Curso de frances en una escuela en Francia

Dicen los filósofos que “el mundo es como un libro y quien no viaja, sólo ha podido leer la primera página”. Esta frase lleva intrínseca una gran reflexión, pues cada viaje que realizamos nos brinda valores, beneficios, conocimientos y experiencias que de otra manera no conseguiríamos.

Así que, si somos de esas personas que desean leer una buena parte de dicho libro, una estupenda forma de hacerlo es realizar viajes con la finalidad de aprender en la vida. Existe una enorme diferencia entre los viajes de vacaciones, en los que lo único que hacemos es despertarnos tarde, visitar sitios y pasarlo bien; y los viajes que realizamos por y para aprender, en los que se busca salir del país al que viajamos más ilustrados de lo que llegamos.

¿Y por qué no proponernos como meta aprender francés? Existen numerosas razones para aprender este idioma: es una lengua ampliamente hablada por más de 200 millones de personas en los cinco continentes; nos puede servir para hallar trabajo; es la lengua del amor y la cultura por su gran legado en cocina, moda, teatro, historia, literatura, arte, etc.; y se habla más de lo que imaginamos, superando su presencia en Internet al español, por poner un ejemplo.

Así que si somos personas independientes y aventureras, realizar un Curso de frances en una escuela en Francia puede suponernos una grata experiencia. Adquiriremos un gran nivel en esta lengua y lo haremos mucho más rápido de lo que pensamos. Tan sólo debemos poner algo de nuestra parte: tener muchas ganas e ilusión. Lo demás vendrá rodado, ya que el aprendizaje de la calle enriquecerá el curso de francés que hagamos.

Y por si esto fuera poco, lanzarnos en esta gran aventura que supone aprender francés en la propia Francia, nos brindará incontables ventajas como las que os detallamos a continuación:

No es lo mismo estudiar francés, que convivir con él diariamente. Esto quiere decir que no dejaremos de practicar la lengua que deseamos aprender una vez que estemos fuera de las franjas de estudio, sino que tendremos que defendernos con el francés a todas horas del día. Aunque se trate de un reto a tener en cuenta, aceleraremos así nuestro aprendizaje; y en menos de lo que pensamos hablaremos francés con una fluidez extraordinaria.

Si vivimos un tiempo en Francia, empezaremos a cambiar nuestra mentalidad y a pensar de la misma manera que lo hacen los franceses, ya que por ejemplo, podremos participar de sus tradiciones y costumbres junto a ellos, formando parte de su cultura. Y esto es un valor añadido a esta ya de por sí gran experiencia.

Aparte de obtener conocimientos y expandir nuestra cultura, experimentaremos un notable crecimiento personal. Emprenderemos un viaje que nunca antes habíamos hecho para atesorar instantes que se quedarán en nuestro recuerdo a cada paso que demos. Y seguro que estas experiencias perdurarán en nuestra memoria y nos harán crecer como persona. Concluyendo: podemos decir que realizaremos un viaje inolvidable y beneficioso en muchos aspectos.

Si conocemos, hablamos e incluso pensamos en francés, tendremos distintas perspectivas del entorno que nos rodea. Desenvolvernos en Francia con su propio idioma es algo que nos ayudará a ver las cosas de otra manera totalmente distinta.

En este mundo tan exigente en el que nos hallamos, realizar un curso en Francia para aprender francés a la perfección nos permitirá dar un gran impulso a nuestra carrera profesional, pues no todas las personas cuentan con dicha clase de vivencias. Esta experiencia nos convertirá en individuos más eficientes, maduros y sabios; y esto es de sobra conocido que es sumamente positivo a la hora de lograr mejores oportunidades en el mundo laboral.

Asistir a una clase de francés nos servirá para aprender su gramática, ortografía y vocabulario, aparte de otras facetas de este idioma. No obstante, si convivimos en un entorno francés las 24 horas del día, controlaremos también sus expresiones, argot, frases hechas y hasta su enfoque del humor y la ironía. Podemos decir que todo lo que no aprenderíamos de francés en una academia, lo podremos asimilar si estudiamos en la propia Francia.

Definitivamente, si creemos que aprender francés a la perfección es una necesidad, y aparte la idea de visitar Francia nos hace mucha ilusión, os recomendamos sin dudar hacer un curso de francés en la propia Francia. Os podemos garantizar que si al final nos atrevemos a iniciar esta gran aventura, terminaremos pensando e incluso soñando en francés.

curso frances francia

Comparte este artículo

Deja un comentario

15 − 8 =