuvo en cuenta otras terapias sustitutivas menos eficaces cómo los parches, chicles de nicotina y similares.

Las mejoras de dejar de fumar

Cuando dejemos de fumar y comencemos a utilizar váper en su lugar, podremos apreciar sus efectos incluso al día siguiente. Aun así, no a todas las personas les afecta de la misma forma y los tiempos pueden ser diferentes según cada individuo.

El mejor consejo cuando empecemos a sustituir el cigarrillo por el váper, es la paciencia para ir comprobando cómo nuestro cuerpo va respondiendo. Por lo tanto, la constancia será nuestra mejor aliada en el proceso.

Veamos qué sucede en nuestro organismo cuando dejamos de fumar y empezamos a emplear el vapeo como sustitutivo.

Un día sin fumar

Con sólo 24 horas sin fumar tabaco, nuestro organismo habrá desechado ya los remanentes de monóxido de carbono que tuviéramos en nuestro cuerpo. En cuanto a los pulmones, estos habrán empezado a rehabilitarse al eliminar toxinas y mucosidades que hayamos ido acumulando por el tabaco.

En esto tiene mucho que ver el váper, ya que gracias a él, habremos parado de inhalar los componentes perniciosos que tiene el tabaco, por lo que comenzaremos a percibir las primeras mejorías.

Dos días sin fumar

Cuando llevemos dos días sin fumar, nuestro organismo seguirá limpiándose a sí mismo. Será cuando advirtamos cambios en el sentido del gusto, que ya comenzará a notar los sabores mucho mejor y eso nos hará disfrutar mucho más de las comidas.

Igualmente sucederá con el sentido del olfato, que seguirá progresando y mejorando, ya que nuestro cuerpo habrá seguido eliminando componentes tóxicos de los cigarrillos.

Tres días sin fumar

Cuando estemos tres días sin fumar, seguiremos notando las mejorías que se hicieron patentes los dos primeros días, aunque se observará una mejora evidente en la respiración.

Esto es debido a que el alquitrán del tabaco es el culpable de obstaculizar y perjudicar a nuestros bronquios. Por eso cuando dejemos de fumar y comencemos a vapear, libraremos a nuestro cuerpo de este elemento tan pernicioso.

El resultado será que nuestro nivel de energía se incrementará y podremos respirar más fácilmente.

Diez días sin fumar

Cuando lleguemos a los diez días sin fumar, el organismo empezará a necesitar menos la nicotina, por lo que alcanzaremos una barrera importante en la que se observarán menos ganas de fumar.

Al tener menos adicción, el cuerpo seguirá mejorando al estar librándose de inhalar todos los elementos perjudiciales del tabaco.

21 días sin fumar

Suele decirse que los hábitos normalmente tardan 21 días en formarse. Por lo tanto, si pasamos tres semanas sin fumar, será otra fecha importante en nuestra cruzada por dejar el tabaco. La adicción habrá desaparecido en mayor medida y, en muchos casos, se habrá erradicado por completo.

Si a esto añadimos el orgullo que se siente al poder alcanzar las promesas que hayamos establecido, tendremos en marcha el impulsor idóneo para empezar una vida plena sin tabaco.

vaper

Escogiendo el vapeador adecuado

Escoger el vapeador o cigarrillo electrónico que mejor se ajuste a nuestros requerimientos, es muy importante para ayudarnos a lograr nuestro objetivo. Veamos un corto resumen de los cigarrillos electrónicos disponibles en el mercado para conocer sus características.

Existen tres clases diferentes de vapeadores:

  • Pods: son perfectos para las personas que quieran iniciarse en el mundo del vapeo o no quieran complicarse la vida empleando cigarrillos electrónicos más complejos. En este grupo podemos hallar los de mecanismo abierto y mecanismo cerrado.
    • Mecanismo abierto: esta clase de cigarrillos electrónicos también son conocidos con el sobrenombre de «vape pens» y su mejor baza es que podemos emplearlos las veces que queramos, ya que utilizan cápsulas e-liquid que pueden recargarse con Líquido vaper. Sin embargo, esta virtud hace que sean más trabajosos al tener que estar recargando las cápsulas manualmente.
    • Mecanismo cerrado: este sistema utiliza cápsulas desechables, por lo que no requiere que recarguemos el e-liquid una vez se haya acabado. Tienen un empleo más accesible, por lo que son ideales para empezar a vapear. También se parecen mucho a los cigarrillos tradicionales en apariencia y en sensaciones, siendo una excelente opción si queremos dejar de fumar.
  • Egos: esta clase de cigarrillos electrónicos son algo más sofisticados que los Pods. No obstante, se diferencian de los Mods en que no podemos cambiar su potencia de funcionamiento.
  • Mods: los Mods son los cigarrillos electrónicos con un mecanismo más avanzado y complejo, ya que podemos modular su potencia; su batería es la que tiene más duración respecto a otros modelos. Sin duda son una excelente opción cuando ya llevemos más tiempo en el mundo del vaping.

Sabores con o sin nicotina

Entre las clases de líquido para utilizar en el váper, encontramos distintos sabores (con o sin nicotina) y también bases neutras de nicotina en diferentes concentraciones, de forma que podremos modular a nuestro gusto la dosis de este componente.

Esto nos proporciona una gran libertad y customización de los líquidos que queramos vapear.

Entre los sabores, tenemos el de tabaco clásico si queremos dejar de fumar o disfrutar del sabor del tabaco; mentolado si buscamos un sabor intenso y fresco a la vez; de frutas como mango, fresa, albaricoque, frutos rojos, cereza, manzana verde, eucalipto, etc.; de bebidas como café, capuchino, bebidas energéticas, piña colada, etc.; o de postres para los más golosos como tarta de queso, brownie, chocolate, arroz con leche, etc.

A la hora de escoger la clase de váper o sabor, debemos tener en cuenta sobre todo el tipo de fumador que somos, ya que requeriremos una mayor o menor dosis de nicotina. En cuanto a los sabores, ya dependerá de nuestros gustos personales.

Concluyendo, el mundo del vapeo tiene aún un extenso camino por recorrer. Pero es evidente que puede ser una herramienta de gran ayuda para conseguir superar la adicción al tabaco, ya que nos permitirá escoger la forma de disfrutarlo según nuestras preferencias.

Compartir

Deja un comentario

doce − 5 =