Chiste feminista: ¿Por qué los hombres mean de pie?

Erase una vez que Dios estaba terminando de crear el universo, pero todavía le quedaban unas cosas por repartir, así que quiso hablar con Adán y Eva.

Les contó que una de las cosas que aún le quedaban era algo que permitiría, a quien lo tuviera, hacer pipí estando de pie. «Realmente es una cosa muy útil», les dijo Dios, «y estaba pensando si os interesaba a alguno de ustedes».

Adán empezó a dar saltitos y le imploró, «¡Yo quiero eso! ¡Dámelo a mí, porque yo sé cómo emplearlo! Me parece que es justamente la clase de cosa que un hombre debe poder hacer. ¡Por favor! ¡Por favor! ¡Por favooooor! ¡Yo quiero ese regalo!». Y siguió pidiendo, mientras tiraba de una de las mangas de la túnica de Dios como un chiquillo caprichoso.

Eva sonrió complaciente al ver esa escena y le comentó a Dios que si Adán ansiaba tanto eso, debería entregárselo a él. De manera que Dios le dio a Adán la cosa que le permitiría hacer pis de pie, y que lo tenía tan emocionado. Apenas se le entregó, Adán fue corriendo a probarlo sobre un árbol, y después escribió su nombre en la arena mientras se reía a carcajadas, encantado de las posibilidades que le brindaba su regalo.

Dios y Eva lo estuvieron observando un rato, y entonces Dios le dijo a Eva, «Bien, aquí te entrego otra cosa que tengo para repartir, y que creo que te pertenece». «¿Y cómo se llama?», preguntó Eva. «Cerebro», dijo Dios.

adan eva

Comparte este artículo

Deja un comentario

veinte − dieciocho =