Cenicienta y el gato

Estaba Cenicienta ya anciana, pobre y sola, y únicamente vivia ya con su viejo gato, cuando de pronto se le aparece su hada madrina y le dice:
– Cenicienta, como fuiste mi mejor ahijada, te concederé mis 3 últimos desos.

Cenienta rápida dice:
– Ok, mi primer deseo, quiero ser joven y bella otra vez.

Concedido.

-Segundo, quiero ser rica.

Concedido.

-Tercero y último, quiero que mi gato se convierta en un hermoso principe joven, y muy guapo.

Concedido.

cenicienta

El hada se despide de Cenicienta.

Cuando se han quedado solos, Cenicienta está feliz y se acerca coqueta al gato, que ahora es príncipe, y este le dice:
– ¡Estoy seguro que ahora te arrepentiras de haberme castrado!

Por Maesín

Comparte este artículo

1 comentario en “Cenicienta y el gato”

  1. chistes:malos pongan groseros como este: un dia iba un borracho por la calle y se encontro con una monja y le metio que cule muñequera y cuando estaba priva en el suel – le dijo me decepcionas batman.

    Responder

Deja un comentario

cinco × tres =