Sustos nipones

En Japón saben dar sustos, y si no, que se lo digan a los pobres elegidos de estos programas en los que no hay más que sustos y sustos a raudales. Me encanta verlos, pero otro gallo cantaría si me dieran a mi alguno de estos sustos.

En el primer vídeo, tenemos el pasillo del terror, donde pasar por él es toda una peripecia. Nunca sabe uno lo que puede salir del suelo. También el micrófono aspersor, que deja a los presentadores bien fresquitos. Seguimos con las imágenes 3D reales y los sillones frágiles para continuar con el micrófono saltarín. Luego unos sustos fuertes mientras escribes en una mesa de dudosa estabilidad y más sorpresas desde el suelo de un pasillo ¡uno no puede ir tranquilo por la vida!

Al final tenemos los listos que consiguieron escapar de las bromas, gente con suerte o tomas falsas de las bromas.

En este otro vídeo recopilatorio, podemos ver más bromas variadas, siempre con sustos por en medio. Todo vale: gritos, apariciones por sorpresa, bolas de nieve gigantescas, rocas inmensas, cigarrillos explosivos, micrófonos acuíferos o aves en baños públicos.

En este, le dan el susto de su vida a un pobre hombre que se sube en un taxi a manos de un conductor pirado.

En esta broma, recrean al niño de la peli «El grito», Toshio, que da unos sustos fantasmales.

Y para finalizar, el hombre que asusta berreando a los pobres viandantes.

bromas sustos japoneses

Comparte este artículo

6 comentarios en “Sustos nipones”

  1. la de la cabeza es muy buena,parece que lleva de todo dentro del abrigo ese…lo de inclinarse tambien puede ser porque lleva algo para apoyar un poco el peso en las pantorrillas….aunque he visto gente que practicaba el break dance que hacia cosas parecidas,parecian que se iban a caer de tanto que se inclinaban, pero tanto como este viejo no..

    Responder

Deja un comentario

5 × 2 =