¿Por qué sentimos vergüenza en público?

Imagina que estás en un supermercado, y mientras pasas por los pasillos entre la gente, sin querer tiras una pila de objetos que causa un gran estruendo. En ese momento, todas las personas que tenías a tu lado, y que te habían resultado desapercibidas, pasan a importarte y sientes vergüenza del escándalo que has provocado. ¿Por qué sentimos esta clase de vergüenza en público?

supermercado

Todo se remonta a cuando el hombre comenzó a juntarse en sociedades con otros homínidos. En cualquier sociedad, el estatus y la competencia asegura el éxito del individuo en la comunidad. Por eso, si sentimos desventaja en público, aflora un instinto pretérito de competitividad por el que intentaremos enmendar nuestro error: «Yo no he sido, la pila se ha caído sola», diremos.

primeros-hombres

Así, aunque sabemos que nunca volveremos a ver a esas personas porque no las conocemos… ¿por qué nos importa lo que piensen? Muy sencillo. Las comunidades antiguamente eran de muy pocos miembros, todos se conocían y el estatus estaba muy definido.

Así, estas personas anónimas nos importan debido a nuestro instinto competitivo, una reminiscencia de cuando el humano convivía en sociedades y grupos reducidos. Esto nos hace sentir que nos conocen y evalúan nuestro grado de fuerza en el grupo. Por supuesto, a nadie le gusta ser el débil de la comunidad, y la vergüenza es un factor de nuestra insatisfacción.

los-primeros-chinos

Comparte este artículo

6 comentarios en “¿Por qué sentimos vergüenza en público?”

  1. Que curioso a donde se remonta.

    No soy de tirar cosas en los super pero si de las que salta la alarma cuando salgo de las tiendas, tengo mala suerte y se les olvida quitar la alarma, menuda vergüenza que paso, si.

    Responder

Deja un comentario

diecinueve + 9 =