Cómo elegir el tema para tu TFG

¿Te enfrentas a la redacción de tu trabajo de fin de grado y te encuentras perdido? ¿No sabes cómo empezar ni cómo encaminar esta tarea? ¿Sabías que https://hazmitrabajo.es/ puede ayudarte a solucionar este problema?

Sin duda existen muchos estudiantes universitarios que se encuentran desamparados cuando deben afrontar el reto de diseñar, desarrollar y evaluar su TFG (trabajo de fin de grado), por lo que vamos a dar algunas claves para hacer más llevadero este desafío.

trabajo fin grado tfg
Elegir el tema de nuestro TFG puede ser más difícil de lo que nos pensamos. Por ello, os damos algunos consejos para llevarlo a cabo con éxito.

¿Qué es el TFG (trabajo de fin de grado)?

El trabajo de fin de grado consiste en la realización por parte del alumno, y de manera individual, de una obra escrita, proyecto o estudio que siempre será de redacción original.

En dicho trabajo se integrará y desarrollará el material formativo obtenido, así como los conocimientos, facultades y habilidades adoptadas a través del transcurso de docencia del grado.

De este modo, el trabajo de fin de grado tendrá el cometido de exponer la investigación, manejo, clasificación y compresión de información significativa de un área de estudio.

Otra función del TFG será la emisión de juicios que engloben un razonamiento sobre asuntos importantes de la sociedad, ciencia, tecnología o ética. También ayudar y fomentar una reflexión y opinión crítica, lógica y creativa.

Concretamente, la finalidad de un trabajo de fin de grado será acreditar que los alumnos formados en una categoría específica, pueden desarrollar sus propios negocios o actividades dentro del ámbito relacionado, ya sea en entidades públicas o privadas.

Consejos para realizar tu TFG

Como hemos comentado al principio, muchos estudiantes no saben cómo afrontar la realización de su trabajo de fin de grado. Y es que muchas veces no existen directrices claras sobre su redacción y elementos a incluir.

Ya que se debe condensar en unas decenas de páginas lo aprendido a través del grado, es lógico que se planteen dilemas como: ¿qué debo hacer? ¿cuánto tiempo me llevará desarrollarlo? ¿de qué forma comienzo y qué información será esencial?

Para ello, vamos a daros algunos consejos que os puedan servir en esta titánica tarea. Así podréis sacar el máximo partido a esta experiencia y obtendréis una mejor nota.

Elegir el tema del trabajo de fin de grado

Debemos tener en cuenta que se suele valorar un grado de originalidad en el tema escogido, y esto tiene una razón: la investigación en busca de información, así como la creación de las exposiciones, siempre será más complicada.

Otro efecto colateral de dicha singularidad será una mayor dificultad para darle coherencia al trabajo.

No obstante, a veces la experiencia puede compensar el sufrimiento, ya que el proceso de aprendizaje será más intenso. Si somos de los que nos gusta afrontar retos y queremos batallar por la calificación, será cuestión de buscar un tema de gran rareza.

Otra opción es elegir un tema que nos agrade y nos motive su investigación, ya que de hecho, la redacción del TFG nos llevará mucho tiempo.

Con esta elección nos aseguraremos que tendremos más voluntad para afrontar la tarea, siendo un proceso más fructífero y gratificante.

Si sólo deseamos salir del paso de esta misión, ya que podemos arrastrar estudios pendientes de asignaturas, será mejor decantarse por un tema más general o común.

Esto nos dará más seguridad y nos ofrecerá más fuentes en las que poder investigar, ya que al fin y al cabo, los dictámenes serán parecidos a los que hayan llegado otras personas antes.

Es bueno que recordemos que el TFG se trata de una tarea de iniciación, así que siempre es mejor medir nuestras fuerzas y ser realistas con nuestras posibilidades, porque abarcar más puede que nos lleve a un resultado no deseado.

Por decirlo de otra manera, el trabajo debe ser viable y a la vez, estar en consonancia con nuestros objetivos, siendo sobre todo, lo más conciso posible.

Si no nos vemos capacitados para llevar adelante el trabajo, siempre podemos confiar en servicios como https://hazmitrabajo.es/tfg/, que nos proporcionarán un trabajo de fin de grado completo y de calidad.

Lejos de pensar que de esta manera no realizaremos nosotros la investigación, nos lo podemos tomar como una especie de repaso y afianzamiento de los conocimientos adquiridos, siendo una opción tan válida como cualquier TFG más exhaustivo.

libros
Encargar nuestro trabajo de fin de grado puede ser la mejor opción cuando no vamos a tener tiempo de realizarlo correctamente.

De esta forma, obtendremos un trabajo dentro del plazo, original, que respetará los requerimientos del profesor e incluirá las correspondientes referencias bibliográficas.

Incluso con esta modalidad, tendremos un trato personalizado, pudiendo realizar consultas a los profesionales especializados.

Como dice el refrán, «Quien mucho abarca, poco aprieta», por lo que encargar nuestro TFG puede venirnos muy bien para eliminar estrés y dedicarnos a estudiar y asimilar lo que nos quede por resolver.

Al final, tendremos más tiempo para repasar las asignaturas pendientes y lograremos un trabajo de fin de grado con el que obtendremos una buena calificación.

Escoger quién dirigirá nuestro TFG

Es frecuente no saber qué debemos determinar primero: el tema o el director/tutor de nuestro trabajo de fin de grado.

En caso de que durante nuestro grado nos haya marcado alguno de los profesores y queramos que sea el director de nuestro TFG, será cuestión de evaluar en qué conocimientos ha hecho hincapié durante sus clases y busquemos un tema relacionado con ese ámbito que resulte atrayente.

Si ya tenemos decidido el tema de nuestro trabajo, simplemente tendremos que determinar el tutor que mejor dirigirá nuestro ensayo, ya que trabajaremos con él durante bastante tiempo.

Podremos averiguar quién es el tutor más adecuado si observamos su trayectoria profesional y el ámbito de su especialidad.

De hecho, muchas universidades suministran un listado de docentes que dirigen trabajos de fin de grado y los temas o asuntos de investigación en los que están interesados.

Desarrollar un cronograma

La organización del trabajo de fin de grado es un elemento crucial para su éxito. Esto es debido a que tendremos que gestionar mucha información y apuntes, además de vernos sumidos en unos procedimientos de análisis bastante complejos.

En realidad esto tiene sentido, ya que el trabajo de fin de grado busca poner a prueba nuestras aptitudes para la investigación y el desarrollo de conclusiones en base a los estudios realizados.

Para que no se nos eche el tiempo encima, será recomendable establecer un cronograma o calendario en el que planearemos las fechas de los exámenes, sesiones de la asignatura, exposición oral, etc.

También será necesario que distribuyamos las horas que debamos invertir en la tarea (nuestro tutor puede aconsejarnos) cada semana hasta la fecha de presentación del TFG.

Búsqueda de información y fuentes

En este apartado entran en juego los consejos de nuestro tutor de trabajo y las recomendaciones de la asignatura, ya que serán de gran utilidad para localizar las fuentes que debamos investigar y los materiales que habrá que considerar.

Toda la información recabada tendrá que ser organizada minuciosamente. Es recomendable anotar cada consulta determinando la fuente o el material de donde ha sido extraída, ya que posteriormente será más fácil establecer la bibliografía del TFG.

Si queremos que nuestro trabajo sea original, debemos enfrentarnos a la ardua tarea de presentar información exclusiva, preparándonos para entrevistas y estudios que nunca hayamos efectuado antes.

También será buena idea preferir las bibliotecas a las búsquedas en Internet, ya que en esta última fuente podemos encontrar información demasiado manida y con datos de dudosa procedencia.

Si al final tenemos que buscar en Internet, mejor que sea en Google Scholar, siempre consultando literatura científica. También será obligatorio contrastar si los datos proceden de fuentes fiables.

Para mayor seguridad, es mejor que empleemos bases de datos como las de Pubmed, Scielo, Scopus, Web of Sciencie, Dialnet, Taylor & Francis y similares. Lo bueno es que en estos directorios es posible emplear filtros gracias a los cuales podremos aprobar o descartar artículos.

Como ejemplos, podemos realizar filtrados por año de publicación, clase de estudio, artículo, revista, si es en animales o humanos, etc. Aparte de estas fuentes, es recomendable emplear conjuntamente gestores bibliográficos como Mendeley, Refworks, Zotero, etc.

Por lo tanto, la recopilación de datos para el trabajo tendrá que ser concienzuda. Si no vamos a disponer de tiempo para ello, más vale que consideremos encargar nuestro TFG a profesionales, como ya hemos comentado anteriormente. Aquí tienes más información: https://hazmitrabajo.es/contacto/

Corroborar, respaldar y exponer

Llegado el momento de la composición del TFG, habrá que estructurar la información recopilada, teniendo muy claros los conceptos de los que partimos. Así reflejaremos la redacción con resultados bien justificados.

Es conveniente que no expresemos un dictamen sin antes citar los conceptos que nos llevan a él. Esto es así porque los que luego nos evaluarán, deben tener argumentos sólidos y evidencias de esa relación.

trabajo fin de grado tfg

También hay que prestar atención a la forma en que nos expresamos y nuestra manera de redactar y exponer el material gráfico o adjuntos. Es bueno utilizar un lenguaje sencillo en el que podamos incluir tecnicismos de una forma unificada.

Mejor obviar frases complejas y el empleo de la voz pasiva, ya que recargarán la redacción y lo harán todo más pesado.

Es recomendable poner todo nuestro esfuerzo en desarrollar los apartados de la bibliografía y el índice. Este último debe ser exhaustivo, ya que resumirá muy bien nuestro trabajo y eso será de gran ayuda para la persona que nos califique.

La bibliografía debe tener en cuenta la orientación que hemos mantenido.

Como consejo final, es importante que cuidemos la presentación de nuestro trabajo. No hace falta que utilicemos un diseño complejo, pero sí que establezcamos un orden lógico para que todo se lea cómodamente.

Dos consejos que nos puede ayudar son: consultar trabajos de fin de grado presentados con anterioridad y seguir las pautas que nos marquen nuestro tutor y la asignatura.

Una vez tengamos listo el trabajo de fin de grado, lo repasaremos antes de presentarlo. Si lo hemos expuesto de manera correcta, seguro que obtendremos una buena evaluación.

Compartir

Deja un comentario

2 × uno =