La química de los besos

Para mucha gente, el momento más feliz de su vida corresponde al primer beso. Y esto no es una exageración, ya que un grupo de científicos de la Universidad de Albany descubrió que durante el primer beso estudiamos, sin darnos cuenta, a la otra persona, pudiendo desencadenar un lazo más fuerte entre los dos o una rotura del vínculo que los une.

beso pareja

Según los análisis del estudio, durante el beso se genera un intercambio de señales químicas que permiten conocer la compatibilidad genética y la fertilidad de la pareja. Aparte, durante el beso se intercambian hormonas como la testosterona, que ayuda a mejorar la receptividad sexual de la mujer, o la oxitocina, una hormona relacionada con el vínculo emocional y la felicidad sexual. Es por ello que los hombres suelen dar besos con lengua y con la boca más abierta, ya que así se produce un mayor suministro de testosterona que, como hemos explicado, aumenta el deseo sexual femenino.

Existen hipótesis que afirman que los besos pudieron haber sido un antiguo sistema de alimentación de la época del hombre de Cromagnon, muy similares al que emplean las aves con sus crías.

El estudio se realizó entre jóvenes estudiantes solteros, por lo que los resultados no tienen porqué funcionar en personas casadas y con hijos.

Existen muchas formas de explicar lo que se transmite con un beso, pero no hay otra tan clara como la siguiente frase: El beso es la mejor manera de transmitir amor… y tuberculosis.

beso

Comparte este artículo

Deja un comentario

18 − diecisiete =