Venus o Afrodita

Venus (Afrodita para los griegos), era la diosa de la belleza, la fecundidad y el amor. Nació de la espuma del mar, poseyendo todos los encantos naturales, y llegó a la isla de Citerea, donde fue acogida por las diosas del orden de la naturaleza, las Horas, que la sentaron en un carro de gran luminosidad y la transportaron al Olimpo; allí las Risas, las Gracias y los Juegos formaban su cortejo.

El-nacimiento-de-Venus-Sandro-Botticelli
El nacimiento de Venus, por Sandro Botticelli
El nacimiento de Venus William Adolphe Bouguereau 1879
El nacimiento de Venus, por William Adolphe Bouguereau (1879)
El nacimiento de Venus Cornelis de Vos 1636
El nacimiento de Venus, por Cornelis de Vos (1636)

Homero pensaba que Venus era hija de Júpiter y Dione. Virgilio dio a Julio César el sobrenombre de Dionoeus, por descender de Venus por parte de Eneas, hijo de Anquises.

Venus dormida 1510 Giorgione Giorgio da Castelfranco
Venus dormida (1510), por Giorgione (Giorgio da Castelfranco)
Venus Anadiomena Tiziano 1525
Venus Anadiomena (Tiziano, 1525)

Venus poseía un espléndido ceñidor que sumaba aún más nuevos encantos a su poder y atractivo. Cuando se presentó ante los dioses, estos quedaron maravillados y quisieron tenerla por esposa, pretendiendo su amor. Júpiter adjudicó su mano a Vulcano, que acababa de inventar el rayo mediante el cual había sido posible aniquilar a los Gigantes.

venus mitologia griega romana

Pero Venus, diosa inconsiderada y frívola, enojada en extremo de tener por marido a un herrero cojo, sucio y rudo, se mostraba complacida ante los halagos de que era objeto por parte de los cortesanos.

Dioniso (el dios de los borrachos), Marte (el dios de los guerreros), Adonis (hijo de Mirra y Tías), y muchos otros, consiguieron sin gran esfuerzo alegrarla de sus disgustos.

Adonis, apuesto doncel nacido en Arabia, amaba apasionadamente la caza y se entregaba a este ejercicio sin descanso a pesar de los ruegos de Venus, que temía que fuese cruelmente devorado por las bestias feroces.

Venus Adonis Titian 1555
Venus y Adonis (Titian, 1555)

Un día que se hallaba cazando en el monte Líbano, enardecido por su misma valentía, se olvidó de los consejos de la diosa y después de herir un jabalí fue perseguido por el furioso animal, que al alcanzarle le derribó y le hizo pedazos.

Venus acudió en socorro de su amante cuando ya era demasiado tarde, pues Adonis había muerto. La diosa regó su sangre con néctar y la convirtió en una flor llamada anémona; pero incapaz de soportar el dolor que esta pérdida le producía, suplicó al rey de los dioses que su querido Adonis recobrase la vida y le fuese devuelto.

anemona flor planta
Flor de la anémona

La ley del destino se opuso a ello y solamente le fue concedido que podía pasar cada año seis meses en la tierra y seis meses en los infiernos. Le levantaron templos, le elevaron a la categoría de los dioses y en su honor fueron instituidas las fiestas llamadas Adonías; éstas se celebraban durante ocho días: los cuatro primeros se pasaban en fúnebres ceremonias y los otros en desbordantes regocijos, para conmemorar a la vez la muerte y la apoteosis del favorito de Venus.

Venus Adonis waterhouse
El despertar de Adonis, John William Waterhouse (1900)

El culto de esta divinidad era universal, pero no le sacrificaban víctimas, y sus altares no eran jamás manchados con sangre; se contentaban con quemar incienso y perfumes. Sus templos principales eran los de Pafos, Amatonte e Idalia en la isla de Chipre; los de Gnido en la Caria; el de Citerea en el Peloponeso y el del monte Erix en Sicilia (de aquí vienen los nombres de Cipria, Citerea y Ericina dados a Venus.)

El escultor Praxíteles hizo para los habitantes de Gnido una estatua de Venus, considerada como una obra maestra.

venus cnido IV a c praxiteles
Escultura de Venus para Gnido (o Cnido) del siglo IV a.C. por Praxíteles.

Algunos artistas representaban a Venus sentada en un carro arrastrado por palomos, cisnes o pájaros, mientras una corona de rosas y mirto circunda sus cabellos rubios. El mirto era el arbusto de su predilección.

Venus Adonis Peter Paul Rubens 1615
Venus y Adonis (Peter Paul Rubens, 1615)

Cupido o el Amor (en griego, Eros), hijo de Venus, dios maligno, seductor y engañoso, apenas vino al mundo cuando Júpiter, previendo los daños que este niño podía causar, mandó a Venus que le hiciese desaparecer.

Esta, para ocultarle de las miradas del señor de los dioses, le ocultó en lo más denso de los bosques, y allí Cupido fue amamantado por los leones y los tigres. Cuando se sintió robusto, construyó un arco de fresno y con madera de ciprés hizo sus flechas. Se ejercitó en el tiro contra los animales que le habían amamantado y se adiestró en el arte de hacer víctimas de sus dardos a los hombres.

Los monumentos de la antigüedad representaban ordinariamente a Cupido bajo la figura de un niño que se divierte en los juegos propios de su edad, ya haciendo rodar un aro, bromeando con las ninfas, persiguiendo una mariposa o agitando su antorcha; también entreteniéndose a los pies de su madre tocando el laúd o aparece abrazando fuertemente un cisne.

Venus Cupido Alessandro Allori 1570
Venus y Cupido (Alessandro Allori, 1570)

Algunas veces se le representa con un pie en el aire como si pensara alguna travesura, o bien anda con aires de conquistador, con el casco en la cabeza, la pica al hombro y el brazo armado con el escudo; muchas veces lo contemplamos importunando a un centauro, domando un león o destrozando los rayos de Júpiter.

cupido dios mitologia

Se le representa siempre provisto de alas, porque la pasión que inspira no es duradera, y lleva los ojos vendados para denotar con ello que el amante no ve en el objeto de sus ternuras las faltas y defectos.

Venus y Cupido Angelo di Cosimo 1540
Venus y Cupido (Angelo di Cosimo, 1540)

El Amor no siempre es un niño que juega en brazos de su madre, ya que algunas veces aparece con toda la lozanía de su juventud; de esta manera suelen representar al amante de Psiquis.

Cupido Psiquis Jaques-Louis David 1817 neoclasicismo
Cupido y Psiquis (Jaques-Louis David, 1817)

Las habituales compañeras de Venus y Cupido son las tres Gracias: Aglaya (la belleza), Talía (las festividades) y Eufrósine (el júbilo). Jóvenes, hermosas y modestas, con los cabellos prendidos con negligencia; se dan las manos como si se prepararan para la danza, o levantan un brazo por encima del hombro y la cabeza mientras que el otro igualmente colocado va a unirse con la mano de la Gracia próxima.

Las tres Gracias Peter Paul Rubens 1625 1630
Las tres Gracias (Peter Paul Rubens, 1625/1630)

Las Gracias presiden las acciones buenas, el reconocimiento y todo lo que el mundo puede ofrecer de agradable, dulce y atractivo. No solamente dispensan a los hombres amabilidad, la jovialidad, un humor benigno y otras cualidades que constituyen el encanto de la vida, sino también la liberalidad, la elocuencia y la sabiduría.

Marte desarmado Venus tres Gracias Jaques-Louis David 1824
Marte desarmado por Venus y las tres Gracias (Jaques-Louis David, 1824)

Algunas veces se representan en medio de los sátiros más feos, para mostrar que no se puede juzgar a una persona sólo por su apariencia, y que los defectos del rostro pueden ser cambiados por las cualidades del espíritu y del corazón.

La Venus en el espejo Velazquez
La Venus en el espejo (Velazquez 1647-1651)
Venus de Milo periodo helenistico escultura
Venus de Milo (130 a.C - 100 a.C., escultura del periodo helenistico)
Comparte este artículo

Deja un comentario

17 − 9 =