Cómo elegir una silla de oficina

El asiento se convierte en una pieza elemental cuando nuestro trabajo nos obliga a pasar muchas horas sentado. Por eso es bueno que escojamos la silla de oficina adecuada para que su estructura sea lo más ergonómica posible y nos resulte cómoda.

Y es que cuando estamos muchas horas sentados en una silla de oficina, tendemos a adoptar diversas posturas que, con el tiempo, nos pueden dejar secuelas. Entre las dolencias más habituales encontramos los dolores de espalda, cuello y hombros, que nos pueden afectar durante todo el día e incluso convertirse en un problema serio para nuestra salud.

Al igual que escogemos con cuidado el mejor colchón para nuestro descanso nocturno, debemos hacer lo mismo con la silla en la que pasamos tantas horas. Y es que tan sólo debemos pensar en el tiempo que estamos sentados en nuestra silla de oficina, que puede llegar a las 8, 9, 10 o más horas diarias; y esa es una cifra mayor respecto a la que pasamos durmiendo en el colchón, que suele estar entre 5 y 8 horas diarias.

silla oficina

Por eso cuando llega el momento de adquirir una silla, es importante conocer cuál es la adecuada, ya que será una pieza fundamental si queremos optimizar la productividad de nuestra jornada laboral. Igualmente, si vamos a equipar una oficina, será bueno que dediquemos tiempo a escoger las sillas apropiadas para que los trabajadores estén cómodos y eso se traduzca en un mejor rendimiento de su trabajo.

Y cuando hablamos de sillas de oficina, también hablamos de cualquier silla ergonómica en la que estemos muchas horas sentados, no tienen por qué ser necesariamente en el trabajo, sino también en nuestros ratos de ocio. Un ejemplo lo tenemos con las sillas gaming, en las que también podemos pasar sentados muchas horas jugando.

Por eso es vital que sepamos qué características debe tener la silla adecuada, ya que existen muchas Marcas de sillas gaming y puede que no sepamos elegir la que más nos convenga. Vamos a ver en qué propiedades debemos reparar a la hora de adquirir nuestra silla ergonómica.

Características de la silla ergonómica adecuada

No existe la silla ergonómica perfecta para todas las personas, ya que todos tenemos nuestras propias particularidades, pero sí hay un estándar que se puede aplicar a todas las sillas. Por eso lo mejor es conocer estas características para comprobar si la silla que queremos, posee un buen desempeño y calidad en dichos elementos.

Cojín

El cojín de una buena silla de oficina tiene que ser más ancho que las caderas de la persona que vaya a utilizarlo. Con que sobresalga unos 2 ó 3 centímetros por cada lado, bastará. También debemos asegurarnos que no sea muy largo, ya que podría ejercer presión bajo nuestras rodillas, y eso obstruiría una buena circulación sanguínea hacia nuestros pies y la parte inferior de la espalda.

La mayoría de sillas ergonómicas posee una curva hacia abajo en la zona delantera del cojín, cuya función es impedir que se presione la parte posterior de las rodillas. Por ello, una buena silla tendrá un cojín moldeado que se ajustará a nuestra figura y permitirá una repartición óptima del peso corporal. Otro punto a favor para la silla, es que el ángulo del cojín pueda regularse.

Respaldo

Es esencial que permita una adaptabilidad adecuada y si es posible, que nos deje acomodarlo y modificarlo según nuestras necesidades. El respaldo debe poder acondicionarse a la curvatura natural de nuestra espalda y propiedades físicas, ya que no queremos ningún problema de desviación de columna.

Altura modificable

Otro aspecto que debemos cuidar es que la silla nos permita situar nuestras rodillas al nivel adecuado, concretamente para que los muslos queden en horizontal y podamos apoyar adecuadamente los pies en el suelo. El sistema para regular la altura nos debe permitir operar cómodamente incluso cuando estemos sentados, siendo mejores los mecanismos neumáticos (funcionan con gas) o mecánicos (con resorte).

Ruedas y base

La base debe ser robusta para aguantar bien el peso, y tiene que poseer también unas ruedas resistentes que giren con libertad por el suelo. Mejor si la base tiene 5 ruedas, para ofrecer una mayor estabilidad.

Apoyabrazos

Esta es otra parte importante, ya que un apoyabrazos inadecuado, puede ser muy incómodo y un gran problema para el usuario. Debemos escoger un reposabrazos que nos facilite el apoyo del codo mientras disponemos los brazos relajados a los lados de nuestro cuerpo. Los brazos tienen que formar un ángulo de 90º respecto al antebrazo horizontal, permitiendo mantener una línea recta entre antebrazos, muñeca y mano.

silla gaming

Los reposabrazos deben estar separados lo bastante para que podamos sentarnos o ponernos de pie con holgura. La longitud de los apoyabrazos no debe impedirnos que trabajemos cómodamente y que podamos mover los brazos por el escritorio. Las formas del reposabrazos no deben ser incómodas cuando nos apoyemos en ellos, algo que en principio puede que no lo parezca, pero que surgirá cuando pasamos más tiempo con los brazos apoyados. Por ejemplo, formas que sobresalgan, bordes finos o superficies duras.

Materiales

El material que más se resiente con su uso es el del cojín, que puede llegar a un punto en el que deje de ser tan cómodo. Para evitar esto, tendremos que escoger una silla que posea un cojín de gran densidad, que nos permitirá un mayor confort incluso pasado un tiempo. La tapicería del cojín es mejor que esté confeccionada con un tejido que no dé calor, sea transpirable y permita el paso de la humedad. También que tenga una limpieza fácil.

Reposacabezas

Este elemento no suele estar presente en todas las sillas ergonómicas y muchas veces lo tendremos que comprar por separado. Por eso es mejor considerar si nos va a ser útil. Si estamos buscando una silla basculante, puede que sí necesitemos un reposacabezas, ya que la postura final no nos hará daño al cuello o espalda.

Sin embargo, si buscamos más una postura que respete un ángulo de 90º para cuidar que el apoyo lumbar sea correcto, quizás no necesitemos el reposacabezas. A las mujeres que tienen el pelo largo, tampoco les suele venir bien este accesorio, ya que en caso de que lleven el pelo recogido, les molestará detrás de la cabeza.

Apoyo lumbar

La mayoría de sillas ergonómicas poseen refuerzos lumbares que facilitan una postura adecuada de 90º. Es recomendable que estos refuerzos puedan ajustarse en su forma para que sea posible nivelar la presión que generan en esta parte del cuerpo.

Tendremos que pensar si nos conviene este apoyo lumbar cuando vayamos a adquirir la silla. Existen personas a las que incluso les puede llegar a molestar cuando lleven unas horas sentados. Lo peor es si al final tenemos que recurrir a otra clase de elementos extra como cojines o refuerzos, ya que estaremos empeorando la forma ergonómica original de la silla.

Finalizando

Esperamos que con estos consejos, podáis escoger la silla ergonómica adecuada para cualquier uso, ya sea en la oficina, escritorio de vuestra casa o sesiones de juego si nos hemos decantado por una silla gaming.

Comparte este artículo

Deja un comentario

16 − 13 =