Heráldica de los apellidos: Letra C

CABALLERO

Procede de Aragón, concretamente de Alcañiz (Teruel), lugar desde el que se extendió por Castilla, Asturias y Andalucía. ¿Cuál pudo ser la base de este apellido? ¿Acaso se trató de algún hidalgo al que, siendo noble y señor feudal, sus vasallos llamaban «el caballero» y de ahí lo que en principio fue una forma de designarlo acabó convirtiéndose en apellido? Nada en concreto puede decirse al respecto. Lo que es cierto que, en la documentación de que disponemos no hemos encontrado este dato. Varias ramas del apellido pasaron al Nuevo Mundo. De todos modos, se trata de un apellido que no está excesivamente generalizado en América.

Geográficamente, hay un distrito en Paraguay así denominado: Caballero, situado al S.E. de la capital, Asunción. No consta quién lo fundó, ni a quién debe su nombre. De este apellido los hubo precisamente en Paraguay y entre ellos puede citarse a Bernardino Caballero, un militar que llegó a ser presidente provisional de aquel país y que durante su gobierno se caracterizó por su política de reformas, tolerando y respetando la oposición política. En lo que se refiere a Cuba, descendiente de una de las líneas españolas que pasó a aquel país fue José Agustín Caballero, sacerdote y pedagogo, que fue profesor de la Real y Pontificia Universidad en el año 1.771, así como José Caballero de la Luz, otro escritor cubano también de ascendencia hispana.

caballero apellido escudo armas

Perteneciente a la rica clase de los terratenientes criollos, viajó por Europa donde se relacionó con hombres como Mumboldt. Fundó el Colegio de San Pablo en la capital cubana y fue autor, entre otras obras de los aforismos de valor moral y cívico, no obstante su condición de partidario de la esclavitud de los negros. El Marquesado de Caballero lo ostentó don José Antonio Caballero, que fue nombrado ministro de Gracia y Justicia en substitución de Jovellanos. En la Guerra de la Independencia, reconoció al hermano de Napoleón, José I como rey de España, lo que a la caída de éste, le hizo emigrar a París no regresando a España hasta 1.820.

Armas: El campo de gules, un caballero armado, jinete en un caballo del mismo metal con una espada desnuda en la mano diestra y una rodela en la siniestra.

CABANILLAS

Este apellido viene de Francia. Durante la Reconquista española, algunos caballeros del país vecino cruzaron la frontera para incorporarse a los catalanes y aragoneses que luchaban contra los moros. Parece ser que, en un principio, el nombre fue el de Cabanilles y así consta en antiguos documentos del Principado de Cataluña. Luego, con el paso del tiempo y al ir difundiéndose por toda España, se alteró ligeramente, convirtiéndose en algunos casos en Cabanillas, ya que tampoco ha desaparecido el original de Cabanilles. Se tienen noticia de un caballero nacido en Cataluña llamado Pedro de Cabanilles que descendía precisamente de los franceses a que hemos hecho referencia.

Armas: Escudo de gules con un corderito con bandera y diadema de plata puesto encima de un libro de oro.

cabanillas apellido escudo armas

CABELLO

Procede de la provincia de Burgos, concretamente de Espinosa de los Monteros. Muchos tratadistas explican su origen en cierto monte del mismo nombre próximo a donde tuvieron su primera Casa Solar. Otros explican que varios miembros de esta familia ya participaron a las órdenes del rey don Pelayo. Se afirma que fue el conde Fernán González quien les otorgó, el castillo que ostentan en su escudo de armas en recuerdo de la defensa que hicieron del de San Esteban de Gormaz, en Soria. En el expediente existente en la Secretaría de Estado del Despacho de Indias se especifica que Cabello es oriundo del lugar de Espinosa de los Monteros.

Armas: En campo de sinople, una torre de plata y bordura de oro con ocho estrellas de azur.

cabello apellido escudo armas

CABEZUDO

Apellido castellano muy antiguo que algunos lo califican como toponímico, indicando que el origen puede estar relacionado con alguna prominencia del terreno. El primero de este apellido que probó la limpieza de sangre del mismo y su hidalguía fue don Francisco de Escobar de Espinosa Cabezudo, que lo hizo así para vestir el hábito de la Orden de Calatrava. Este caballero fue natural de Valladolid y el hecho ocurrió en el año 1.631. Entre los de este apellido que pasaron al Nuevo Mundo figura don Marcos Cabezudo, natural de Moguer (Huelva) que participó junto con Hernán Cortés en la conquista de Méjico. Este apellido, Cabezudo, se encuentra con preferencia no sólo en Méjico, sino también en Perú.

Armas: En campo de plata, un monte de sinople sumado de un castillo de gules.

cabezudo apellido escudo armas

CABRAL

Proviene de un linaje portugués muy antiguo, cuyo punto de partida se ignora sabiendo que en el año 1.271 existía ya un personaje llamado don Pedro Anes Cabral. Desde este país, los Cabral pasaron a Galicia, León, Zamora, Castilla y Andalucía y posteriormente al Nuevo Mundo. Algún que otro genealogista lo achaca a la ciudad de Vigo (Pontevedra) desde donde pasaron a Portugal. Pero lo que sí es cierto es que don Jorge Díaz Cabral que sirvió al emperador Carlos V en las guerras de Nápoles, conquistó el castillo de Belmonte luchando con el Gran Capitán don Gonzalo Fernández de Córdoba, por cuya acción Carlos V le otorgó escudo personal de armas.

Armas: En campo de oro, un árbol de sinople y dos cabras de gules empinadas al tronco.

cabral apellido escudo armas

CABRERA

Apellido que ya se cita relacionado con los monarcas godos en la persona del príncipe don Osorio, primo y caudillo del rey Don Pelayo. Fueron varios los caballeros Cabrera que lucharon contra árabes. La casa de Canarias formada por Alonso de Cabrera, hijo de Fernando Díaz de Cabrera, sexto Señor de las Torres de Arias Cabrera, embajador del rey Enrique III al rey moro de Granada y conquistador de Antequera. El hijo de Diego Cabrera el Viejo fue el conquistador de las Canarias. Don Alonso de Cabrera, caballero venticuatro de Córdoba pasó a Lanzarote y luego a Fuerteventura. De él descienden los famosos Coroneles de la isla, a los que perteneció el palacio del pueblo de la Oliva.

Armas: En campo de plata, dos cabras pasantes, de sable.

cabrera apellido escudo armas

CADENA

La primitiva casa solar estuvo establecida en la villa de Aguilar de Campoo, siendo por tanto, familia castellana. Su antigüedad proviene de los tiempos del rey don Enrique III, ya que fue ante sus alcaides de hijosdalgo donde ganaron ejecutoria de hidalguía los hermanos Martín, Pedro, Andrés y Alvaro de la Cadena, hijos de Andrés González de la Cadena, Alcalde Mayor de Murcia. Estos datos se obtienen a través del genealogista Cascales; don Francisco Piferrer, efectúa la aclaración en la descripción del escudo, ha puesto la bordura conforme a las reglas heráldicas.

Armas: Escudo cuartelado. 1º, de gules y una cadena pendiente de las almenas de un castillo de piedra. 2º y 3º, del mismo color y un espino arrancado. 4º, de plata y dos lobos de sable. La bordura lleva seis castillos de piedra.

cadena apellido escudo armas

CALATAYUD

Es apellido de Aragón, y proviene casi con seguridad de la villa de este nombre. Es muy posible que algunos de los caballeros que luchaban bajo las banderas del rey don Jaime I, de Aragón, al ocupar esta plaza, adoptaran su nombre como apellido, dando así origen al linaje Calalayud. Mosén Jaime Febrer, en sus «Trobas», cita a cierto caballero llamado Jaime Zapata de Calatayud, descendiente, según él, del rey Sancho Abarca. Lo que sí es bien cierto es que el apellido se extendió rápidamente por España, con preferencia en ambas Castillas, siendo la región conocida como la Mancha y en concreto la provincia de Ciudad Real donde se le puede encontrar con bastante facilidad.

Armas: de gules y tres zapatos o botas, jaquelados de plata y sable.

calatayud apellido escudo armas

CALDERÓN

Apellido de origen castellano; parece ser que el primero que utilizó este linaje y por tanto, tronco del mismo, fue don Ortún o Fortún Ortiz, hijo de Ortún Sanz, o Sánchez de Salcedo y Ayala. Sobre el motivo de usar el apellido Calderón, existen diversas versiones. Unos dicen que fue porque siendo niño, se cayó en una caldera; otros opinan que nació tan débil que no daba señales de vida y que sus amas para darle aliento, lo metieron en una caldera de agua tibia, a ver si así reaccionaba.

Omitiendo lo anterior, que probablemente no sean otra cosa que meras conjeturas, este apellido tal vez explique su origen en la semejanza de las palabras «caldera» y «calderón», aumentativo de la misma, pero nada tiene que ver tal cosa con las citadas versiones de la niñez del personaje a que nos hemos venido refiriendo. Es indudable que don Fortún Ortiz ya, desde niño, llevó este apellido, pasando a denominarse don Fortún Calderón, lo que más tarde le confirmó el rey don Alfonso, al mismo tiempo que le daba como blasón las armas que luego quedarán descritas.

En el siglo XIII, fue uno de los primeros ricoshombres a quien el rey don Alfonso señaló «heredamientos» en Sevilla.

calderon apellido escudo armas

Su primitivo solar estuvo en el valle de Ayala pero sus descendientes fueron esparciéndose por toda la extensión de la Península, por lo que actualmente este apellido se encuentra representado en todo el territorio nacional.

Lo que es muy cierto, es que dichos descendientes se hicieron notar, siempre, por la fidelidad y bravura con que sirvieron a sus reyes y que además, por sucesivos entronques, fueron enlazando con las principales familias de la nobleza española.

Célebre es el miembro de esta familia don Rodrigo Calderón que obtuvo el título de Marqués de Siete Iglesias y Conde la Oliva, que víctima de la envidia, acabó sus días en el cadalso, pero habrá que decir que, ni aun sometido a tormento, admitió las culpas de que fue acusado y subió al patíbulo con tal gallardía y arrogancia que despertó la admiración incluso entre sus más enconados enemigos.

Armas: Escudo de plata, cinco calderas de sable en sotuer. Bordura de gules con ocho aspas de oro.

CALVILLO

Se trata de un linaje de procedencia aragonesa que tomó parte en la empresa de guerra que culminó con la toma del reino de Murcia por las huestes cristianas.

Miguel Pérez Calvillo fue uno de los caballeros que se destacó en las citadas batallas por lo que al ser ocupada la ciudad murciana del poder de los moros, fundó en ella su casa solar, entrando en el repartimiento de tierras, por lo que quedó muy bien heredado. Sus descendientes han gozado siempre de las preeminencias afectas a su reconocida hidalguía y fueron contrayendo alianzas, mediante enlaces matrimoniales, con casas muy principales, como son las de Carrillo, Ayala, Castro y otras.

Armas: Escudo de azur y trece roeles de oro.

calvillo apellido escudo armas

CALVO

El apellido Calvo es muy antiguo, tanto, que existen tratadistas que remontan su origen a la época romana haciendo cabeza del linaje al patricio romano Calvo Atendoro. Pero esto es algo que no está probado por lo que dicha versión conviene tomarla con reservas. Nada se dice si el citado patricio radicó en la Península Ibérica donde creó la familia que diera origen al apellido Calvo.

Lo que sí se sabe con bastante certeza es que Calvo desciende del Conde Laín Calvo, juez de Castilla. Por tanto debe estimarse como apellido castellano.

La extensión de este apellido por España se remonta a la época de la Reconquista, siendo numerosos los caballeros de este apellido que participaron en la lucha contra los invasores árabes, pudiendo encontrarse la citación de los mismos en las crónicas de aquellos tiempos.

Sabiendo que se trata de apellido castellano, la labor de investigación consistía en averiguar, si era posible en el lugar de dicha región donde tuvo su nacimiento. No con absoluta seguridad, sí con bastantes probabilidades de que sea así, acaso podría citarse la provincia de Burgos, de donde pasó rápidamente a las de Zamora, Palencia y Valladolid para extenderse después al resto del territorio español.

calvo apellido escudo armas

Tiene probada su nobleza en las Órdenes Militares de Santiago, Calatrava y Carlos III (Años 1.726, 1.664, 1.776, 1.791, 1.819 y 1.837).

De la rama que se trasladó a Chile desciende don Diego Calvo de Escalada y Orozco alcalde que fue de Santiago de Chile, caballero de la Orden de Santiago, que fue creado Marqués de Villapalma de Escalada en 10 de agosto de 1.732.

De otra rama que pasó a Cuba desciende don Pedro José Calvo de la Puerta, vecino de La Habana, creado Conde de Buenavista el 10 de abril de 1.766.

Hoy el apellido Calvo se encuentra tan extendido por España que sería difícil fijar aquella región dónde abunde más.

Armas: Escudo partido: 1º en el campo de oro con una faja de gules. 2º en el campo de gules, cinco puntas de lanza de plata puestas en sotuer; medio cortado de gules con seis bandas de sinople. Bordura de gules cargada en la diestra con nueve aspas de oro y en la siniestra con el lema en letras de oro. «Cum Ferro et Lancea Vici».

CAMACHO

No existe una coincidencia total entre los tratadistas que lo han estudiado. Algunos, sobre sus indagaciones, sostienen que proviene de Francia y otros opinan que su tronco se encontraba en Portugal. Pero ni unos ni otros aportan los datos suficientes para que quede debidamente esclarecido este asunto. García Garrafa se inclina por la primera, al decir que es mucho más posible que lo trajese a España alguno de los caballeros que pasaron al servicio del rey de Aragón en los tiempos de la Reconquista española. Este apellido donde primeramente se estableció fue en la ciudad de Jerez de la Frontera de la que dimanaron las casas que fueron a establecerse en Puerto de Santa María y Montoro y subiendo hacia el centro de la Península, concretamente en la villa de Valdepeñas, en Ciudad Real.

Y fue precisamente de la citada villa de Valdepeñas de donde el linaje Camacho se fue extendiendo primero por la amplia región manchega y más tarde por el resto de la península. La segunda casa del linaje de la que se tiene noticias estuvo establecida en Aragón y existe la duda de si fue la primitiva, es decir, anterior a la de Jerez de la Frontera. Si se acepta como cierta la versión de los caballeros franceses que vinieron al reino de Aragón, entonces es muy posible que lo anterior se ajuste a la verdad histórica, sobre todo si se toma en consideración un dato muy importante: cierto caballero aragonés llamado Juan Camacho ayudó al rey Jaime I en la conquista del reino de Valencia, el noble citado pudo ser descendiente de los caballeros franceses que cruzaron los Pirineos para tomar parte en la lucha de las huestes cristianas contra los sarracenos.

camacho apellido escudo armas

Si es así no cabe la menor duda de que, en efecto, el solar aragonés de los Camacho fue el primitivo de este apellido asentado en España. Este apellido pasó también al continente americano, sobre todo a Venezuela, Bolivia, Colombia, así como otros países de la América Hispana donde fundaron casas nobles que perpetuaron el Camacho a través de los tiempos.

Armas: En campo de gules una torre de plata, aclarada de azur, puesta sobre aguas de azur y plata y acostada de dos pinos al natural, sumontados de dos estrellas de oro.

CÁMARA

Existe cierta confusión en lo que se refiere a su origen. Son muy variadas las noticias de las casas solares inherentes al mismo. Hay constancia de una que radicó en las montañas de Cantabria, ubicada muy próxima a Laredo y, de acuerdo a lo expuesto por García Garraffa es muy posible que fuera de esta casa la línea que se estableció en Baeza en el año 1.435, ya que en los libros del Cabildo de Baeza consta que en ese año murió don Pedro Fernández de la Cámara, Comendador de Santiago. Otro solar radicó en Álava y sus ramas se extendieron por Burgos, Logroño, Valladolid y Guadalajara. Este linaje tiene probada repetidas veces su nobleza en la Real Chancillería de Valladolid.

Armas: En campo de sable, una torre de plata sobre un monte de sinople y dos lobos de oro, empinados a sus muros.

camara apellido escudo armas

CAMARENA

Según el Barón de San Petrillo, en su obra «Los Cruilles y sus alianzas», los Camarena son antiguos Infanzones de Aragón, que asistieron a la conquista de Camarena, en Teruel. Se dice que cuando el rey don Alfonso II de Aragón arrojó a los moros hacia el sur, heredó a los bravos Infanzones, don Ximón López y sus hijos con la Sierra y Villa de Camarena, por haberse distinguido guerreando a su servicio. Uno de sus descendientes, don Juan Camarena, partió a Flandes con los Tercios del Duque de Alba, sirviendo al Rey con el grado de capitán. Se encontró en el saco de Amberes y es fama que prestó muy buenos servicios a la Corona.

Armas: En campo de oro, dos lobos, pasantes, de sable, con garras y lenguas y ojos de gules, puestos en palo. Bordura de azur con ocho aspas de oro.

camarena apellido escudo armas

CAMEROS

De este linaje hubo dos ramas principales: la primera tuvo por tronco principal a don Gonzalo, conde de Rucones, Señor de Cameros y descendiente de la casa soberana de Cantabria, de quien procedió el famoso capitán Sancho Fernández de Tejada, 7º señor de los Cameros. Pero, extinguida la primera casa de Cameros, recayó dicho señorío en don Diego de Tejada, a quien se lo arrebató el rey don Enrique, para dárselo a Juan Ramírez de Arellano, vástago muy ilustre de la casa de los Ramírez de Arellano, de donde proceden muchos títulos de Castilla, entre los que cuentan, el señorío de Cameros, por lo cual gozaban de la elevada dignidad de Grandes de España.

Armas: Escudo de sinople cuartelado por una cruz paté de oro; sobre el todo, escusón de plata y un león de gules coronado de oro.

cameros apellido escudo armas

CAMINO

El solar más antiguo que se conoce radicó en Cantabria, en el lugar de Ajo perteneciente al Ayuntamiento de Bereyo, partido judicial de Santoña extendiéndose más tarde por toda la montaña cántabra, así como a Castilla, Andalucía y América. Que los datos anteriores corresponden a una autenticidad, lo prueba el siguiente hecho: en el año 1.562, el Rey de Armas del rey Felipe II, don Diego Hernando de Mendoza, suscribe una ejecutoria de nobleza de la familia Camino donde se señala que este linaje tiene su cuna en el expresado pueblo cántabro de Ajo, procediendo de cierto caballero apellidado Camino, que fue natural de Tours, en Francia y el blasón del linaje ha sido confirmado varias veces por los más acreditados autores genealógicos.

En el citado pueblo de Ajo donde todavía quedan algunas casas solariegas donde pueden verse, grabadas en piedra, las armas del linaje Camino. En la iglesia parroquial de San Martín existe una capilla con una bellísima figura en actitud orante que representa a Pedro Llavad Camino, Tesorero y Secretario General del Santo Oficio (Inquisición) de Logroño, con fecha de 1.640. Otra estatua semejante se encuentra en el Colegio de San Ildefonso en la misma población y orna el sepulcro de don Alonso de Camino siendo de las villas de Pie de Concha y Bárcena, de finales del siglo XVI.

camino apellido escudo armas

Hay que señalar asimismo que don Juan Alonso y don Pedro de Camino y Rivera, naturales de Sevilla, ingresaron en la Orden de Santiago y en el expediente que se les siguió consta claramente, aparte de su nobleza de sangre, que son hijos de don Juan Alonso de Camino, fundador de la casa en el lugar de Ajo, provincia de Cantabria. Por otra parte, don Felipe de Camino, también natural de Santander, hizo probanza de hidalguía en 1.703 para ingresar en la Orden de Calatrava. Por otra parte no son pocos los apellidos que se anteponen a Camino: Pérez del Camino, García de Camino, González de Camino etc.

Armas: Un escudo de oro con un árbol verde surmontado de una flor de lis azur, con orla recargada de ocho veneras de oro.

CAMPOMANES

Tomó el nombre del pueblo de Campomanes (Asturias). Algunos autores afirman que ya existía en tiempos de los godos, pero lo desechamos al no existir pruebas de su veracidad y nos atenemos a lo expuesto por Tirso de Avilés en su obra «Antigüedad y Nobleza de Asturias». En el siglo XVIII la nobleza de este linaje fue renovada por don Pedro Rodríguez de Campomanes, insigne jurisconsulto y escritor, que desempeñó importantes cargos que merecieron honoríficas distinciones y el título de Conde de Campomanes.

Armas: Escudo de plata y un sauce puesto entre dos ríos, con una llave en cada lado del tronco y una serpiente de dos cabezas enroscada al tronco y las dos llaves, en cada lado del escudo, una corona de laurel, cerca de la copa del árbol y más abajo, un aspa de gules.

campomanes apellido escudo armas

CAMPOS

Este apellido es castellano, oriundo de Tierra de Campos, en las provincias de Valladolid, León y Palencia. Se trata de un linaje sumamente extendido por Castilla y León, aunque con ramificaciones en las distintas partes de la península. Repetidas veces tiene probada su nobleza. Sobre todo en la Sala de Hijosdalgo de la Real Chancillería de Valladolid. Lo encontramos en el año 1.772 en la Orden de San Juan de Jerusalén, en las personas de don Manuel y don Juan Campos de Orellana.

La reina doña Isabel II concedió el 30 de junio de 1.868, el título de Marqués de Loja a don Fernando Francisco de Campos y Fernández de Córdoba, hijastro del primer dignatario. Años más tarde, el rey don Alfonso XII concedió el título de Conde Campos de Orellana a don Pedro Nicomedes Campos de Orellana y Calvo, y este mismo monarca otorgó, en 19 de junio de 1.884, el título de Marqués de Iznate a don Antonio Campos Barín.

Como apellido y como nombre geográfico, Campos se encuentra muy extendido por España y América. En Brasil, la ciudad de Campos cuenta con más de 350.000 habitantes. En España, la comarca de la meseta septentrional es conocida como Tierra de Campos y es, como ha quedado expuesto, la cuna del apellido.

campos apellido escudo armas

Culturalmente, el nombre de Campos de Urnas va unido a cierta civilización prehistórica de Europa durante la segunda mitad de la Edad del Bronce. Viene este nombre de la costumbre que tenía esta cultura de incinerar los cadáveres y depositar las cenizas en unas vasijas o urnas que luego eran enterradas.

Procedentes del centro de Europa, este pueblo atravesó los Pirineos para establecerse primeramente en la cuenca del Ebro y posteriormente en la meseta castellana donde desarrolló una amplia cultura cerealista.

En América, el apellido Campos se encuentra bastante extendido, contándose políticos, militares y un presidente de la República en Brasil.

Armas: En campo de gules, un león rampante de oro.

CANALES

Toma su nombre del lugar de Murias de Paredes (León) desde donde se extiende por toda la península. Una de sus ramas pasó a Aragón instalando casa solar en la villa de Uncastillo, en Zaragoza. El linaje Canales probó repetidas veces su nobleza y limpieza de sangre en la Real Chancillería de Valladolid, para ingresar en las distintas Órdenes Militares: Montesa, Santiago, y Calatrava. Debió haber también una línea que pasó a Cataluña, dado que en el año 1.691, don Francisco Canales Facio, probó su nobleza para ingresar en la Orden de Calatrava.

Armas: En campo de gules, un castillo de plata, bordura de plata con ocho leones de sable; otra segunda bordura de gules con este lema en letras de plata: «Por mi rey pondré la vida, y esta y honra por mi Dios».

canales apellido escudo armas

CÁNOVAS

Según la mayoría de los genealogistas, el tronco de este linaje se encuentra en Murcia. Pero también advierten que hay una corrupción en el apellido, ya que originalmente se denominó Calanovas. Así, Morote escribe al respecto: «Los del apellido Calanovas que, corrompido dicen Cánovas, son muy buenos hijosdalgo y en el libro de la población de Lorca, se halla don Pedro Cánovas y Fernández Cánovas». El escudo de esta familia fue certificado por Francisco Sánchez de Valdés, escribano del rey, en 1.557, a petición de Miguel de Cánovas y Pedro de Cánovas. Citaremos a don Antonio Cánovas del Castillo, destacado político conservador del pasado siglo, que tanto influyó en la política de la nación.

Armas: Un escudo azul y en él una faja de oro, y sobre ella tres estrellas, cada una de ocho puntas.

canovas apellido escudo armas

CANSINO

Este apellido puede tomar tres distintos, Cansino, Cansinos o Cancino, procede de las montañas de León. En la conquista de Andalucía, fueron parte de las huestes que ocuparon Carmona, Sevilla, lo que les llevó a establecer casas solariegas en dicho lugar. Desde aquí partieron a América. Fueron numerosos los miembros de este apellido que probaron su nobleza ante las Ordenes Militares de San Juan de Jerusalén, Real Compañía de Guardias Marinas y Orden de Santiago. Don Jerónimo Cansino fue Regidor Perpetuo de Carmona, don Antonio de Cansino Caballero Venticuatro de la Ciudad de Sevilla y don Francisco Cansino y su hijo Jerónimo, Jurados de Carmona.

Armas: En campo de azur, tres bandas de plata cargadas cada una con tres armiños de sable.

cansino apellido escudo armas

CANTÚ

El origen de la familia Cantú es claramente italiano, derivada de Cantuti. Desde tiempos remotos poseyó casas solares en Módena, Milán, Balerna, Lugano y Bolonia. Esta familia italiana no sólo pasó a España, sino que varios de sus miembros lo hicieron al continente americano estableciéndose en lo que hoy es el Estado de Texas, a principios del siglo XVIII. Es un apellido toponímico y debió originarse en el lugar de este nombre, en la provincia de Como (Italia).

Armas: Escudo cortado: 1º; un brazo armado empuñando un cetro flordelisado, moviente del flanco siniestro y 2 ; tres bandas de gules sobre campo de plata. No se indican los colores de la parte superior del escudo en cuantos Nobiliarios hemos consultado. Bien puede ser el brazo de plata, sobre campo de oro.

cantu apellido escudo armas

CAÑABATE

Para conocer los antecedentes históricos, de este ilustre linaje, nos basaremos en los datos que refiere, al respecto, el genealogista y Rey de Armas, don Juan de Mendoza.

De acuerdo a lo que escribe el citado genealogista, los varones de este linaje fueron siempre muy estimados, por sus singulares méritos, que se hicieron visibles por sus hazañas en los campos de batalla al servicio de sus reyes.

Se distinguió especialmente, don Juan Cañavate de la Cueva, que se hizo merecer de todos los elogios, por sus valerosos y leales servicios a la corona, durante la conquista del reino de Granada.

Más tarde, este mismo caballero, don Juan Cañavate de la Cueva, tornó a distinguirse en la sofocación de las sublevaciones que se levantaron en contra los Reyes Católicos.

Pasó después, al servicio del emperador Carlos V, al que permaneció fiel en las luchas de los comuneros, a los que combatió en la defensa de este emperador participando en la batalla de Villalar que acabó con la derrota de los partidarios de las Comunidades.

cañabate apellido escudo armas

Por estos hechos, Carlos V, en el mes de octubre del año 1.559, premió los servicios de tan leal vasallo, concediéndole títulos de nobleza para él y todos sus descendientes, nacidos y por nacer, tanto varones como hembras, armándole caballero de la Espuela Dorada y habilitándole para todos los actos honrosos que, pertenecen a los caballeros de dicha Orden.

Todo lo anterior lo expresa el anteriormente citado Rey de Armas don Juan de Mendoza, mediante un certificado que a petición de don Jorge de Cañavate y Velasco, Capitán de infantería en el partido de Chinchilla, le fue expedida, añadiéndose además, que dichos privilegios de nobleza fueron confirmados más tarde por el rey don Felipe IV, el 27 de noviembre del año 1.629.

Armas: Escudo partido en palo: 1º; en campo de oro un águila negra coronada y exployada, con el pico abierto y las patas bajas. 2º; sobre azur cinco estrellas de cinco rayos cada una, de oro, en sotuer. Bordura de gules y ocho castillos de oro.

CARBALLO

Este linaje tuvo su origen en la villa de Carballo (La Coruña), extendiéndose a Asturias y Portugal. El primer Señor de Carballo fue don Pedro Alvarez de Carballo, Capitán General de Alcázar.

En lo que respecta al escudo de este noble linaje, existen dos versiones del mismo. La familia gallega trae como armas: en campo de oro un árbol de sinople y pendientes de sus ramas dos cadenas de hierro, una a cada lado y un lobo pardo al pie del tronco atado a este con una cadena de sable; otros traen, en campo de oro un árbol de sinople arrancado y un brazo armado de sable, con espada de plata en la mano, que sale de su copa. Por su parte los del linaje Carvallo asturianos traen un escudo cuartelado: lº y 4º; en campo de plata, tres fajas de gules y 2º y 3º; en campo de plata, un lobo andante de sable.

carballo apellido escudo armas

CARBONELL

Los del linaje Carbonell fueron muy buenos marinos de guerra. Habrá que dejar consignado que este apellido procede de Cataluña, donde tiene una gran antigüedad, pasando después a Valencia, al reino de Murcia y a las islas Baleares. Un caballero del primitivo linaje catalán, que fue, como queda dicho el tronco de este apellido, llamado Poncio Carbonell, nacido en la villa de Rosas, y su hijo Alonso, sirvieron bajo el estandarte del rey don Jaime I «el Conquistador» y siendo como eran ricoshombres de grandes fortunas no sólo pusieron el valor de su brazo al servicio del monarca, sino que le concedieron numerosos préstamos destinados al sostenimiento de las guerras contra los moros.

En lo que a ellos toca, armaron a su costa y pagándola de su bolsillo, una fragata con la que merodeaban por las costas del Reino de Valencia y a toda embarcación sarracena que veían la intimaban a la rendición, o de lo contrario era echada a pique. Con su acción apresaron numerosas naves musulmanas lo que al tiempo que en algunas encontraban riquezas, en otras se apoderaban de víveres y aprovisionamientos que iban destinados al sostenimiento de la ciudad que ya estaba cercada por tierra por las huestes del rey don Jaime. Muy agradecido este rey por los valiosos servicios que le habían prestado los Carbonell, una vez conquistada Valencia los incluyó en el repartimiento de tierras, dándoles ricas heredades que aumentaron la ya muy considerable fortuna de los de este linaje catalán.

carbonell apellido escudo armas

Entre otras tierras, obtuvieron heredamiento las ciudades de Játiva y Orihuela. Algunos años después vivió José Carbonell, descendiente de los anteriores que se distinguió como Primer Teniente de los Voluntarios Honrados de Valencia. En el año 1.285, Bernardo Carbonell fue diputado por la villa de Alcudia en las islas Baleares, para prestar homenaje y juramento al rey don Alfonso III. En tiempos del rey don Felipe IV, Juan Bautista Carbonell fue uno de los capitanes que más se señalaron en las guerras de Flandes, no sólo por su valentía sino también por su pericia militar.

Armas: Escudo de sinople y un castillo de plata.

CÁRCEL

Puede ser Cárcel o De la Cárcel, indistintamente. Todos los indicios señalan que este apellido tuvo su origen en la ciudad de Arévalo (Ávila) punto de partida para su extensión a ambas Castillas, y Andalucía. También existen tratadistas que señalan que el origen se pierde en la oscuridad de los tiempos siendo imposible fijarlo con total exactitud. En lo que todos están de acuerdo es que se trata de un linaje muy noble. Un dato muy valioso es el que señala que ya en el año 1.059 se mencionan a los caballeros apellidados de la Cárcel en la conquista de la villa de Arévalo, señalándose la pugna que esta familia sostuvo durante más de doscientos años por la hegemonía del nombre del linaje.

Armas: En azur, una bandera de gules, cargada con una media luna de plata.

carcel apellido escudo armas

CÁRCOVA

Los genealogistas sostienen que procede de la montaña de Cantabria y que el linaje procede de Cárcamo.

Armas: Cuartelado, 1º en azur, un león rampate jaquelado de plata y gules, 2º en azur, un águila de oro exployada, 3º en azur, un castillo de oro y 4º sobre aguas, un castillo de oro terrasado, y un áncora a cada lado. Se dice también que este escudo lleva por cimera un león de oro naciente con una espada en la mano y su cola atravesada de una cinta blanca que lleva el lema: «Virtus vincit». Este escudo fue usado por don Juan Manuel de la Cárcoba, oficial supernumerario del Ministerio de Marina de España. El mismo blasón que se ve esculpido en una casa de Liérganes, en Cantabria. También existe en Niera, en la casa del Caballero de Santiago don Miguel García de la Cárcova y Lastra.

carcova apellido escudo armas

CÁRDENAS

El origen corresponde a La Rioja, aunque muy pronto se extendió por toda la Península. El tronco lo ostenta don Lope Díaz, Conde y Señor de Vizcaya y que tuvo el cargo de Alférez Mayor del rey Alfonso VII y de su hijo Sancho III de Castilla. Los Cárdenas poseyeron los Señoríos de Nájera, Haro y Cañas. El citado don Lope, casado con doña Aldonza Rodríguez de Castro, fue padre de don Lope Sánchez, Señor de la Villa de Cárdenas y combatió contra los moros en Andalucía, guerreando bajo las banderas de don Alfonso XI y don Enrique II, procreando a don Lope Ruiz de Cárdenas, primero que adoptó este apellido tomado del nombre de su feudo. La familia Cárdenas está en posesión de numerosos títulos nobiliarios.

Armas: En campo de oro dos lobos de azur puestos en palo.

cardenas apellido escudo armas

CARDEÑA

Linaje castellano, con casas solares en Soria, Burgos, Valladolid y Madrid. Una rama de este apellido pasó a Méjico. Ante la Sala de Hijosdalgo de la Real Chancillería de Valladolid, litigaron por el reconocimiento de sus preeminencias en los lugares donde se hallaban afincados, don Alonso, doña Francisca, y don Francisco de Cardeña, vecinos del Burgo de Osma (Soria) en 1.670; don Lorenzo de Montoña Salazar y Cardeña, de Valladolid, nieto de don Francisco de Cardeña y del Corral, procurador de la Real Audiencia de Valladolid» en 1.704; y don Domingo y don Eulogio de Cardeña, también de Osma, en 1.756. El Estado Noble de la Villa de Madrid admitió en el año 1.736 a don José Gaspar de Cardeña.

Armas: En oro, tres trompetas de azur, cordadas de gules, puestas dos y una.

cardeña apellido escudo armas

CARDONA

Catalán, procedente de la Casa Real de Francia, que tiene como tronco a Raimundo Folch, que pasó a Cataluña, a luchar contra los árabes a las ordenes de Carlomagno, que le agració, en el año 791, con el título de Vizconde de Cardona, elevado a Condado por D. Pedro IV de Aragón, en 1375, a D. Hugo de Cardona; fue elevado a Ducado el 17 de abril de 1491 por los Reyes Católicos a favor de D. Juan Ramón Folch de Cardona, V Conde.

Armas: En campo de gules, tres cardos de oro bien ordenados.

cardona apellido escudo armas

CARO

Apellido originario de Vizcaya, de muy antiguo y noble linaje. Uno de sus primitivos solares estuvo ubicado en Bilbao. Pero desde los tiempos más remotos, el apellido se fue extendiendo primero por las provincias limítrofes y después, por el resto de la península. En primer lugar, una línea fue a establecerse en el valle de Toranzo, en la provincia de Cantabria, y posteriormente el apellido fue expansionándose por La Rioja, Castilla, Aragón, Valencia, Andalucía, Baleares y Murcia, siendo Cataluña la parte de España donde menos se propagó.

En la Batalla de las Navas de Tolosa no faltaron los caballeros del apellido Caro. Muy al contrario, se hicieron notar por el valor demostrado en la lucha. Algunos de ellos se quedaron en Andalucía, fundando casas, dejando hijos y sucesores que participaron activamente en las luchas de la Reconquista.

Como ejemplo, puede citarse a Rodrigo Caro, a Andrés Caro, conquistador de la villa de Lorca, tronco de las familias Caro que se conservan en aquella región.  El linaje Caro pasó también a Italia pudiendo citarse al vizcaíno Juan Caro que se mantuvo al servicio del emperador Enrique V, durante las guerras de Sicilia.

caro apellido escudo armas

El apellido Caro probó su nobleza repetidas veces en las Ordenes Militares de Santiago y San Juan de Jerusalén, enlazando con la casa de Medina Sidonia.

En 1.739 fue creado el marquesado de la Romana que prestó con José Caro Maza de Lizona, con Grandeza de España que le fue otorgada en el año 1.817 al Marqués don Pedro Caro y Salas. En el mismo año fue creado Conde de Peña-Mamiro don Joaquín Caro y Alvarez.

A título de anécdota y, desde luego, sin la garantía del rigor histórico ha habido quien al hablar de este apellido ha pretendido remontarlo a la Roma Imperial, basándose en el emperador Marco Aurelio Caro, (Marcos Aurelis Caru) pretendiendo que el Caru romano se transformó en el Caro vizcaíno.

Armas: En campo de oro, un brazo armado, moviente del flanco siniestro, con una espada de plata en la mano.

CARREÑO

El primitivo y noble solar de este linaje radicó en Asturias, en el Concejo de Carreño, cerca de Avilés. Fue de allí de donde partieron para las guerras contra los moros lo que los llevó a esparcirse por todos los puntos de España, principalmente en la ciudad de Lorca, ya que participaron activamente en la conquista del reino de Murcia y una vez que esta se completó, quedaron muy bien heredados como premio a la valiosa ayuda prestada a su rey.

Uno de los caballeros de este linaje, llamado García Fernández Carreño gozó antiguamente de recibir la ropa que vistiera el rey el día de Viernes Santo, derecho que fue redimido mediante el pago de la suma de diez mil maravedises, una cantidad de dinero muy elevada en aquellos tiempos.  De las líneas que pasaron a América, quedó numerosa descendencia, entre la que puede citarse a Cayetano Carreño, nacido en el año 1.774, venezolano, músico, organista de la catedral de Caracas, y más tarde maestro de capilla.  Teresa Carreño, pianista y compositora, también venezolana, nieta del anterior que inició sus estudios con su padre Manuel Antonio Carreño y más tarde con Antón Rubinstein. En 1.862 dio su primer concierto en Nueva York y al año siguiente actuó como solista en la Orquesta Filarmónica de Boston.

carreño apellido escudo armas

Posteriormente dio conciertos no sólo por toda América, sino por la mayoría de los países de Europa. Siempre obtuvo grandes éxitos. Actuó también como cantante y directora de orquesta.  Y en lo que se refiere a nuestra patria, debe citarse a Juan Carreño de Miranda, pintor, nacido en el año 1.614 en Avilés, establecido en Madrid desde 1.624. Su formación fundamental se basa en el gran pintor don Diego Velázquez, influencia que se acentuó después de la muerte de éste. Su copiosa producción, casi toda perdida, excepto la de las Descalzas Reales, estuvo siempre influenciada por Velázquez, pintor del rey Carlos II.

Armas: Escudo de sinople y un águila de oro con una rueda de carro del mismo metal en cada pie, en el jefe, dos flores de lis también de oro; bordura de gules y ocho aspas de oro.

CARRILLO

En el tiempo del Conde Fernán González llegaron a Castilla, de Alemania, dos caballeros hermanos y por ser muy apegados se les comenzó a llamar «los Carrillos». Según otros, eran primos de Berengario, rey de Italia y habían dado muerte a su favorito forzándoles a acogerse a la protección del Conde. El apellido aparece en Castilla muy pronto. En la ciudad de Burgos, Tordomar, de Lerma y en otras, parece pues de origen burgalés. Varias líneas pasaron a Palencia, Soria, Logroño, Navarra y Andalucía. Otras ramas se extendieron por Cuba, Venezuela y Costa Rica. Don Diego de Carrillo y Mendoza fue Virrey de Nueva España (1.624).

Quiso eliminar las injusticias y la corrupción imperantes. Limpió de bandidos los caminos y acabó con el monopolio del maíz de comerciantes poco escrupulosos. Acusó a la iglesia de corrupta, haciendo detener al arzobispo Juan Pérez de la Serna. Sus métodos de justicia atrajeron las iras de los poderosos que fomentaron una sublevación que le obligó a huir, ya en España, Felipe IV desaprobó su gestión. El apellido cuenta con numerosos títulos: D. Luis Carrillo de Toledo, Conde Pinto en 1.624; D. José Carrillo de Albornoz, Duque de Montemar en 1.735; D. Diego Miguel Carrillo de Albornoz, Conde de Montemar en 1.747; D. Nicolás Carrillo de Mendoza, Marqués de Alcoceber en 1.752 y D. Rafael Carrillo de Albornoz, Marqués de Senda Blanca en 1.878.

carrillo apellido escudo armas

Pero quizá el más famoso, fue Alfonso Carrillo. Arzobispo de Toledo es la personificación del intrigante. Celoso del favor que recibía el conde Beltrán de la Cueva, encabezó las ligas contra Enrique IV y fue uno de los principales en la «farsa de Ávila». Los nobles procesaron a un muñeco-rey, proclamando al príncipe Alfonso. Al morir éste, Carrillo se hizo portavoz de la princesa Isabel y fue pieza clave en su matrimonio. Pero las cosas no salieron a su gusto, pasándose al bando de la princesa Juana, «la Beltraneja». Triunfante Isabel, el obispo Carrillo le pidió perdón retirándose a Alcalá de Henares hasta su muerte.

Armas: En campo de gules, un castillo de oro aclarado en azur.

CARRIÓN

De tomar en consideración antiguas crónicas, el origen del linaje Carrión se encuentra en el lugar denominado Carreño, en Asturias, dado que fue su fundador don Alonso Carreño, que pertenecía a la rama del solar asturiano de Carreño y pasó a establecerse en el valle de Carriedo, en la provincia de Cantabria.

Tomando como base los datos aportados en la «Enciclopedia Heráldica y Genealógica» de A.A. García Garraffa, se dice que el citado caballero, Alonso Carreño, se encontró en la toma de la villa de Carrión de los Condes, en la provincia de Palencia, cuando fue arrebatada a los moros en tiempos del rey Alfonso «el Casto», y por quedarse establecido en ella, tomó el nombre de la villa como apellido siendo, por tanto, el fundador del linaje y familia Carrión, cuyas ramas y casas más antiguas traen las mismas armas que su progenitor ostentaba.

Comencemos por la villa de Carreño. Se encuentra situada en Asturias, partido judicial de Gijón. Nada impide que la citada villa tuviera su origen en el caballero don Alonso Carreño citado anteriormente.

En cuanto a lo que se refiere a la villa de Carrión de los Condes, veamos lo que dice Méndez Silva en su «Población General de España», páginas 40 y 41. «Yace a lo último de Campos la tierra de Carrión, villa cognominada de los Condes, por muchos que la dominaron. Sitio eminente, tendido, apacible y saludable. (sic) Ha procreado ilustres varones en santidad y ciencias. Aquí se celebró un Concilio en tiempos del Papa Honorio II, al cual asistió su Legado, Uberto. Fue antiguamente condado, del que gozaron don Gonzalo y su hijos Diego González y Fernán González, yernos del Cid, los cuales cometieron la alevosía contra sus mujeres; dio el rey don Alfonso VI sentencia, salieran a lidiar los dos y su tío Suero González, con otros tres de parte del Cid, que fueron Pedro Bermúdez, Martín Antolínez y Nuño Bustos, los cuales combatieron en esta villa, año 1.096, estando presente el rey y toda su corte y salieron vencidos los Condes de Carrión y declarados por alevosos, quedó esta Villa desde entonces a la corona real…»

Al indicar las crónicas que Alonso Carreño, participó en la toma de Carrión de los Condes en tiempos del rey Alfonso «el Casto», y no citar fechas, es evidente que este suceso tuvo que desarrollarse entre los años 791 y 842, período que duró el reinado del citado monarca, hijo del rey Fruela I y la reina Munia. Pero se da el caso, comprobado históricamente, que durante este reinado, los fracasos y derrotas de las huestes cristianas fueron casi continuas, incluso, la capital, Oviedo, fue saqueada por los musulmanes después de varias batallas, y en una de ellas, junto al río Quirós, nuevamente fue vencido hasta el punto que tuvo que huir refugiándose en el estrecho valle del Nalón. Oviedo fue saqueada por segunda vez y el rey Alfonso incluso llegó a solicitar la ayuda de Carlomagno. Las luchas intestinas de los musulmanes, concedieron no sólo un respiro a Alfonso, sino la posibilidad de atacar a su vez, lo que hizo, saqueando la ciudad de Lisboa, para lo cual tuvo que cruzar la meseta produciéndose entonces la posible toma de la villa de Carrión. La fortuna se alió con el rey astur y en sucesivas batallas fue venciendo a los musulmanes, lo que le permitió ir consolidando su reino.

Volviendo al caballero Alonso Carreño, es de suponer que al serle otorgada la villa de Carrión tomara como apellido su nombre. No existe absolutamente nada que contradiga esta versión. Sus descendientes continuaron usando ya, el apellido Carrión, como Condes de esta villa. El episodio de aquellos condes que ultrajaron a las hijas del Cid está reflejado en la historia. Pero también consta que, al ser vencidos, la villa de Carrión quedo asignada a la Corona real.

Fue quizás, durante el reinado de don Alfonso II, llamado «el Emperador», cuando este monarca, elevó al rango de Ricoshombres a los caballeros Luis López de Carrión y Diego Muñoz de Carrión, a los que confirmó en sus privilegios en el año 1.147, lo que hace suponer que les devolvería la potestad y dominio sobre la citada villa de Carrión de los Condes. Durante este mismo reinado, vivió Diego Martínez de Carrión, que confirmó la donación hecha por «el Emperador», a la iglesia de Toledo, de la mezquita mayor de Calatrava.

carrion apellido escudo armas

Otro personaje del apellido Carrión, Gil de Carrión, vasallo del rey don Enrique I, fue padre de Iñigo Gil de Carrión, que participó con las huestes del rey San Fernando en la conquista de Sevilla. De él descendió don Gonzalo Carrión y don Mateo Carrión, viviendo ambos en el reinado de don Pedro I.

Es de suponer que, dada la turbulencia de la época, ambos participaron en las luchas que el monarca castellano sostuvo con su hermano Enrique de Trastamara, aunque ignoramos de que bando se pusieron. Las noticias que disponemos se limitan a consignar que ambos fueron caballeros de renombre, muy principales y que radicaron en la villa de Carrión.

Lo que sí está perfectamente claro es que todas las ramas del apellido Carrión salieron de su primitivo solar, extendiéndose primero por ambas Castillas y con posterioridad por toda la Península, fundando nuevas casas solares, y que también varios miembros del apellido Carrión pasaron a la América Hispana. De estos últimos se conserva constancia de Pedro de Carrión y Saldaña que participó con Valdivia en la conquista de Chile y en las luchas que los conquistadores españoles sostuvieron con los araucanos, acaudillados por su jefe Caupolicán. En la conquista del Perú, unido a las huestes de don Francisco Pizarro, aparece otro Carrión, Juan de Carrión, que se destacó en la administración española en aquél país. Fue Alguacil Mayor y Tesorero Real.

En el siglo XVI, destacó como escultor, Leonardo de Carrión, perteneciente a la escuela de Valladolid. Radicó en Medina del Campo y en colaboración con Agustín de Meva realizó en 1.576 el retablo de la capilla de San Juan Bautista en la Colegiata de Medina del Campo. Del mismo siglo es Juan de Carrión, miniaturista que trabajó en la ciudad de Ávila. Se le considera uno de los iluminadores más importantes del arte gótico español.

En lo que se refiere a los Carrión que pasaron a América, puede destacarse a Jerónimo Carrión, importante político ecuatoriano que fue Presidente de la República en aquel país. Benjamín Carrión, escritor también ecuatoriano, que desempeñó la cartera de Educación Pública. A él se debe la creación de la Casa de la Cultura Ecuatoriana y muy estimables trabajos literarios, entre los que destaca la novela «Por qué Jesús no vuelve», y parece ser que este apellido, Carrión, fue en el Ecuador donde más se extendió, porque todavía cabe citar a un gran poeta de aquél país, Alejandro Carrión.

El linaje Carrión trae como armas: Escudo partido: 1º, en campo de oro, tres matas de carrizo, de sinople, bien ordenadas y 2º; en campo de sinople, cinco ruedas de carro, puestas en sotuer. Bordura con su mitad diestra de gules, con ocho aspas de oro y la siniestra, de azur, con ocho ruedas de carro de oro.

CARVAJAL

Linaje cuya procedencia se encuentra en Galicia, entroncado, desde el siglo X, con la casa real de León, por el matrimonio de don Pelayo Fruela de Carvajal, al que se llamó «el Diácono», sobrino del rey Fruela II, con su prima doña Aldonza Ordóñez, nieta de los reyes, que fueron por su padre, el infante don Ordoño, el expresado don Fruela II y por su madre, la infanta doña Cristina, hija del rey don Bermudo II.

Al decir que los de este apellido tienen su origen en la casa Real de León, nos basamos en que el rey, don Fruela II, que casó con doña Acenare de Carvajal (por tanto, la primera reina con el apellido que nos ocupa), siendo los padres de don Fruela III, que tomó las armas y el apellido de los Carvajal, teniendo por hijo a don Pelayo Fruela de Carvajal.

De este linaje fueron don Gonzalo González de Carvajal, que vivió en tiempos de Alfonso IX, que tomó parte en la batalla de las Navas de Tolosa y en la conquista de la ciudad de Baeza.

Don Diego González de Carvajal que pasó de León a Castilla, distinguiéndose en el servicio al rey don Fernando «el Santo», quien le donó la ciudad de Plasencia, dejándole el delicado encargo de cuidar de los infantes, sus hijos, de tierna edad, así como de procurar la repoblación de la citada ciudad.

carvajal apellido escudo armas

Don Rui González de Carvajal que por los años 1.423 se distinguió al servicio del rey, don Juan II, en la guerra contra los infantes de Aragón.

Como sucede en casi todas las casas de primer orden, sería trabajo arduo estudiar todas las líneas que, este esclarecido linaje, ha producido y que formarían un extenso catálogo.

Baste con decir que todos sus miembros se distinguieron siempre por la lealtad y fidelidad hacia su rey y que no se recuerda un solo acto, que merezca reprobación, por parte de algún miembro del linaje de los Carvajal.

Armas: Escudo de oro y banda de sable. Un ramo de encina con bellotas de oro en bordura de plata.

CASANOVA

De acuerdo a lo expuesto por Mosén Jaime Febrer en sus «Trovas», este linaje ya existía en España a mediados del siglo XIII, citando a don Benito y don Pedro Casanova, que sirvieron a don Jaime I de Aragón, en la conquista de Valencia, siendo «heredados» en aquella comarca con numerosos bienes. Una familia muy notable de este apellido, tuvo su asentamiento en el lugar de Moyá, en Barcelona. En 1.610, floreció en Valencia Mosén Miguel Juan Casanova, que sirvió al rey en las jornadas del Peñón de Vélez, en el socorro de la isla de Malta y en el sitio de la Goleta, en Marruecos. Los Casanova también se encuentran establecidos desde muy antiguo en Aragón, pasando después a ambas Castillas.

Armas: En campo de gules una casa nueva de plata, superada de una flor de lis del mismo metal.

casanova apellido escudo armas

CASARES

Se trata de un apellido de indudable origen vasco. La Casa Solar de los Casares figura ubicada en el término de Alza siendo considerada como una de las más antiguas. Muchos de sus miembros se trasladaron a San Sebastián, por lo que se llegó a decir que esta ciudad la «moraron» y «poblaron» los Casares. Líneas de este linaje, con toda seguridad derivadas del tronco primitivo pasaron a Vizcaya y a Cantabria, en esta última provincia a la villa de Toranzo. Según los informadores de este apellido, «Casares» significa en el idioma vasco «zarzal». Líneas de este apellido pasaron a América estableciéndose primeramente en Méjico, con preferencia en Yucatán, en tanto que otras establecían su residencia en Guatemala.

Desde muy pronto, los Casares intervinieron en la política y en la guerra, sirviendo tanto por mar como por tierra al rey don Alfonso VIII, junto con el que pelearon en la batalla de las Navas de Tolosa, en el año 1.212, citándose por su valor a dos caballeros de este linaje, don Juan y don Pedro Casares que formaban en las huestes de don Diego López de Haro, Señor de Vizcaya y así se atestigua en la obra manuscrita de Sebastián de Lisazo, Alguacil Mayor del Santo Oficio de la Ciudad de San Sebastián, obra escrita a fines del siglo XVII y que lleva por título «Nobiliario de los Palacios, Casas Solares y linajes nobles de la Muy Leal y Muy Noble provincia de Guipúzcoa».

casares apellido escudo armas

Fueron numerosos los miembros de este linaje que llevaron a efecto probanza de Hidalguía y nobleza de sangre: Don Ramón Díaz de Rivera y Casares, ingresó en la Orden de Calatrava en el año 1.911, siendo natural de Madrid Don Juan Antonio Casares ganó la Hidalguía en San Sebastián en el año 1.764, don Juan Bautista Casares y sus hermanos, en Rentería, en 1.744. Ante la Sala de Hijosdalgo de la Real Chancillería de Valladolid acreditaron su nobleza de sangre varios miembros de esta familia, entre ellos don Lucas de los Casares. Don José de Casares y Armas, natural de Mérida (Yucatán) ingresó en el Real Seminario de Nobles de Vergara (Guipúzcoa).

Armas: Escudo cuartelado: 1º y 4º en plata, un jabalí de sable andante, 2º y 3º en oro, una torre de gules.

CASAS

Linaje cuyos orígenes aparecen muy confusos; hasta el punto de que nada en firme se puede decir. Viene sosteniéndose que proviene de dos caballeros franceses, hermanos, Gullén y Bartolomé de Casaus, que llegaron para servir al rey Fernando III, «el Santo», procedentes de Limoges y ayudaron a éste en el sitio y conquista de Sevilla, por lo que les recompensó con tierras y los heredó en dicha ciudad. En antiguos documentos aparece unido el nombre de Casaus, Casas y Las Casas, esto parece confirmar que se trata de modalidades del mismo linaje, lo que lleva a la conclusión del origen francés. Martín López de Lezama dejó escrito que uno de los caballeros de la conquista de Sevilla fue el francés Gullón Bec, sepultado en la catedral sevillana.

Dada su vecindad con Francia, no cabe extrañeza a que en Cataluña radicaron, desde antiguo, familias de este apellido. Está muy extendido en Méjico, pudiendo citarse a Ignacio Casas, célebre arquitecto (1.720), autor de la iglesia de Santa Rosa, el convento de San Agustín y la Capilla de Terceros de Santo Domingo. Colombia tiene también un Casas famoso, José Joaquín, poeta, autor de «Cristobal Colón» y ‘Recuerdo de Fiestas» en España, es de justicia a señalar al gran pintor catalán Ramón Casas y Carbó, entre cuyos magníficos cuadros se encuentran «Tarde de Toros» y «Autoretrato con chaquetilla corta», este último expuesto en el Museo de Arte Moderno de Barcelona.

casas apellido escudo armas

Pero la mayor celebridad del apellido Casas se debe al padre Bartolomé de Las Casas, fraile dominico que vivió la colonización española en América y se sintió conmovido ante el dolor de las razas vencidas. Consciente de la injusticia con que eran tratados los indios y el abuso que de ellos se hacía, dedicó toda su vida a la lucha en su favor, delatando sin reparos el proceder cruel de muchos colonizadores. Sus razonamientos impresionaron al Cardenal Cisneros y fue nombrado Protector de los Indios. Toda su existencia estuvo marcada por la ardiente defensa que hizo de los derechos de los indígenas.

Armas:  En campo de oro, cinco roques de gentes puestos en sotuer y bordura de azur con ocho cabezas de águila en oro.

CASTAÑOS

Este linaje tiene su origen en el reino de León, siendo uno de sus más antiguos solares el establecido en Nembra, lugar de Asturias, próximo a Oviedo.

Los de este apellido tomaron parte en la ocupación del reino de Murcia, arrebatándola del poder de los moros y contribuyendo a la repoblación cristiana del mismo. Cristóbal Castaños, noble vástago de este linaje fue uno de los que hicieron asentamiento en Murcia, contrajo matrimonio con doña María Gallego, de ilustre alcurnia y fueron los progenitores de la esclarecida estirpe de los Castaños de dicha ciudad.

Armas: Escudo de oro, un castaño de cuyas ramas sale un brazo con una cadena, en la mano, de la cual cuelga un caldero de sable. Bordura de plata y ocho armiños de sable.

castaños apellido escudo armas

CASTELL

Su origen se encuentra en don Pedro Pons, natural de Lérida, avecindado en Barcelona, que fue un valiente soldado y acérrimo partidario, de don Felipe V, en la Guerra de Sucesión. Felipe V, en premio a sus valiosos servicios, le concedió privilegio de hidalguía para sí y sus descendientes. Una de las líneas de este apellido se entroncó, por casamiento, con la familia Castell formando la casa de Castell de Pons.

Armas: Escudo cuartelado: 1º; campo de oro y una mano de hombre que tiene asida una mazorca de espigas de trigo verdes; 2º; en azur, un árbol de sinople con un castillo de plata y un león a su color empinante al árbol; 3º; sobre campo de oro, un puente de piedra sobre un río con ondas de azur y plata y 4º; sobre gules, dos lebreles de plata y bordura de plata, con doce aspas de gules.

castell apellido escudo armas

CASTELLANOS

Tiene su origen en las montañas de León y desde una remota antigüedad sus caballeros se distinguieron en las luchas contra los moros poseyendo muchas casas infanzonadas. De León, pasaron a Castilla y fueron los que, en el año 755 ayudaron al rey, don Alfonso II, obteniendo privilegios de pobladores de la villa de Sahagún. Numerosos autores señalan a los componentes del apellido Castellanos como pertenecientes a la sangre real de los godos, que al pasar a Castilla dejaron el apellido Gutiérrez, por que eran conocidos, para adoptar el de Castellanos, vinculándose así a la tierra reconquistada.

Algunos caballeros de este linaje tomaron parte en la conquista de Galicia donde quedaron muy bien «heredados» en el valle de Quiroga, de donde salió Rui Castellanos, uno de los más distinguidos héroes en las guerras de Castilla, que después de haber hecho lucir su bravura, en la batalla de las Navas de Tolosa, se retiró a sus posesiones de Astorga para tomarse un bien merecido descanso. Otro Castellanos, en este caso, Juan Esteban, se distinguió al servicio del rey Alfonso haciéndose notar por su valor en la batalla del Salado. En los antiguos reinos de Valencia y Aragón, floreció también una rama de este esclarecido linaje, siendo Antonio Miguel Castellanos quien, el 1.370, repobló Chelva, en el reino de Valencia.

castellanos apellido escudo armas

Otra rama del linaje se estableció en la Mancha, donde fundaron un gran mayorazgo en el año 1.538 y edificaron el monasterio de Santa María de los Llanos. Pero los de este linaje pasaron también a la conquista del Nuevo Mundo, siendo, don Pedro Antonio Castellanos, célebre por su enemistad con Hernán Cortés. Sin embargo, su nobleza llegó al punto de que, cuando Cortés fue acusado en la Corte, se constituyó en su defensor, elogiando sus distinguidos servicios. De regreso a España se retiró a su señorío de La Solana donde murió. Don Juan Castellanos acompañó al conquistador, Gonzalo Jiménez de Quesada descubriendo, en 1.538, el Nuevo Reino de Granada.

Armas: De gules y un castillo de plata terrazado. Bordura de azur con ocho leones de oro.

CASTELLÓ

Este apellido es catalán, muy noble y antiguo, que se extendió por Valencia y las islas Baleares, pero muy escasamente por el resto de la Península. Se conserva memoria de un caballero catalán, don Jaime Castelló que desde Tarragona, su lugar de nacimiento, ayudó a la conquista de Valencia al rey don Jaime I. Otro miembro de este apellido, don Roque Castelló sirvió al aludido monarca Jaime I en la toma de Valencia, pero desde el mar, por su arrojo y valentía se le premió su hazaña con el señorío del castillo de Benidora. Don Nicolás Castelló, se distinguió en las campañas de Flandes. La Reina doña Isabel II, por Real Despacho de 4 de marzo de 1.847, concedió el título de Marqués de la Salud al doctor don Pedro Castelló y Ginesta.

Armas: En campo de gules, un castillo de plata.

castello apellido escudo armas

CASTILLO

Se trata de un antiguo y noble linaje que tiene su origen en la montaña de Cantabria, desde muy pronto se extendió por el resto de España e Islas Canarias. Como tantos apellidos, la base de éste ha sido bastante discutida por los tratadistas. Algunos sostienen que se apoya precisamente en las construcciones que así se denominaron y que alcanzaron su mayor apogeo durante la Edad Media. Por lo que se sabe el origen de los castillos como fortalezas de defensa ya se conocía en la más remota antigüedad empleándose en tiempos de los asirios y fue precisamente el rey Argón (siglo VIII antes de Cristo) quien mayor impulso dio a este tipo de recintos amurallados. En Roma, el emperador Diocleciano hizo edificar en Dalmacia un castillo que era tan grande como una ciudad entera.

Este tipo de fortalezas en latín se denominó «castellun» y en ello es lo que algunos han creído ver el origen del apellido. Otros alegan al nombre propio de Castillo, también romano atribuyéndole los antecedentes de Castillo. En realidad, nada de todo lo anterior puede asegurarse, ya que no existen las más elementales garantías para poder afirmarlo con la debida autenticidad. Existe también la versión de que el apellido se originó cuando a determinado señor feudal, tuviera el nombre que tuviera, los villanos, o sea el pueblo llano, se referían a él denominándolo simplemente como «el Señor del Castillo», dada la clase de vivienda donde el noble vivía.

castillo apellido escudo armas

Los miembros del apellido Castillo probaron repetidas veces su nobleza en las Órdenes de Calatrava, Santiago, Alcántara, Montesa y Carlos III así como en la Real Compañía de Guardias Marinas. Los títulos que este linaje lleva son los siguientes: Don Rodrigo de Castillo y Torres, fue creado Marqués de Casa Castillo, en 1.761; don Fernando del Castillo y Ruiz de Vergara, Conde de la Vega Grande de Guadalupe en 1.777 y don Ignacio del Castillo y Gil de la Torre, Conde de Bilbao con Grandeza de España, en 1.887.

Armas: En campo de gules, un castillo de plata, surmontado de una flor de lis del mismo metal y tapando la puerta del castillo, un árbol de sinople  y dos perros de plata atados a su tronco con cadenas.

CASTRO

Para encontrar el origen del apellido Castro hay que buscar la palabra latina «castrum», cuya traducción se basa en castillo, casa fuerte o campamento fortificado, lo cual revela, sin lugar a dudas, la antigüedad del mismo.

Dejando aparte este origen, del que únicamente se conoce su significado, y aún suponiendo que algún noble romano pudiera apellidarse así, las noticias que se tienen sobre su punto de partida se basan en la «Crónica General del rey don Alfonso» donde se dice que el apellido Castro tiene por progenitor a don Nuño de Belchides, un caballero alemán nacido en Colonia que llegó a Castilla allá por el año 884 donde contrajo matrimonio con doña Sula, hija del Conde Diego Pircelos, de cuyo enlace nació el Juez de Castilla don Núñez Rasura, padre que fue de doña Teresa Núñez Bella, esposa de Laín Gundensalvez, Señor de Vivar y Vallalaín, más conocido en la historia con el nombre de Laín Calvo descendiente, según algunos, del rey Fernando I el Magno, que desposó con doña María Alvarez, Señora de Castrojeriz, primer solar de la familia Castro, en Burgos.

De acuerdo a lo anterior, parece deducirse que el origen del apellido Castro es burgalés; pero habiendo perdido esa casa en su origen la línea de varón, fue la procedente de la misma en Asturias por el casamiento del citado Laín Calvo, Juez y Gobernador de Castilla, con doña Teresa Núñez, descendiente de la esclarecida familia de los Lara, de quienes nacieron entre otros, don Fernán Laínez, que se asentó en Haro (Logroño), don Diego Laínez, que hizo lo propio en Valladolid y don Rui Laínez que reedificó la expresada villa de Castrojeriz. De dicha estirpe procede don Rodrigo Díaz, Señor de Vivar, más conocido con el sobrenombre de «Cid Campeador».

Los Castro, pues, se encuentran emparentados con el héroe castellano, famoso por sus hazañas.

Los Castro, aparte de su implantación en Castilla, tuvieron numerosas casas en Galicia y Portugal, país en el que alcanzaron gran renombre, vinculados a las familias más ilustres de aquella nación.

Otra rama Castro se trasladó a Cataluña dando origen a las distintas familias de este apellido que moran en aquella Comunidad, ya que todos provienen de un mismo tronco común.

Logistas hablan de esta casa como muy noble y muy antigua, resaltando aquellos de sus miembros que se hicieron famosos en los diversos campos de la historia: Esteban Rodríguez de Castro, que explicó medicina en Pisa, ciudad en la que fue llamado «el Fénix de la Medicina»; Francisco Alonso de Castro, confesor de Carlos I, electo obispo de Compostela y Felipe de Castro, que llegó a ser Director de la Academia de Bellas Artes de San Fernando; doña Juana de Castro, viuda de don Diego de Haro que casó con el rey don Pedro, después de la polémica anulación que hizo la iglesia al anterior matrimonio de este monarca; Manuel de Castro, pintor portugués discípulo de Claudio Coello que llegó a ser Pintor de Cámara del rey Carlos II.

En América hubo un Castro, don Vela de Castro, que fue enviado por el emperador Carlos I al Perú para reprimir el levantamiento de Almagro a quien apresó y sin dudarlo, mandó ejecutar por aquello de que «un enemigo muerto, es un enemigo menos».

castro apellido escudo armas

Pero también en el Nuevo Mundo hubo otros Castros que se hicieron notar como familiares de la Santa Inquisición. En Méjico, don Jerónimo de Castro, en 1.582, hijo de Alvaro López de Castro, conquistador de Nueva España. El padre fue hombre de armas y el hijo dedicó su vida a la persecución de herejes, enviándolos a las hogueras inquisitoriales.

En las Órdenes Militares ingresaron numerosos caballeros de este apellido, Calatrava, Alcántara, Montesa, Carlos III, San Juan de Jerusalén, Reales Maestranzas de Caballería y demás instituciones nobiliarias.

Esto quiere decir que los miembros de este apellido probaron no una, sino repetidas veces, su hidalguía ante las Reales Chancillerías de Valladolid y Granada y Real Audiencia de Oviedo.

En los títulos nobiliarios cabe destacar a: don Francisco de Castro y Gallego, creado Marqués de Campollano el 20 de septiembre de 1.700; Don Pedro de Castro y Figueroa, Duque de la Conquista, Marqués de Gracia Real en 30 de abril de 1.730; don Joaquín Miguel de Castro y Gadea, Marqués de Campo Hermoso en 6 de junio de 1.761 y don Francisco de Paula Castro y Pérez de Orozco, Marqués de Gerona y Vizconde de Castro Orozco, el 18 de diciembre de 1.846.

Otros Castro famosos fueron don Fernán Ruiz de Castro, conocido con el nombre de «el Castellano», mayordomo Mayor de Fernando II y ricohombre de Castilla, entroncando sus hijos con la casa de Manzanedo, quien casó en segundas nupcias con la Infanta doña Estefanía, hija del emperador Alfonso VII.

Don Ponce Castro, ricohombre de Castilla cuyo hijo Fernando fue Adelantado Mayor de Castilla, Señor de Cigales, Mucientes y otros estados. Pedro Fernández de Castro, Señor de Santa Olalla; don Fadrique de Castro, Duque de Arjona, que murió sin sucesión, al igual que sus hermanos, pasando sus estados a doña Beatriz que casó con don Pedro Alvarez Osorio, motivando nueva familia Castro de Lemos. Es por esta línea por la que discurrió el título de Conde de Lemos, que posteriormente se incorporó a la Casa de los Duques de Alba.

Castro es una de las familias de más nobleza castellana y una de las cinco que, con las de Lara, Guzmán, Haro y Villamayor, derivan de la Casa Real de Castilla. Los Castro ocuparon los más altos cargos en Castilla y Portugal.

En el reino de Aragón existió también una familia Castro, originada por Fernando Sanchís de Castro, hijo ilegítimo del rey Jaime I el Conquistador y de Blanca de Antillón, que heredó la Baronía de Castro (Huesca) y el Señorío de Estadilla.

Una nieta de este matrimonio, Aldonza Fernández de Castro, se unió en desposorio a Felipe de Saluzzo, hijo del Marqués de este Estado italiano, y sus descendientes tomaron el apellido Castro. Su sucesión pasó a los Cervelló, de estos a los Alagón y los Moncada y finalmente a los Duques de Medinaceli.

CENTURIÓN

De ascendencia italiana, concretamente de Génova, siendo su jefe por aquel entonces don Adán Centurión. Adán y su hijo Marcos prestaron grandes servicios al emperador don Carlos V, así como al rey don Felipe II, quienes los colmaron de mercedes, erigiendo, el rey Felipe, en marquesado el estado de Estepa con el que el emperador había agraciado a Adán como premio por el valor con que había peleado en muchas batallas a su servicio. Por tanto, puede y debe considerarse a don Marcos, primer marqués de Estepa y tronco de tan esclarecido linaje en España, del cual proceden también los marqueses de Monasterio, a través de don Octavio Centurión.

Armas: Escudo de oro y una banda compuesta de tres filas de escaques o jaqueles de plata y gules.

centurion apellido escudo armas

CEPEDA

La mayor parte de los autores señalan el tronco de este apellido como salmantino, original del lugar de su nombre en la provincia de Salamanca, escribiéndolo indistintamente como Cepeda o Zepeda. Naturalmente, en heráldica, siempre se producen discrepancias y, por tanto, no cabe extrañar que otros autores otorguen el apellido, así denominado, a la provincia de Ávila y para mayor controversia, existen otros que le asignan un conjunto de lugares que se llama «La Cepeda» muy cerca de Astorga, en León. Sea como sea, lo probado es que este linaje se extendió rápidamente por la Península, sobre todo en diferentes pueblos de León, Oviedo, Zamora, Palencia, Valladolid y Ávila, derivándose luego algunas líneas que pasaron a los países iberoamericanos.

Existen autores que fijan el tronco de este apellido a don Vasco Gómez de Cepeda, uno de los principales caudillos leoneses que sirvieron en las mesnadas del rey Alfonso VI de León en el cerco de Gibraltar, en la primera mitad del siglo XIV. Parece ser que después de varias generaciones, enlazó con los Ahumada, procedentes de Ávila. Creemos inútil recordar que la figura señera de los Cepeda es la inmortal Santa Teresa de Jesús, que nació Teresa de Jesús de Cepeda y Ahumada, hija tercera de don Alonso Sánchez de Cepeda y de su segunda mujer dona Beatriz Dácila y Ahumada.

cepeda apellido escudo armas

Pero este apellido contó también con conquistadores en la Nueva España y don Luis de Cepeda, natural de Talavera de la Reina que pasó al continente americano en el año 1.536, y de estos Cepedas españoles, descienden los mejicanos, entre ellos don Fernando Cepeda, ya nacido en aquel país y que fue Relator de la Real Audiencia de Méjico en el año 1.629: don Gaspar de Cepeda, Fiscal del Crimen en 1.704 y don Gaspar Blas de Cepeda, Arcediano de la catedral de Puebla en 1.716. El rey don Alfonso XII concedió el título de Condesa de Santa Teresa, en el año 1.882 a doña Teresa de Jesús Cepeda y Alcalde, como recuerdo de la Santa, de quien la dama anteriormente citada era pariente lejana.

Armas: Escudo partido: 1º en campo de plata un león rampante de gules; 2º de gules con un castillo de oro. Bordura general de gules con ocho aspas de oro.

CEREZO

Apellido toponímico ampliamente extendido por ambas Castillas, que mantuvo nobles solares en La Rioja, Burgos, Madrid, Sevilla, Jaén, Zaragoza y Lérida, lo que da idea de su amplia difusión. En repetidas ocasiones este linaje probó su hidalguía y nobleza de sangre ante las Reales Chancillerías y Reales Audiencias, con el fin de ingresar en las distintas Órdenes Militares. También los del apellido Cerezo pasaron a Nueva España, citándose a don Juan Rodríguez Cerezo, en el año 1.526 y don Miguel Sánchez Cerezo, natural de Coisos, en el año 1.537. Entre las huestes que acompañaron a Hernán Cortés en la conquista de Méjico figura Pedro Cerezo, que tomó parte en la conquista del país azteca.

Armas: Escudo cuartelado: 1º y 4º en oro, un cerezo en sinople y 2º y 3º en azur, tres flores de lis de oro.

cerezo apellido escudo armas

CERRATO

Apellido original del valle del mismo nombre en Palencia, confinando con la de Burgos y Valladolid. Este apellido también se encuentra muy extendido por todo el antiguo Reino de León, donde poseyeron importantes casas solares. Varias ramas se trasladaron a Andalucía, entroncando con las más importantes familias en Sevilla, Córdoba y Granada. Puede citarse, a don Juan Cerrato de Nava, natural y vecino de Lucena (Córdoba), que vistió el hábito de la Orden de Santiago en el año 1.669 y don Bernardo y don Juan de Cerrato Atienza y Canicia, naturales de Granada que ingresaron en la Orden de Alcántara.

Armas: Escudo cuartelado: 1º; en plata, un león rampante de su color natural, 2º; en plata una cruz llana de sable; 3º; en sinople, un lobo al natural y 4º; en plata, un árbol de sinople.

cerrato apellido escudo armas

CERRO

Apellido toponímico con importantes casas solariegas en las montañas de Cantabria y Galicia. Este linaje probó repetidas veces su limpieza de sangre y reconocimiento de hidalguía ante las distintas Chancillerías, Reales Audiencias y los Tribunales de la Santa Inquisición. Incluso alguno formó parte, como Familiar, del Santo Oficio, caso de don Miguel Torraiba de Yedros, casado con doña Juana del Cerro. La rama de Toledo obtuvo privilegio de hidalguía del rey Felipe V, siendo naturales de la localidad de Yepes. De la rama mejicana, don Alejandro Cerro, vecino de Guadalajara, descendiente del linaje español, dejó sus bienes, a la Compañía de Jesús.

Armas: En campo de oro, un monte de sinople sumado de un árbol del mismo color, acostado de dos osos de sable empinados a su tronco.

cerro apellido escudo armas

CERVIÑO

Linaje gallego, cuyo nombre, según algunos, significa «ciervo pequeño», en la lengua galaica. Tuvo muchas e importantes casas solares en Pontevedra, para extenderse después por toda la Península. El blasón que ostenta este linaje es de las armas denominadas «parlantes». La bordura se le agregó posteriormente y significa que los miembros de esta familia concurrieron a la batalla de Baeza (Jaén), librada contra los musulmanes en 1.227, recordando la crucifixión del Apóstol San Andrés. Ante la Orden Militar de Santiago probaron la nobleza de su apellido, don Domingo Cerviño y Trevijano, capitán del Regimiento de Caballería de Santiago, y don José María Cerviño y Trevijano, subteniente del Real Cuerpo de Artillería.

Armas: En campo de azur, dos ciervos de oro colocados en palo. Bordura de gules con ocho aspas de oro.

cerviño apellido escudo armas

CETINA

Puede escribirse indistintamente Cetina o Zetina, siendo su origen Aragón, de la villa de este nomhre del partido judicial de Ateca (Zaragoza), lugar del que partieron las distintas ramas. Este linaje es muy antiguo, ya en el año 1.177, los caballeros de este apellido tomaron parte en la conquista de la ciudad de Cuenca y el rey don Alfonso VIII de Castilla, les hizo merced de numerosas heredades en la región, de ahí el número de casas solariegas que se establecieron en esta provincia. Hubo también importantes solares en Alcalá de Henares, Madrid y Sevilla. Fue en esta última ciudad donde nació el célebre poeta Gutierre de Cetina.

Armas: En campo azur, una banda de oro acompañada en lo alto de cinco estrellas del mismo metal puestas en sotuer y en lo bajo una flor de lis de oro.

cetina apellido escudo armas

CHACÓN

El tronco de este linaje se encuentra en Navarra, en la muy antigua e ilustre casa de Tascón o Tascaón, sita en la sierra de Sisa, en la Merindad de San Juan de pie de Puerto. Es curioso señalar que una de las regiones de España donde más se extendió este linaje fue en Andalucía y ello se debe a que don Pedro Chacón, acompañó al Rey Santo, don Fernando, en las campañas que condujeron a la conquista de Sevilla, donde quedó muy bien recompensado en el repartimiento de tierras que el citado monarca hizo entre aquellos nobles que le habían prestado su valiosa ayuda para la conquista de la ciudad. De ahí, que la rama andaluza de Chacón sea extensa.

Armas: Escudo cuartelado: 1º y 4º; de plata, un lobo pasante, de sable. 2º y 3º; de azur, una flor de lis de oro.

chacon apellido escudo armas

CHAPÍN

No se sabe con exactitud de dónde partió su tronco principal. Lo que sí se sabe es que obtuvo reconocimiento de nobleza en la ciudad de Badajoz, donde poseyó enterramiento propio y que algunos de este linaje pasaron al Nuevo Mundo, con preferencia a Méjico. Que es extremeño, parece no admitir duda: en la calle de los Monteros, en Badajoz, tenían casa solariega los de esta estirpe, y poseyó Mayorazgo y en la capilla de las Cabezas, en la Catedral, aparece el escudo del linaje. Los Chapín demostraron numerosas veces su limpieza de sangre y nobleza de apellido. Algunos ocuparon muy altos cargos, como don Juan Chapín, Alcalde de la Santa Hermandad por el Estado Noble y Familiar de la Santa Inquisición en la villa de Llerena.

Armas: En azur, cinco crecientes de plata, cargado cada uno de una estrella de oro, puesta entre las puntas.

chapin apellido escudo armas

CHAVES

Este linaje tiene una clara ascendencia portuguesa. En dicho reino de Portugal, siempre fue muy estimada esta estirpe a la que se consideró como de muy antigua y rancia nobleza. Una de sus ramas pasó a España para dar origen a la familia así apellidada. Las noticias que se tienen sobre su tronco original se basan en el año 1.160, fecha en que Garci López y su hermano Rui López, contribuyeron a la conquista de la villa de Chaves, por lo que recibieron del rey Alfonso Enriquez el encargo de poblarla y tomando su nombre por apellido dieron con ello nacimiento al muy ilustre y estimado linaje de Chaves. Este linaje se extendió por España, pero principalmente por el sur, concretamente en Andalucía y parte de Extremadura.

Armas: Escudo de oro, cinco llaves de azur. Bordura de gules con ocho aspas de oro.

chaves apellido escudo armas

CHECA

Una mayoría de genealogistas asignan a este linaje una procedencia de sangre real goda; así lo asegura don Diego de Urbina, Rey de Armas de don Felipe II. Como primitivo solar se señala la villa de Checa, cerca de Medina de Aragón, provincia de Toledo, siendo por tanto linaje castellano.

Diego de Urbina añade que este alto y muy preclaro linaje ha dado ilustres varones, entre los que distinguió don Santiago Checa, Caballero de la Orden de la Banda, que sirvió con acrisolada lealtad al rey don Alfonso y a su hijo y sucesor, el rey don Pedro. Cuando el conde de Trastamara, hermano bastardo del expresado rey don Pedro, dio alevosa muerte a éste en Montiel y fue coronado como rey, introduciendo la bastardía en el Trono de Castilla, tuvo la suficiente habilidad para entender que no le convenía enemistarse con aquellos que, defendiendo la legitimidad del rey don Pedro, habían sido sus adversarios, por lo que supo, o le convino, reconocer su valor y lealtad expresada en la defensa de su soberano, procurando atraerlos hacia su bando mediante la concesión de grandes privilegios, hasta el punto de que a este rey se le conoce en la historia como «el de las mercedes», y es que pagaba generosamente cuanto se le solicitaba, consciente de que, en caso contrario, su trono no duraría demasiado.

checa apellido escudo armas

Uno de los casos de este otorgamiento de «mercedes», fue con el principal y muy esclarecido caballero don Santiago Checa. Este caballero tuvo por hijo a don Domingo Checa, caballero que fue de la Orden Militar de Calatrava. Don Pedro de Checa, descendiente de los anteriores, fue un valeroso guerrero que se distinguió en el cerco y asalto al castillo de Vilches y en otras batallas contra los moros en tiempos del rey don Juan II. Don Francisco de Checa, hijo del anterior, Caballero de Santiago, sirvió al rey don Enrique y murió peleando valientemente, contra los moros, en la vega de Granada. Don Miguel de Checa fue igualmente Caballero de la Orden de Santiago y obtuvo el importante cargo de Maestre de Campo de la Mar Océano y costas de Andalucía.

Armas: Escudo de plata; una torre de azur, aclarada de oro y sable, sumada de una bandera de plata, con una cruz de Calatrava de gules y un lebrel al pie de la torre.

CHINCHILLA

Éste es un apellido originario de la provincia de Albacete, concretamente de la población de dicho nombre. Es un apellido que rápidamente se extendió por ambas Castillas y Andalucía. Como título nobiliario, esta familia, cuenta con el de Marqués de Chinchilla que fue otorgado por el rey don Felipe V a don Antonio de Chinchilla y Fonseca, Alférez Mayor de Almuñecar, (Granada), y Procurador en Cortes de esta ciudad. Los de este apellido pasaron al Nuevo Mundo apenas efectuado el descubrimiento, pudiendo citarse entre los conquistadores a don Alonso de Chinchilla y Pérez-Zuriña, que en unión de Hernando de Soto exploró el Mississipí y fue uno de los que, cuando de Soto murió, arrojaron su cadáver al río, dándole esta sepultura para que su cuerpo no fuera profanado por los indígenas.

Otro Chinchilla, Pedro de Chinchilla fue uno de los caballeros que acompañaron a don Hernán Cortés en la conquista de Méjico. Una vez pacificado el país, se asentó en la nueva ciudad construida sobre la antigua de los aztecas, donde fundó familia.

chinchilla apellido escudo armas

En tiempos más modernos, cabe citar a José Chinchilla y Díez de Oñate, prestigioso militar nacido en Marbella en 1.839 que en 1.856 pasó a Cuba como Ayudante del general Serrano. Tomó parte en la campaña de Santo Domingo alcanzando por sus méritos el grado de comandante y participó después en la expedición a Méjico, con ocasión de la intervención española, francesa e inglesa que, bajo el mando del general Prim, desembarcó en dicho país para exigir el pago de ciertas deudas que el Gobierno del presidente Juárez mantenía con las tres potencias europeas anteriormente citadas y que finalizó con la retirada de las tropas españolas e inglesas, pero quedándose las francesas en apoyo del Emperador Maximiliano ante Benito Juárez.

Regresó a Madrid y participó en la intentona revolucionaria de 1.866 y en la represión de la misma, lo que le valió el ascenso a teniente coronel. Más tarde participó en las guerras de Cuba y carlistas siendo ascendido a Mariscal de Campo. Fue Ministro de la Guerra, Capitán General de Madrid y Director General de la Guardia Civil.

Armas: En campo de oro una torre de su color superada de otras dos más pequeñas, con dos águilas afrontadas en lo alto y dos ciervos en la misma posición a la puerta de dicha torre situada sobre un campo de sinople.

CHINO

Proviene de Italia, teniendo como tronco a Jácomo di Chino, Teniente del Exarco de Rávena, donde ya se los cita allá por el año 724. Es, pues, un linaje muy antiguo. Tomada Rávena por los lombardos, se retiró a Venecia y después de diversas revoluciones, tornó a su lugar de origen donde fundó el Estado de Balugulo. En el siglo XIII, Arnoldo di Chino, fue armado caballero por el Emperador Balduino, Conde de Flandes, en la ciudad de Módena. Después de la conquista de Padua, fueron creados cinco principados, adjudicándole uno de ellos a Jacobo di Chino. Don Arnulfo di Chino Cataneo, descendiente de los anteriores, fue Almirante de la Armada aragonesa en 1.402 y tuvo destacado papel en las batallas libradas contra los turcos.

Armas: En campo de oro, una Cruz de San Andrés, de gules.

chino apellido escudo armas

CHIROBOGA

Este apellido es guipuzcoano, procedente de la villa de Cestona. Más tarde, una rama del citado linaje pasó a Madrid. Don Francisco de Chiroboga obtuvo ejecutoria de hidalguía en un juicio que se narra como muy contradictorio, con el lugar de Vallecas (Madrid), en la Real Chancillería de Valladolid, en el año 1.616. El doctor don Jerónimo de Chiroboga fue Deán de la Santa Iglesia de Salamanca y Comisario del Tribunal de la Inquisición, fundador del Mayorazgo de su apellido. Don Tomás de Chiroboga y Córdoba fue Geltilhombre de Cámara del rey Carlos II y este monarca le concedió, en 1.692, el título de Marqués de Valmediano. Esta dignidad nobiliaria obtuvo, en el año 1.780, la Grandeza de España.

Armas: En campo de plata dos lobos andantes de sable puestos en palo.

chiroboga apellido escudo armas

CHUECOS

Según el genealogista Morote, en su explicación sobre el linaje Chuecos: «Se dice de cierto caballero apellidado Chuecos, que estaba al servicio del rey Ramiro de León, y un día antes de la batalla, el rey convidó a su mesa, a algunos caballeros y, entre otros platos, se les suministró uno de peces y el rey les dijo que  cuantos peces se comiera cada uno, tantos moros tendría que matar al otro día. Lo que oído por el señor de la casa de Chuecos, les ganó a todos, comiéndose siete peces. El señor de Chuecos cumplió la promesa matando siete moros. Por esta hazaña, el monarca le concedió por armas las siguientes: Escudo partido. En su parte superior siete peces de plata sobre fondo azul. En la inferior un brazo armado que sostiene siete cabezas de moros en campo de sinople.

chuecos apellido escudo armas

CIEZAR

Los de este linaje son oriundos de las montañas de Burgos y Asturias. Se dice de ellos que provienen del tiempo de los godos y que varios de sus caballeros ya estaban como compañeros del invicto don Pelayo, al que reconocieron como su rey y señor. Su principal solar radicó en el valle de Ciezar, del cual tomaron el nombre. Durante la Reconquista, se tiene memoria de varios caballeros de este apellido, que tomaron parte en las batallas y sucesiva ocupación de Granada, en época de los Reyes Católicos. Pasaron también a América, y se conserva memoria del cronista y soldado Ciezar de León que estuvo en aquellos países desde los primeros momentos de su descubrimiento.

Armas: Escudo de oro y una banda de gules en boca de dragantes de sinople, acompañada de dos calderas de sable.

ciezar apellido escudo armas

CIFUENTES

Parece ser que este apellido fue tomado de cierto lugar que había en las proximidades de Braga y a la que llamaban «de las siete fuentes» y es de ahí de donde parece que se tomó la palabra Cifuentes que era el nombre de una casa solariega vecina al referido lugar. El primero que tomó este apellido fue el Conde don Ramiro de Campos, Señor de la Casa de Cifuentes, cuyos descendientes se entroncaron con las ilustres casas de los Lara, Guzmán y otras de gran nobleza, fundando solares en diversos lugares de España, con preferencia en Sevilla, gozando de grandes preeminencias y distinciones. Siendo, pues, Braga, ciudad portuguesa, parece deducirse que el primitivo origen de este linaje fue lusitano.

Armas: Escudo de plata. Cinco armiños de sable. Bordura de gules y ocho aspas de oro.

cifuentes apellido escudo armas

CIGALA

Tiene su origen en el también apellido de Cicala, de procedencia alemana, aunque muy pronto pasó a establecerse en Italia, donde tomó la denominación de Cigalla que, con el paso del tiempo se convertiría en Cigala, con cuyo nombre fue muy notoria esta familia en la ciudad de Génova. Con posterioridad una rama de esta familia pasó a España y de ella proceden los que se trasladaron al Nuevo Mundo. De la casa italiana fue don Carlos Cigala, a quien el rey don Felipe IV le otorgó el Principado de Tiriolo, en Nápoles, en 1.630. Esta estirpe se afianzó desde muy antiguo en Mallorca donde poseyó la heredad titulada «Son Cigala», que después fue de la Orden Dominica.

Armas: En campo de gules, una águila explayada, de plata, coronada de oro.

cigala apellido escudo armas

CISNEROS

Apellido castellano, ya que procede de la villa de Cisneros, en plena Tierra de Campos, precisamente del lugar donde se halla enclavada la villa de este nombre. Con exactitud no es posible citar el origen del linaje. Sí se sabe de don Rodrigo González de Cisneros, de quien se cree procede la nobilísima casa de los Girones, íntimamente entroncada con la de Cisneros. De esta unión entre Cisneros y Girones se hace eco el poeta genealógico Gracia-Dei, en su obra sobre los Girones: –Fama en Cisneros pusisteis –de leal generación –pues vuestro rey socorristeis cuando el caballo le disteis–y ganaste el girón. En el apellido Girón se habla de este episodio que no fue otro que el de un caballero de la casa de Cisneros, que al ver que en una batalla mataban el caballo del rey y este quedaba a pie, se apeó del suyo, entregándoselo al monarca al tiempo que le arrancaba un girón de su ropa para demostrar más tarde, si alguien quería adueñarse de su acción, que había sido él y no otro.

cisneros apellido escudo armas

Naturalmente, al hablar del linaje se hace inevitable citar al varón más famoso del mismo: el cardenal Francisco Jiménez de Cisneros que tan destacado papel desempeñó en la historia de España. Una breve biografía nos hace saber que fue arzobispo de Toledo y confesor de la reina Isabel «la Católica», lo que significó el comienzo de su brillante carrera política. Por la influencia de los Reyes Católicos, el Papa le nombró reformador de los conventos de Castilla, lo que le valió no pocas enemistades por parte de cuantos se hallaban cómodamente instalados en posiciones inmovilistas. Fue el fundador de la Universidad de Alcalá de Henares, pero menor acierto tuvo con los moriscos y a causa de su actitud intransigente provocó la rebelión de estos en las Alpujarras. Fue uno de los impulsores de las expediciones españolas al Norte de Africa que culminaron con la toma de Orán. Por el testamento de Fernando «el Católico», quedó como Regente de España hasta la llegada de Carlos I. Y ocupó este cargo hasta su muerte, acaecida cuando se disponía a ir a recibir al Emperador.

Armas: Escudo jaquelado; ocho en oro y siete en gules.

CIURANA

Apellido catalán, procedente del lugar así llamado, perteneciente al partido judicial de Figueras, de Girona. El primer miembro de esta familia del que se tiene constancia es don Benito de Ciurana que participó en la conquista de Valencia a las órdenes del rey don Jaime I de Aragón, peleando en las batallas que motivaron los sitios de Burriana y Lucena del Cid, villas de la provincia de Castellón y en las de Benaguacil y Arés, en las de Valencia y Alicante respectivamente. Más tarde, acompañó al citado soberano en la guerra de Murcia, donde se acreditó por su destacado valor. El Rey premió sus servicios con el Señorío de Villores, del partido judicial de Morella, lugar donde estableció casa solar y dejó descendencia.

Armas: En azur, un castillo con homenaje, de oro, aclarado de sable.

ciurana apellido escudo armas

CLAVIJO

La opinión de los genealogistas es que procede de la villa así llamada en la provincia de La Rioja, de donde fue extendiéndose por otros pueblos de España. Resulta interesante destacar que una rama del linaje Clavijo moró en la isla de Lanzarote, a la que perteneció don Salvador Clavijo y Miranda, Caballero Cadete en las Reales Compañías de Guardiamarinas Españolas, en 1.795, acreditando  antes su nobleza. De la familia que se estableció en Córdoba, hay que destacar a don Sancho de Clavijo, que pasó al Nuevo Mundo en 1.532, siendo nombrado Gobernador de Panamá. Entre los Conquistadores de Nueva España figuran don Diego y don Juan Clavijo que pasaron en 1.527 y 1.536.

Armas: Escudo cuartelado: 1º y 4º; en gules un creciente de plata. 2º y 3º; en oro, tres fajas de gules.

clavijo apellido escudo armas

CLEMENTE

Al referirnos a este apellido, debemos hacer constancia de que se divide en tres que, con ligeras diferencias pueden considerarse el mismo y por tanto, de idéntico linaje: Clemente, Climent y Climenti.

No existe constancia de su origen, desconociéndose. Lo que si se sabe es que es aragonés, extendiéndose después por Cataluña, Valencia, Murcia y ambas Castillas. Aparece radicado en Zaragoza, en época muy antigua, así como a otras localidades de aquella región, pero se ignora el lugar concreto de su origen. De lo que hay constancia es que se trata de uno de los linajes aragoneses más nobles que se incorporó, con el tiempo, a la Casa de los Marqueses de Ossera.

clemente apellido escudo armas

El apellido Clemente ya aparece en tiempos del rey Jaime I de Aragón a quien los caballeros de este linaje ayudaron en la conquista de Valencia. Juan Climent, por los servicios prestados a este monarca, obtuvo la Villa de Altuna, del partido judicial de Segorbe (Castellón) donde dejó sucesores y de ahí los Climent que posteriormente se instalaron en la ciudad de Valencia. De la misma época, la conquista de Valencia, parece radicar otra casa Climent, en la Villa de Canals, del partido judicial de Játiva. De su sucesiva extensión por España, de las ramas establecidas en ambas Castillas, algunos de sus descendientes pasaron a Extremadura y Cuenca, concretamente a la villa de Motilla del Palancar. Otra línea pasó a Zamora y a ella pertenecieron aquellos que probaron su hidalguía en la Real Chancillería de Valladolid.

Debe hacerse constar que líneas del linaje Clemente se establecieron también en las provincias de Salamanca y Logroño, así como en las ciudades de Mula y Cartagena, originarias de Aragón, entroncando estas últimas con los Cabeza de Vaca.

Armas: En campo de gules, un chevrón de oro acompañado, en lo alto, de dos estrellas del mismo metal, y en lo bajo, de una pera, también de oro.

COBO

También en plural, Cobos, ya que ambos apellidos mantienen la misma historia e idénticas armas. Tienen, pues, el mismo origen. Su antiguo solar estuvo radicado en las montañas de Burgos, denominado precisamente así, Cobos. Hay una sentencia dictada por don Alfonso, «el Emperador», en 1.137, declarando ser del distrito de Calahorra, la iglesia de Santo Domingo de la Calzada. En la mencionada sentencia se hace referencia a un caballero llamado don Juan Cobos, natural de Burgos. Don Pero Rodríguez de Cobos, se distinguió como valeroso guerrero en la batalla de los Collejares, en la cual él fue el encargado de llevar el pendón de la ciudad de Úbeda, donde tuvo su ilustre casa solar el linaje de los Cobos de Andalucía.

Armas: Escudo de azur y cinco leones de oro coronados.

cobo apellido escudo armas

COCA

Existen dos lugares señalados por los genealogistas, como troncos de este linaje: uno en la villa de Coca, en Segovia, y otro en Asturias y ciudad de Oviedo. En la certificación expedida por don Diego Barrero, a favor de José de la Coca, natural de Salamanca, se asegura que esta familia procede del maestre de la Orden de Santiago don Fernando Coca, que murió en 1.224. Sin embargo, la familia Coca, de Alcalá de los Gazules descienden de don Rodrigo de la Coca que acompañó al rey don Alfonso, «el Sabio», a la conquista de la ciudad de Jerez y dicho rey otorgó privilegio de armas al mencionado don Rodrigo. Su nieto, don Juan Manuel de la Coca, era custodio de las puertas y torres de la ciudad de Jerez.

Armas: En campo de azur, una cruz llana de plata. Bordura de gules con ocho aspas de oro.

coca apellido escudo armas

COLMENARES

Este apellido tuvo su tronco y solar original en la villa de Carrión de los Condes, en la persona de don Pedro Colmenares, un ricohombre que sirvió a los Reyes Católicos en la conquista de Granada, donde se distinguió como esforzado caballero y guerrero de gran nombradía. No sólo puso la fuerza de su brazo al servicio de sus reyes sino que armó y pagó a su costa a diez hombres de guerra. Tomó asimismo parte en el cerco y conquista de Málaga, donde al igual que en todas las batallas donde intervino se hizo notar por su bravura, señalando la tradición que mató a muchos moros. De este caballero descienden las ramas de las familias Colmenares en Andalucía. Una rama pasó a América, estableciéndose principalmente en Chile.

Armas: Escudo de sinople, nueve ruedas de carro, de plata.

colmenares apellido escudo armas

CONIQUE

Apellido extranjero, concretamente flamenco, con importante asentamiento en la ciudad de Amberes, de la que partió una rama que fue a establecerse a Sevilla. Originalmente la correcta escritura del apellido era Conicq o Conick, según aparece en antiguos documentos presentados por don José Agustín de Conique, en el año 1.712, para que se le reconociese su nobleza de sangre. Se le reconoció, en efecto, por la Real Audiencia de Granada, mediante Real Provisión de Nobleza en su favor. Pero no fue este solo caballero quien solicitó acreditación de hidalguía y nobleza. Lo hicieron muchos de este apellido, ante la Real Chancillería de Valladolid, a fin de poder ingresar en las diversas Órdenes Militares.

Armas: En gules, un árbol de sinople con dos osos; uno alzado, y otro pasante, de sable.

conique apellido escudo armas

CONTRERAS

Apellido castellano que tiene su entronque con el Primer conde independiente de Castilla, Fernán González. Su sobrino, Fernán Sasa, esforzado guerrero, emprendió la conquista del castillo y torres de Zarazo, al cual arrasó pasando a degüello a cuantos moros osaron resistírsele. Ante tal proeza, su tío, el conde Fernán González, se lo dio por armas, vuelto de arriba a abajo (invertido) y le hizo gobernador de un pueblo que fundó con el nombre de Contrarias. Más tarde, cambió el nombre por el de Contreras, tomándolo por apellido para llamarse, en lo sucesivo, Fernán Sasa de Contreras, siendo raíz y tronco de este esclarecido linaje.

Entre los miembros citaremos a don Alonso de Contreras (1.582-1.644), militar nacido en Madrid. Su vida abunda en sucesos pintorescos. En su mocedad, mató a un hombre y por su corta edad se le impuso el mínimo castigo de un año de destierro de la Corte. Sentó plaza en los Tercios de Flandes y tras desertar, se dedicó al corso contra los turcos, tomando parte en numerosos combates. Vuelto a España fue nombrado Alférez; creyó que aquello era poco para sus triunfos y se hizo ermitaño en el Moncayo de donde le sacaron, acusándole de ser cómplice de los moriscos. Militó en Flandes, perteneció a la Orden de Malta, combatió para socorrer a Puerto Rico y luchó contra los holandeses en Gibraltar. De regreso a Madrid, trabó amistad con Lope de Vega, que le hizo protagonista de su obra «El Rey sin Reino». Acabó siendo embajador en Italia.

contreras apellido escudo armas

Otro personaje del linaje Contreras fue el conquistador Rodrigo de Contreras, Gobernador de Nicaragua, que impulsó numerosas exploraciones en aquel territorio. Su gobierno se caracterizó por las medidas que dictó en favor de los indios y contrarias a la esclavitud, lo que despertó el descontento y odio de los colonos que le denunciaron a la Inquisición como estafador de bienes de la Corona. Aunque en España se le hizo justicia, resultando absuelto, se le despojó de parte de sus bienes y se le depuso de su cargo de Gobernador en Nicaragua.

Armas: Escudo de plata y tres bastones de azur. Bordura de gules y ocho aspas de oro.

CORDERO

Es linaje que tiene su tronco en Asturias. Viene de muy antiguo según atestiguan, entre otros, los conocidos genealogistas don Juan Alonso de Guerra y Sandoval, caballero de Santiago y Rey de Armas; don Juan Baños de Velasco; don García Alonso de Torres y don Diego de Urbina. Todos se muestran de acuerdo en atribuir a este linaje una procedencia basada en algunos caballeros que acompañaron a don Pelayo a Covadonda, lugar donde le reconocieron como su rey y señor. El primero de este apellido del que se tiene noticia cierta, fue un caballero de la noble casa de los Novares, una de las más nobles y esclarecidas de Asturias, quien era guarda y alcaide de una importante fortaleza, desde la cual se hacía mucho daño a los moros vecinos. Por este motivo, los sarracenos le pusieron sitio y tras varios meses de asedio y librados fuertes combates, en los que siempre fracasaron, se les ocurrió rendir a los sitiados por hambre.

cordero apellido escudo armas

Y esto fue entendido por el alcaide Novares, que quiso darles a entender lo equivocados que estaban, para lo cual ordenó que los dos últimos corderos que les quedaban les fueran entregados a los moros, a fin de mostrarles que la fortaleza estaba bien pertrechada de víveres, para poder continuar resistiendo el asedio. Viendo los moros tal generosidad y como tampoco estaban sobrados de alimentos, entendieron que los del castillo los poseían de sobra, por lo que se determinaron a levantar el sitio, juzgando inútil seguir manteniéndolo. Por esta acción de los dos corderos, el alcaide Novares decidió tomar este apellido que conservaron posteriormente todos sus descendientes. Este linaje poseyó gran número de propiedades, villas, montes y tierras, así como dos castillos que el tiempo se ha ido encargando de demoler.

Tuvo también magnífico enterramiento en el convento de Villamayor, del cual fue fundador el señor de la casa de Novares. Otra de las casas nobles de este apellido radicó en Cangas de Tinero, pero todos, unos y otros se consideran descendientes del mismo tronco común de Novares.

Armas: Escudo de gules y un castillo de oro, aclarado en azur, cortado de sinople y dos corderos de plata andantes puestos en palo.

CORRAL

Este linaje tuvo su origen en un antiguo solar en las montañas de Santander, junto a la villa de Espinosa de los Monteros, en un lugar llamado Lantuel, no lejos de Reinosa. Desde muy antiguo sus ramas se fueron extendiendo por toda la Península, particularmente por la provincia de Burgos así como en Navarra, en Plasencia de la Vera y en Medina del Campo. Y aun pasó el océano para estar presente en el Nuevo Mundo desde los primeros días de su conquista y colonización. Remontándonos al tiempo en que el conde Fernán González era señor de Castilla sucedió en el cerco de la villa de Sepúlveda un hecho memorable, reflejado por el acreditado cronista don Francisco Piferrer.

Dice el citado genealogista que un moro pidió campo si hubiese algún cristiano que quisiese salir a hacer armas con él, a cuya demanda salió un caballero de los más privados que tenía el conde Fernán González y combatiendo con el moro en un corral que les fue señalado, lo mató y cortó la cabeza que llevó al conde, quien le dio por armas la luna que el moro traía y su escudo y por apellido el nombre «Corral», con alusión al sitio donde habían combatido. Y por ser el corral de piedra seca, le dio los escaques de oro y negro y el campo. Y de este caballero descienden los del apellido Corral de Valladolid y de Medina del Campo, como se demuestra porque no hacían las escrituras con este nombre, Corral, antes de que el antepasado lidiara con el moro, sino que desde entonces se llamaron Corral.

corral apellido escudo armas

Don Antonio del Corral, caballero de la Orden de Santiago, capitán y sargento mayor de la Milicia de Valladolid, sirvió muchos años en Flandes y fue después teniente de don Agustín de Mexía, capitán general de la expulsión de los moriscos. Don Francisco Ruiz del Corral y su hermano don Alonso Ruiz del Corral, primer alguacil mayor de la Santa Inquisición, cuando la instituyeron los Reyes Católicos, fueron descendientes de don Pero Benito Ruiz, uno de los cuatro caballeros que ganaron la villa de Medina del Campo y su tierra a los moros y cabeza de uno de los siete principales linajes de dicha villa.

Armas: Escudo de sinople y un castillo de plata rodeado de un muro del mismo metal.

CORREA

Apellido castellano, que se ha considerado siempre, como de gran nobleza y antigüedad.

Se le tiene por uno de los más ilustres de España y consta el nombre de aquel a quien se tiene por tronco de este linaje, don Payo Ramírez, que floreció en el reinado de Alfonso VI.

Fue ricohombre y un caballero muy principal, tal y como queda descrito en el libro que escribió el conde don Pedro, en su «Nobiliario».

Por hijo tuvo a don Suero Pérez Corra, que casó con doña María Gómez de Silva, naciendo de este matrimonio don Pedro Páez Correa, casado con doña Jordia Páez de Aguilar.

Su hijo, don Pelayo Pérez Correa que fue el decimocuarto maestre de la Orden de Santiago en Castilla, de cuyo valor se hacen eco las crónicas de la época.

correa apellido escudo armas

En el libro del conde don Pedro, no se hace mención a la descendencia del anterior citado maestre de Santiago, pero sí que se sabe que la tuvo en Castilla y Portugal, ya que se tiene noticia de su nieto, llamado Gonzalo Correa, que fue alférez mayor del rey Alfonso IV de Portugal. Pero no constan más datos sobre este personaje.

En lo que se refiere a Castilla se sabe de un Juan Correa, descendiente de don Pelayo Pérez Correa y fue padre de doña María de Velasco.

De esta familia fue también Pedro Correa de Velasco que tomó parte en la rebelión de las comunidades contra el emperador Carlos V, con ocasión del caudillaje personificado por Padilla, Bravo y Maldonado. Pereció en la batalla de Villalar que tan nefasta resultó para la causa comunera. Juan de la Correa fue familiar del Santo Oficio, durante el reinado de don Felipe II.

De aquellos de este apellido que pasaron a América, se sabe que se establecieron en Méjico, donde fundaron familia.

Armas: Escudo de oro con trece correas rojas puestas en el pecho de un águila negra volante, pico y pies de oro.

CORTAZAR

Apellido guipuzcoano y procede de la antigua Merindad de Arratia. En la  anteiglesia de Ceanuri, en Vizcaya, tuvo también casa solar y otro afincamiento existió en Cestona (Guipúzcoa), en el Concejo de Zaya (Álava), y en Villareal de Álava. Con posterioridad se extendió por La Rioja, ambas Castillas, Andalucía, pasando asimismo a América. En las armas de este apellido se suelen colocar dos divisas distintas. En unas aparece el lema: «Cortazar, son las tuyas: busque cada uno las suyas», y en otras «Con sana conciencia puede poner la vida al tablero, por su rey el caballero sin que alguna ley le vede».

Armas: Escudo cortado por una faja de sable, perfilada de oro: la partición alta, en sinople, con un lebrel de plata, con collar de gules y la partición baja, de plata, con un toro barreado y manchado.

cortazar apellido escudo armas

CORTÉS

Con certeza no se conocen los orígenes del apellido Cortés, que en opinión de todos, los autores, es muy remoto. En lo único en que parecen encontrarse de acuerdo es que tuvo su cuna en Aragón de donde salieron las numerosas ramas que fueron extendiéndose por toda la Península, fundando nuevos solares. Uno de estos solares fue el de Medellín, en la provincia de Cáceres, cuna de un gran número de los conquistadores de la Nueva España. De hacer caso a ciertas informaciones sobre el apellido Cortés, vendría a resultar que desciende de patricios romanos. Al menos ésta es una de las versiones que se dan sobre su origen. Otros señalan que emana de la antiquísima villa de Cortes, en Navarra, cuyo nombre tomó el linaje y que, con el transcurrir del tiempo, modificaron la forma de escribir dicho nombre, añadiendo en la letra «e» el acento.

Existe una certificación que fue extendida por el Archivero Mayor de los Reales Archivos Generales de la antigua Diputación aragonesa, don Felipe de Arias, que fue también Bailio y Maestre Racional, en la que se dice que por los libros y registros que se celebraron en el reino de Aragón desde el año 1.247, y por los actos ordinarios de la citada Diputación, viene a resultar que una de las estirpes que acreditó su antiguo origen, lustre o calidad en el estamento de caballeros infanzones, en la familia Cortés, que destacó mucho en las guerras contra los moros, luchando contra ellos con denuedo y valor, ayudando con su esfuerzo a los primeros reyes aragoneses, quienes en agradecimiento a sus valiosos servicios, otorgaron a los Cortés varias mercedes y privilegios.

En este mismo documento del que hablamos, se añade que en el año 1.227, el rey don Jaime I «el Conquistador» concedió privilegio de infanzonía a don Domingo Cortés y que este y sus sucesores acudían con frecuencia a los Consejos y Cortes que después se iban celebrando. Éste, junto con otros documentos, hacen constar que una de las casas más antiguas del linaje, radicó desde tiempo inmemorial en la villa de Zaragoza, así como en Huesca y en las de Calatayud, Egea de los Caballeros y Bujaraloz, dimanando de estas dos últimas poblaciones la línea que fue a establecerse en Navarra. Por tanto, todos los antecedentes señalan que el origen de este apellido radicó en Zaragoza siendo, y así queda fielmente reflejado, aragonés. Ahora bien, de este tronco de Zaragoza, de las casas que de él dimanaron, algunas conservaron las armas primitivas del linaje, pero otras las fueron cambiando por lo que no es extraño encontrar varios escudos Cortés con distintas armas, siendo el más importante el que corresponde al Conquistador de Méjico, don Hernán Cortés, pero de este hablaremos más adelante.

Como ejemplo de cuanto decimos cabe citar a una rama que, procedente de Zaragoza, se apellidó Cortés del Rey y de ella fue don Valerio Cortés del Rey, uno de cuyos hijos, don Valerio Cortés del Rey y Martínez fue Sargento Mayor, trasladándose en su mayoría de edad a Nueva España en el año 1.653, cuando ya, años antes, otro Cortés, en este caso don Hernán, había terminado la conquista de Méjico. Por cierto, como dato interesante hay que señalar que la Casa de los Cortés de Calatayud, procedía del lugar de Terrer y fue fundada por don Hernán Cortés Ruiz quien fue Señor de allí y es de esta rama de la que proceden los Cortés que pasaron a Extremadura, ascendientes de Hernán Cortés. Y fue a esta familia, a quienes se le concedieron los siguientes títulos nobiliarios: Marqués del Valle de Oaxaca, concedido por el Emperador don Carlos V, el 6 de junio de 1.529, a don Hernán Cortes, el conquistador de Méjico; Vizconde de Torres Secas, por el Rey Felipe IV, el 18 de marzo de 1.630, a don Francisco de Cortés y Sangüesa, noble del reino de Aragón, Marqués de Piedra Blanca, por Carlos II, el 3 de Diciembre de 1.697, a don Pedro Cortés de Monroy, Maestre de Campo y Caballero de la Orden de Santiago y Conde Villanueva de San Bernardo, por el mismo monarca, el 18 de diciembre de 1.691, a don Antonio Cortés y Mendoza, Señor de la Villa de San Bernardo, Regidor perpetuo de la Villa de Tuy (Pontevedra).

cortes apellido escudo armas

Las armas del apellido Cortes son: Escudo cuartelado: 1º y 4º de oro con tres corazones de gules puestos en triángulo, 2º y 3º de gules con un trozo de muralla de plata.

Merece una especial atención, examinar la genealogía de don Hernán Cortés, por línea paterna, debidamente probado y que se desarrolla así: como el primero de esta genealogía hay que citar a don Gonzalo Rodríguez de las Varillas, padre de don Juan Rodríguez de las Varillas, a quien sigue don Hernán Rodríguez de Monroy y don Rodrigo Rodríguez de Monroy que casó con dona María Cortés, hija de don Diego de la Cueva, Alcalde de Caltinovo, de cuyo enlace sus descendientes se apellidaron Cortés, mutaciones muy frecuentes en aquella época, especialmente en Extremadura y Andalucía. Los anteriores tuvieron por hijo de don Martín Cortés de Monroy, hombre muy valeroso que acompañó al famoso Maestre de la Orden de Alcántara don Alonso de Monroy, su tío, ostentando el grado de Capitán de Caballos y Jinetes. Maduro ya, se recluyó en su lugar natal, donde fue Regidor y Procurador General, circunstancia que habría de valorarse en el hábito de Santiago que vistió su hijo Hernán.

Casado con doña Catalina Pizarro Altamirano, también de procedencia hidalga, linaje que fue varias veces probado como «limpieza de sangre» ante el Santo Oficio de la Inquisición en 1.609 y 1.610. De esta unión nació don Hernán Cortés y Altamirano, en Medellín (Badajoz) que después de estudiar dos años en Salamanca partió para la isla La Española en 1.504 y de allí a Cuba donde ejerció como escribano. Por orden del Gobernador don Diego de Velázquez organizó una expedición que culminaría con la conquista de Méjico, partiendo para la Nueva España el 18 de febrero de 1.519 y una vez en sus costas, fundó la villa Rica de la Vera Cruz y el primer Ayuntamiento que existió en territorio americano realizando allí los preparativos que finalizarían con la toma de Tenochtitlan el 13 de agosto de 1.521, después de no pocas vicisitudes, entre las que cabe citar la famosa «Noche triste» y la batalla del Valle de Otumba. Harto conocida es la biografía de este personaje para repetirla aquí.

Don Hernán Cortes obtuvo del Emperador Carlos V, la dignidad de Marques del Valle de Oaxaca y el derecho a llevar las armas que componen el escudo que aquí describimos y que fueron: Escudo cuartelado. lº en campo de plata, un águila exployada de sable, 2º en campo de sable, tres coronas de oro, 3º en campo de gules, un león rampante de oro y 4º en campo de azur una ciudad sobre ondas de agua de plata y azur. En el centro de este escudo, un escudete con cuatro palos de gules en campo de oro y bordura azur con ocho cruces de San Juan de plata. Este escudo lleva corona de Marqués.

CÓZAR

Este linaje castellano desciende del conde Fernán Coci, caballero de la Orden de Santiago. Por los años 1.223, el rey don Fernando, «el Santo», determinó la ocupación de Jaén, para lo que recurrió a la ayuda de sus más nobles caballeros y vasallos. Don Fernán Coci fue uno de los que primero acudieron al llamado del rey, poniéndose no sólo él, sino los mesnaderos que llevó, a las órdenes de su soberano. La primera entrada en el reino de Jaén la llevó a la práctica el caballero a que nos estamos refiriendo quien, propinó la embestida a los moros que defendían la ciudad y lo hizo con tanto brío que fue uno de los primeros que entraron en la población.

Armas: Escudo de azur, seis roeles de plata perfilados de sable, tres en cada lado del escudo y en el medio dos estrellas del mismo metal.

cozar apellido escudo armas

CRESPO

Si se da crédito a ciertos cronistas, el apellido es de origen tan antiguo que su fundador se remonta a la Roma Imperial. Dichos tratadistas achacan el origen de Crespo a Lelio Cayo hijo de un tribuno romano, Julio Lelio gran soldado de las legiones romanas que pasaron a las Galias y fundaron una ciudad a la que denominaron Crespi, de la que tomaron el apellido. De acuerdo a esta versión, resulta que una rama de esta familia romana Crespi, atravesó los Pirineos y pasó a España en la época visigoda. Parece ser que los de este linaje se entendieron a la perfección con los reyes visigodos, alcanzando grandes honores hasta el punto que uno de ellos llamado Flavio Crespo (la «i» había sido sustituida por «o»), murió combatiendo valerosamente al lado de don Rodrigo en la batalla de Guadalete.

De la rama que se estableció en España pasó una parte a Baleares y otra al Valle de Caniego, en las montañas de Burgos. Esta línea tiene por reconocido como su tronco al citado Flavio cuyo hijo Eudonio tomó parte en la conquista de Oviedo con el rey Alfonso I y un nieto suyo, Alfonso Eudonio, peleó junto al rey de Asturias Ramiro I, tomando parte en numerosas batallas y el hijo de este último fue hombre de confianza de don Fruela y es precisamente de él de quien descienden los linajes de Álava, Galicia y Castilla y León. En lo que a nosotros se refiere, coincidimos con el tratadista Muñoz Atienza pero ni afirmamos ni negamos la autenticidad de la anterior versión. Es muy posible que los Crespo nacieran en diversos lugares de España convirtiendo lo que en principio fue un mote «crespo», en apellido.

crespo apellido escudo armas

Lo que sí se puede afirmar es que el linaje goza de gran nobleza y así quedó demostrado en las probanzas que muchos de sus miembros hicieron para demostrar su limpieza de sangre e hidalguía ante la Real Chancillería de Valladolid. Este apellido pasó a América y entre sus miembros más destacados cabe consignar a don Benito Crespo que fue Obispo de Durango (Méjico) en 1.722 y don Francisco Crespo Ortiz, gobernador de Veracruz en 1.752.

Armas: En campo de oro una torre de piedra con su homenaje y saliendo de él un hombre armado con en cuchillo en su mano diestra.

CRUZ

De hacer caso a lo que dicen algunos genealogistas, este apellido se originó por sobrenombre; es decir, que fue adoptado por algunos caballeros que, ostentando otros apellidos, lo adoptaron por la devoción que sentían hacia la religión y este fue el motivo que los empujó a adoptar Cruz como sobrenombre y que, con el paso del tiempo, acabó convertido en apellido. Pero la verdad es que, desde tiempos muy antiguos, hubo en España diversas casas denominadas bien Cruz, o De la Cruz. La cuestión es, en qué punto de España se originó y en dónde debemos situar su tronco. Si nos basamos en cuanto dice, en sus memorias, Juan Rodríguez de Padrón, Doncel del rey don Juan II y fray Felipe de la Gándara, debemos dar por cierto que es gallego, cuando ambos afirman que muy cerca de Pontevedra, existió un lugar infanzonado denominado Cruz. Ahora bien lo que ya no resulta tan admisible, es que todas las familias así apellidadas, desciendan de dicho solar infanzonado, al tratarse de un apellido sumamente extendido por todas las provincias españolas. Hay que tener en cuenta que, en Galicia hay muchos lugares llamados Cruz y es de presumir que su nombre, los tomaron por apellido, otras familias que nada tenían que ver con el solar antes indicado de Pontevedra.

Por ejemplo otro solar infanzonado existió en la villa de Briviesca, en la provincia de Burgos, como así queda consignado en el libro «Becerro» de Castilla. En Asturias radicaron otras familias de este apellido, al igual que en León, Vizcaya y Andalucía. En lo que se refiere a la difusión del apellido Cruz en América, es bien cierto que lo llevaron algunos de los primeros conquistadores, como más adelante veremos, pero también es verdad que de Galicia, partió una línea Cruz que fue a instalarse en Jalapa (Méjico), en el siglo XVII. De esa familia, se originaron otras líneas que pasaron a la península de la Florida. A Chile pasó otra línea Cruz, procedente de la villa de Tabernas, en Almería, y otra rama de este apellido, muy principal por lo que de ella se dice, se estableció asimismo en Chile, en la ciudad de Talca, pero en este caso no es nacida en España, sino en la ciudad de Génova. Los miembros de esta familia, sirvieron en los ejércitos españoles de Felipe V y Carlos III.

En España se dio también o una deformación del apellido, o bien una corrección del mismo. Existieron y existen muchas familias apellidadas De la Cruz e incluso se da junto, como Delacruz. Hay otras versiones sobre los orígenes de este apellido y aunque las consignaremos, también creemos oportuno indicar que, por nuestra parte no les concedemos excesivo crédito. Son aquellas que se refieren a que Cruz, puede venir de Cruzado, lo que haría al apellido originario de Navarra.

Señalaremos cuanto dice el obispo de Bayona, fray García de Engui, que en 1.362, escribió una de las primeras crónicas de los reyes de Navarra, y dice: «Los antiguos Cruzates de Navarra, que fueron esclarecidos caballeros, vinieron de Bretaña a Navarra, a luchar contra los moros». En la ciudad de Estella y en 1.644, don Francisco de Aguía y Beaumont afirma que: «los Cruzates de Pamplona descienden de los Cruzates de Bretaña, de una Casa clarificadísima que hay en ella y los Señores de esta Casa llevan las mismas armas que los Cruzates de Pamplona».

Ahora bien todo lo anterior más parece referirse a aquellos que llevan el apellido Cruzat (los hay en Navarra), ya que se tiene por muy cierto que estos tuvieron su origen en Bretaña (Francia), y la mayoría de los genealogistas consideran no sólo equivocada sino falsa, la afirmación de Avalos de la Piscina en su «Crónica o Historia de los Reyes de Navarra», escrita en 1.534, de que los Cruzat navarros tuvieron por progenitor a un caballero llamado don Guevara, tío del infante don Ramiro de Navarra, que por haberse hallado con este en la I Cruzada en Tierra Santa, se llamó don Pedro Cruzado, apellido que pasó a ser Cruzat en los de este linaje en Navarra, descendientes directos de dicho don Guevara o don Pedro Cruzado. Se tiene por cierto, y así es, que nadie antes que Avalos, a quien se tiene por autor muy poco escrupuloso en cuyos escritos no faltan inexactitudes de bulto, contó que en la tal Cruzada se hallara ningún infante Ramiro de Navarra. Y en segundo lugar puede probarse fidedignamente que no pudo alistarse en la I Cruzada ningún infante Ramiro de Navarra, ni aún de Aragón, pues en aquellos años sólo existían dos príncipes que llevaran ese nombre y ninguno de ellos estuvo en la citada Cruzada.

cruz apellido escudo armas

Relacionar al tal Pedro Cruzado, cuya existencia es más que dudosa con el apellido Cruz, como sostienen algunos osados genealogistas nos parece eso, una osadía, que se basa en algo que carece del menor fundamento.

Si tuviéramos que admitir un tronco de este apellido, decididamente nos inclinaríamos por aquél que, lo señala como de procedencia gallega. Quizás avale esta suposición el hecho de que el apellido Cruz, se encuentra también ampliamente difundido en el vecino país de Portugal. Citando un sólo ejemplo, Bernardo Da Cruz, que murió en 1.579, que fue un historiador portugués, agente de Cristóbal de Moura y de Felipe II, rey de España, y del que se supone que acompañó al rey portugués, don Sebastián, en la expedición marroquí en la que pereció el citado monarca luso. Por ese motivo le es atribuida la «Crónica del Rey don Sebastián».

Este apellido pasó de Portugal a Brasil. Un ejemplo: Joao Cruz e Souza, (1.830-1.898) que fue un poeta muy estimable, cuyos versos se basan en las fuentes que bebió de Baudelaiere, e incluso en la narrativa de Egdar Allán Poe. Se trata de obras en las que menudean las visiones alucinantes.

En lo que a España se refiere, puede citarse Diego de la Cruz, correspondiente a la segunda mitad del siglo XV, un pintor de probable origen flamenco que, colaboró con Gil de Siloe. Entre sus obras más conocidas se encuentran el «Cristo de la Piedad» y el «Cristo entre dos ángeles». Se le atribuye el tríptico de la catedral de Burgos, donde ya se percibe determinado estilo hispano-flamenco.

En lo que se refiere al místico San Juan de la Cruz, no podemos encasillarlo entre los de este apellido, dado que su nombre verdadero era Juan de Yepes. Y otro tanto cabe decir en lo que respecta a sor Juana Inés de la Cruz, de nombre en el mundo Juana de Abaje y Ramírez. Otros personajes de este apellido fueron don Ramón Cruz Cano, nacido en Madrid en 1.731, que fue dramaturgo español. Produjo numerosas obras en las que, la intuición de lo popular con el neoclasicismo, constituye el mérito principal de las mismas. Su teatro posee una viveza y una originalidad indiscutibles. Otro personaje de este apellido, fue don Manuel de la Cruz (1.750-1.792), un grabador español, autor de «La Feria en la Plaza de la Cebada», obra que se conserva en depósito del Museo del Prado de Madrid.

En América el apellido Cruz se encuentra sumamente extendido: José María Cruz Prieto, general y político chileno, por dos veces ministro en los gobiernos de aquel país; Sebastián de la Cruz, (siglo XVIII), un activo arquitecto peruano que construyó el campanario de la iglesia de los Jesuítas y trabajo como maestro en las obras de la iglesia de San Francisco; Luis Cruz y Goyeneche, político chileno (1.768-1.828) que tomó parte muy activa en el movimiento independentista de aquel país; Juan Cruz Varela, poeta argentino (1.794-1.839), cuya poesía se decanta por los temas patriotas, a excepción de una, la titulada «Elvira» de tema erótico.

Armas: En campo de oro, una cruz llana de gules, y en la punta una cabeza de serpiente de sinople. Bordura de gules con ocho estrellas de oro.

CUBILLAS

Todos los antecedentes lo señalan procedente de Asturias emanando del Consejo de Colunga, aunque también hubo solares en Cantabria, León y Burgos. En el lugar de Ajo, se encuentra una piedra armera donde se ve un castillo donjonado y un árbol arrancado a la diestra, con la leyenda Cobilla en el jefe. Algunos tratadistas montañeses señalan que los Cubillas cántabros nada tienen que ver con los asturianos, ya que aquellos proceden del barrio de Cobillas en la jurisdicción de Ajo.

Armas: En un campo de plata una banda de sinople engolada en cabezas de dragones del mismo color y acompañada en lo alto de un lucero de azur y en lo bajo de una cuba de sable con aros de oro y plata. Bordura de gules con ocho aspas de oro.

cubillas apellido escudo armas

CUBRÍA

Es originario de Flandes, territorio que durante algún tiempo fue dominio de la Corona de España. En España se estableció en Santander, a cuya provincia llegaron desde Flandes durante el siglo XVII con el fin de prestar sus servicios como operarios en las Reales Fábricas de Artillería de La Cavada, Santa Bárbara y Liérganes, más tarde denominada Real Maestranza de Fundición de Cañones. Allí, el rey Felipe VI les concedió privilegio de hidalguía para ellos, sus hijos y sus descendientes, rompiendo así la norma de la época en que la nobleza de sangre era incompatible con los trabajos manuales. En el llamado «Catastro del Marqués de Ensenada», ordenado en Fernando VI, en 1.715, ya aparecen miembros del apellido en su condición hidalga, en Cantabria y León.

Armas: En azur, una cruz de oro.

cubria apellido escudo armas

CUESTA

Apellido del género toponímico cuyo origen no se circunscribe a un sólo lugar, sino que se reparte en antiguos asentamientos en Cantabria, las montañas de León y determinados lugares de ambas Castillas. El linaje es muy antiguo de notorios hijosdalgo que posteriormente, se extendió por la Península y muchos de sus miembros participaron activamente en la Reconquista de Andalucía, varias ramas del apellido Cuesta pasaron al Nuevo Mundo en especial a Méjico. En ocasiones, Cuesta lleva delante un patronímico, como en el caso de los García de la Cuesta, los Gutiérrez de la Cuesta, etc. o, contrariamente posterior como los Cuesta del Monte, Cuesta de Alvaro o Cuesta de Mercadillo. Los de este último apellido, Cuesta de Mercadillo fueron Señores de la casa solariega de Liérganes, en Santander.

De esta Casa fue el primer Señor Mayor don Andrés de la Cuesta Mercadillo que dejó varios hijos, uno de los cuales, don Juan de la Cuesta pasó a Méjico, donde desempeñó el cargo de Alcalde Mayor de Nombre de Dios en el año 1.708, al igual que hizo su hermano don Diego, que ostentó el mismo cargo en la población de Huejotzingo, en el año anterior al citado. Varios de los miembros de este ilustre linaje militaron en las filas de las diversas Órdenes Militares, predominando entre ellos aquellos que pertenecían al ejército (tenientes coroneles y capitanes). El rey Fernando VII, siendo el año 1.824, creó el título de Conde de la Reunión de Cuba para otorgárselo a don Santiago de la Cuesta y Manzanal Comendador de la Orden Americana de Isabel la Católica.

cuesta apellido escudo armas

La hija de este monarca la también Reina Isabel II, otorgó, a su vez, el Marquesado de Velero de Urría a dona María de las Mercedes de la Cuesta, natural de la Habana, en 1.852 como premio a las actividades que esta dama llevaba a favor de la beneficencia. En la Sala de Hijosdalgo de la Real Chancillería de Valladolid se conservan numerosos litigios llevados por los Cuesta durante los Siglos XVI, XVII, XVIII Y XIX, en solicitud de reconocimiento de nobleza y limpieza de sangre.

Armas: En campo de gules, cuatro fajas de oro cargadas cada una de dos aspas de gules colocadas en los extremos de cada faja. Bordura en oro con ocho bezantes de gules.

CUETO

Linaje propio del País Vasco, oriundo del lugar de Cueto. Desde el comienzo de la Reconquista cristiana de la península del poder musulmán, este linaje tuvo también ilustres casas solares en Cantabria, Asturias y León, entroncando con nobles y destacadas familias. Se dice de los Cueto, que ya estaban con don Pelayo cuando este Caudillo se refugió en las montañas del Norte para, reagrupando a su fieles, dar comienzo a la lucha que llevaría a la total liberación de la península de los musulmanes. Hay también constancia de que algunos de los de este apellido pasaron a América, donde se establecieron, creando familias, sobre todo en Méjico.

Armas: Escudo de gules y un castillo de gules almenado; Bordura de plata y cuatro calderas de sable, una en el jefe, otra en la punta y una en cada flanco.

cueto apellido escudo armas

CUEVA

Según López de Haro, en su «Nobiliario Genealógico», el antiguo solar de esta familia fue en Castilla y León, en la merindad de Campoo. Pero añade el citado tratadista, la más conocida de sus líneas, la más calificada y principal, fue indudablemente la que se estableció en Ubeda, cuando esta ciudad fue ganada a los moros de cuya línea procedió el famoso Beltrán de la Cueva, primer Duque de Alburquerque.

«Fue -dice López de Haro- uno de los más privados caballeros que tuvo el serenísimo rey don Enrique IV, y el que más secretos supo de su pecho. Don Beltrán de la Cueva, hijo de Diego Fernández de la Cueva, vizconde de Huelma, y de la Vizcondesa doña Mayor Alonso de Mercado, su mujer, vecinos y naturales de la ciudad de Ubeda, de quien hay memoria en la Crónica del serenísimo rey don Juan II, cuyo título de vizconde de Huelma, hubo su hijo don Beltrán siendo mayordomo de este príncipe don Enrique, al cual le fue tan grato, que de su muy larga y liberal mano recibió muchas y crecidas mercedes y estados con los más honoríficos títulos y prerrogativas que los gloriosos reyes, sus progenitores, acostumbraban a dar, según escribe Hernando del Pulgar en su «Claros varones» diciendo que este príncipe amaba mucho a sus criados, dándoles y engrandeciéndoles, de manera que lo vino a hacer conde de Ledesma, estando en su villa de Madrid en el año 1.472″.

En lo que se refiere al también genealogista don Francisco Piferrer escribe que: «fue tan íntima y estrecha la privanza que tuvo don Beltrán con el referido rey don Enrique IV, que no sabiendo este como enaltecerle y ensalzarle, con la debida anuencia del Papa Pío II, le nombró maestre de la Orden de Santiago.

Prevenidos ya los grandes y los prelados contra don Enrique, por sus desórdenes y debilidad, acabaron de disgustarse con este nombramiento y era inminente una cruel guerra intestina si don Beltrán no hubiese, generosamente, renunciado a tan alta dignidad, no por cierto por miedo pues era el más valiente caballero de su tiempo».

Ciertamente se lee que en el año 1.480, sostuvo cerca de Madrid, una justa contra todos los caballeros de la corte de Castilla, saliendo vencedor de cuantos osaron medir con él sus armas.

Don Beltrán renunció a ser maestre de Santiago buscando la paz y el orden en el reino. Y por eso, el rey don Enrique en recompensa a su abnegación, lo hizo duque de Alburquerque. Esto es cuanto sobre este personaje escriben los tratadistas citados.

Pero guardan silencio sobre el episodio más importante en la vida de este caballero. Un hecho que, por la trascendencia que tuvo en la historia de España no puede, ni debe, silenciarse: y nos estamos refiriendo al episodio conocido como aquel que se refiere a Juana «la Beltraneja».

Al morir el rey Enrique IV, la sucesión en el trono correspondió en línea directa a su hija Juana. Fue una princesa desgraciada cuyo nombre va unido al ominoso apodo de «la Beltraneja».

Jurada como heredera del trono por las Cortes en el año 1.462, muy pronto se convirtió en la víctima de la lucha entre el poder de la Corona y la ambición de determinados nobles, encabezados por Juan Pacheco, marqués de Villena y Alfonso Carrillo, arzobispo de Toledo.

Estos dos personajes, basándose en los rumores sobre una supuesta impotencia de Enrique IV, hicieron correr la especie de que la princesa Juana no era hija del rey, sino de los amores habidos entre Don Beltrán de la Cueva y la esposa del monarca, la reina Juana de Portugal.

cueva apellido escudo armas

Fue una acusación que no presentó prueba alguna de su veracidad, pero sí lo suficiente para que Juana fuera rechazada como bastarda lo que, de acuerdo a la opinión de aquella nobleza, aliada con el arzobispo Carrillo, impedía su subida al trono.

Causa cierto asombro pensar que, los nobles castellanos no habían tenido el menor empacho en reconocer como rey a un bastardo, comprobado que además alcanzaba la Corona de Castilla mediante el regicio al asesinar con su propia mano al legítimo soberano, el rey Pedro I. Ahora, rechazaban a una princesa bajo el pretexto de la bastardía, sin existir pruebas que avalasen tal acusación.

El rey Enrique IV, también es verdad que no estuvo a la altura de las circunstancias, se mostró titubeante, sobre todo si se tiene en cuenta la presión que, sobre él ejercieron los dos anteriores citados personajes, el marqués de Villena y el arzobispo Carrillo, que llegaron a alzarse en armas contra él, apoyando a su hermano, el infante Alfonso.

En 1.470, la princesa Juana fue rehabilitada en sus derechos por su padre, el rey Enrique IV, pero la muerte del monarca impidió que Juana se afianzase en el trono. Casada con Alfonso V, de Portugal, desencadenó una guerra civil, en la que resultó perdedora, Juana rechazó la proposición que se le hizo de separarse del portugués y casarse con el príncipe Juan hijo de los Reyes Católicos. Para resumir: acabó obligada a ingresar como monja en el convento de Santa Clara.

En toda esta historia, subyacía la envidia que la nobleza sentía hacia don Beltrán de la Cueva, por el favor que el rey Enrique le hacía. A resultas de ello, Juana pagó culpas que seguramente no tenía, ya que lo de la bastardía jamás pudo probarse, pasando a la historia como Juana «la Beltraneja».

Este apellido que está íntimamente ligado con Cuevas, es decir tan sólo los separa la «s» final, cuenta entre sus miembros numerosos caballeros que se hicieron famosos por sus hazañas.

Entre ellos, se cuenta de uno que enfrentado a trece moros, no sólo no se atemorizó ante la superioridad numérica de sus adversarios, sino que los embistió con tan singular arrojo que hizo cundir el pánico entre los sarracenos, hasta el punto que los venció a todos, dándoles muerte.

Es por esto, que esta rama de la familia, lleva escudo distinto al de Cueva. Se trata de escudo de plata, con trece roeles de gules, en memoria del igual número de moros que mató el caballero que citamos.

En lo que a don Beltrán de la Cueva se refiere, sus armas fueron: Escudo cortinado: lº y 2º; de oro, un palo o bastón de gules. 3º; de plata, un dragón de sinople en ademán de salir de una cueva. Bordura de gules y ocho aspas de oro.

Las armas que aquí damos como correspondientes a este apellido, en el que señala Avilés en su «Ciencia Heroica», al indicar que corresponde a las de los duques de Alburquerque y son: Escudo de plata y un losange de gules cargado de un castillo de oro, cantonado de cuatro leones rampantes de gules.

CURIEL

Apellido castellano, originario de la villa así llamada en Valladolid, desde la que pasó a Burgos, fundando importantes casas solares. Más tarde, se extendió por el resto de la Península y pasó al Nuevo Continente, estableciéndose en el siglo XVI en Méjico. Se trata de uno de los linajes más antiguos de España y parece venir de la voz «jurí» árabe, transformada, al castellanizarse, en «curí» y más tarde en «curiel». En la historia de esta familia se encuentran numerosos personajes que ostentaron cargos importantes en los sucesivos reinados. En Durango y en el Monasterio de San Francisco, se encuentran enterrados dos miembros prominentes de esta familia, con armas esculpidas en su sepultura.

Armas: En gules, una banda de oro engolada de dragantes de sinople. Bordura de gules, con ocho aspas de oro.

curiel apellido escudo armas

Comparte este artículo

10 comentarios en “Heráldica de los apellidos: Letra C”

  1. pues el mío empieza por C y no está, la verdad que siempre que he intentado saber algo sobre mi apellido no encuentro casi nada, sólo que 13 personas censadas con el apellido y la mayoría son de Valencia.

    Responder
  2. Al igual que Sil, mi apellido empiza con C y tampoco he podido encontrar gran cosa.
    Por cierto que jamas he conocido a nadie con apellido Cabezudo y eso que soy de México.

    Responder
  3. Necesito averiguar la vandera de «Ladron de guevara» De lorca necesito la bandera y el porque de porque es asi, lo necesito lo antes posible si me podeis ayudar os lo agradecere siempre

    Responder

Deja un comentario

4 × tres =