Cómo abrir una puerta cerrada con llave

Tener una cerradura de seguridad en la puerta de nuestra casa nos proporciona seguridad y tranquilidad, pero esto mismo se puede volver en contra nuestra si alguna vez empieza a tener fallos o nos dejamos las llaves por dentro en un descuido. También puede ser que el problema sea de otra índole, como que la cerradura haya estado sin utilizar un tiempo o si sabemos que alguna persona está sola en esa casa y tiene problemas, como por ejemplo, de salud.

Por eso debemos asegurarnos que no nos queda otra opción si decidimos derribarla o forzarla con algún utensilio. Aun así, lo mejor será siempre llamar a un profesional en la apertura de cerraduras. Lo bueno de un cerrajero es que posee los conocimientos adecuados para abrir puertas, por lo que ocasionará el mínimo daño. De todas formas, y llegado el caso, os presentamos algunos trucos para abrir una puerta empleando la maña.

Emplear una llave bumping

Con este método (también denominado ramping) necesitaremos una llave especial o llave bumping, y otro objeto secundario para golpear, como un martillo o un destornillador. La llave consigue abrir los cilindros de la cerradura de manera limpia al golpear los pitones (debido al golpe de ayuda que hacemos con el objeto secundario) y los separa de los contrapitones, permitiendo girar la llave.

Usar un equipo de ganzúas

Podemos emplear un grupo de ganzúas de tensión, aunque es bastante difícil llevar a cabo la técnica. Otro de los impedimentos será que esta clase de ganzúas se vende sólo a especialistas que acrediten su uso legítimo. Aun así podemos emplear utensilios parecidos, como un par de clips de oficina, horquillas, un corta alambre y un alicate. Básicamente la finalidad es emplear un metal que sea lo suficientemente consistente como para hacer de ganzúa y llave de tensión.

Emplear una llave hexagonal

Este método sólo funcionará si se trata de una puerta de interior, ya que podremos abrirla si el pomo posee un agujero pequeño y redondo en su parte central. En caso de que se haya quedado cerrada con el pestillo por dentro, podremos abrirla empleando una llave hexagonal o llave Allen. La apariencia de estas llave es en forma de «L» y si las miramos transversalmente, comprobaremos que tienen 6 lados. Podemos adquirirlas en ferreterías u otras tiendas especializadas. Para abrir la puerta simplemente debemos meter la llave en el agujero de forma recta y la moveremos hacia delante y atrás hasta que sintamos que ha enganchado algo. Ahora giraremos la llave y conseguiremos abrir la puerta.

Usar una tarjeta de crédito

Este método podría ser muy cómodo porque casi siempre tenemos a mano una tarjeta de banco, pero no sirve con las puertas modernas, por lo que sólo podrá servirnos con las más antiguas. Un inconveniente de este procedimiento es que probablemente la tarjeta nos quedará inservible, por lo que siempre es mejor optar por una tarjeta de otra índole que se pueda doblar y tenga flexibilidad (de ahí sale aquello de utilizar radiografías).

Tendremos que deslizar la parte larga de la tarjeta en el hueco que hay entre el marco de la puerta y la cerradura, justo por encima de esta última. Torceremos la tarjeta hacia abajo, poniéndola detrás del pestillo de la cerradura, teniendo en cuenta que la tarjeta debe quedar perpendicular a la puerta. Ahora simplemente moveremos la tarjeta hacia nosotros, como si la sacáramos tal y como la metimos, mientras giramos la manija de la puerta. Si tenemos suerte y maña, lograremos abrir la puerta con éxito, siempre que la puerta no tenga el seguro puesto.

abrir puerta tarjeta credito

Derribar la puerta

Si nos encontramos ante una emergencia, no nos quedará otra que tirar abajo la puerta, aunque tendremos que despedirnos del marco, la cerradura y la misma puerta en sí al emplear la fuerza bruta. Es mejor patear la cerradura con el pie que utilizar el hombro para tal propósito, ya que las piernas absorben mejor los impactos. Habrá que realizar una patada con nuestro pie en dirección recta, las veces que haga falta hasta que la cerradura se desprenda. También podremos emplear un ariete si tenemos a mano algún objeto que nos sirva para tal propósito.

Comparte este artículo

1 comentario en “Cómo abrir una puerta cerrada con llave”

  1. Y si el problema es que mi puerta abre con la llave dentro?. Que hago para q no se pueda abrir por fuera si por dentro tengo la llave puesta.

    Responder

Deja un comentario

15 + dieciocho =