«Enfermedades y trastornos de la vida conyugal», un libro para mondarse

No sé si se podría decir que la sociedad actual ha avanzado un poco en la tolerancia por ser como uno quiere y se respeta mejor la libertad de expresión, yo creo que no mucho. Eso sí, viendo estas láminas, creo que algo sí se ha andado.

Las ilustraciones pertenecen al libro «Enfermedades y trastornos de la vida conyugal» del doctor Adrián Vander (pa que veas, encima doctor), el cual pretende resolver los múltiples problemas de la vida íntima con «tratamientos médicos científicos» como dice el subtitulo. Pero no os creáis que este hombre daba simples consejos, sino más bien los planteaba como remedios o curas contra esos desarreglos intolerables en una pareja como dios manda.

El susodicho libro «Enfermedades y trastornos de la vida conyugal» en dos ediciones: una más viejuna y otra más actual. Increíble que se siga editando, cualquier diría que es de rabiosa actualidad.

Adrian Vander enfermedades vida conyugal Adrian Vander la vida conyugal

Fue editado en 1961 en Barcelona, como otros libros que el doctor W. Alfonsus Adrianus Vander Put Vermuelen (nombre ¿real? de este doctor) escribió y publicó en España, dedicándolos a la salud y la alimentación para curar el cuerpo con métodos como la hidroterapia o el ovolacteovegetarianismo. Se ve que este hombre era español, pero trabajó en la clínica alemana Louis Kühne en Leipzig.

Lo más chocante de este libro es ver el machismo y la barrera que construye el doctor separando al hombre de la mujer por roles y estereotipos. Más allá de eso, parece que el doctor estaba molesto con las mujeres masculinas y los hombres afeminados, hasta el punto de considerarlo algo que urgía curar. Y pensar que este libro tiene sólo 50 años…

¿Tiene usted algunas características poco femeninas?

En esta lámina ilustramos las características masculinas que con más frecuencia se mezclan en las mujeres, y que en muchos casos revelan un trastorno que puede curarse.

– Pechos pequeños, hombros anchos y caderas estrechas.
– Frente amplia y con entradas, cejas gruesas, cabello corto, cara angulosa, mucho pelo en la cara y nuez marcada.
– Matriz infantil.
– Poca afición a los quehaceres domésticos (este es muy bueno, sobre todo la ilustración).
– Voz algo grave.
– Andar rígido y con paso largo.
– Pies y manos grandes, piernas largas.
– Erotismo exagerado (pero si sólo le está mirando…).
– Tendencia a mandar y dirigir (la cara del hombre en la ilustración es para mondarse).
– Ideas de emancipación.

Enfermedades trastornos vida conyugal mujer poco feminina

¿Es usted 100 por 100 femenina?

He aquí los principales caracteres de la mujer femenina. En el texto explicamos el origen de estos caracteres, sus trastornos y el modo de corregir estos. (este hombre se ve que no estaba a gusto con ninguna clase de mujer, ni femenina, ni poco femenina.)

– Huesos y músculos poco marcados, hombros estrechos, formas redondeadas y caderas anchas.
– Voz aguda.
– Cabello largo, nariz pequeña, línea del cabello redondeada, falta de pelo en la cara y nuez poco visible (¿con qué tratamiento curaría esto? XD).
– Afición a las tareas del hogar.
– Instinto genésico pasivo (vamos, lo que ahora llamamos la libido).
– Andar gracioso y suave.
– Tendencia a la obediencia.
– Predominio de los sentimientos sobre la razón.
– Afición a las cosas concretas.
– Deseos de maternidad.

Enfermedades trastornos vida conyugal mujer femenina

¿Tiene usted algunas características poco varoniles?

Estas son las características de feminidad que con más frecuencia se encuentran en los hombres poco varoniles. En nuestros tiempos casi todos los hombres tienen mezcla de uno u otro de estos signos. Reconociendo estos trastornos a tiempo generalmente pueden curarse mediante un tratamiento adecuado.

– Línea del cabello baja y redondeada.
– Escasez de pelo en la cara, cuello largo y cilíndrico sin nuez marcada.
– Piel blanca y fina, poco desarrollo muscular y abundante grasa bajo la piel.
– Voz aguda.
– Hombros estrechos y redondeados, caderas algo anchas.
– Vanidad (¿comorrr?).
– Andar suave y blando.
– Timidez.
– Afición a los trabajos de la casa.
– Pechos abultados.

Enfermedades trastornos vida conyugal hombre poco masculino

Y aquí una parida de esas que tanto les gustaba a los doctores de realizar de encasillamientos y grupos estereotipados.

MUNDO DE LA RAZÓN: lógica y pensamiento frío.

MUNDO DE LOS SENTIMIENTOS: amor maternal, cariño y pensamientos elevados.

MUNDO DE LOS INSTINTOS: hambre, instinto genésico e instinto de conservación.

Enfermedades trastornos vida conyugal machismo

Algunos libros de Adrián Vander.

Adrian Vander adelgazar Adrian Vander banos sol Adrian Vander corazon

Adrian Vander curate higado Adrian Vander estomago intestinos Adrian Vander estrenimiento

Adrian Vander impotencia Adrian Vander tabaco salud

Y esto me recuerda un consejo que también tiene sus años:

advertencia mujeres no beber mucho

No beba mucho, ya que un hombre espera que guarde su dignidad toda la tarde. Beber puede que haga a algunas chicas parecer más listas, pero la mayoría se volverán tontas.

 

Comparte este artículo

20 comentarios en “«Enfermedades y trastornos de la vida conyugal», un libro para mondarse”

  1. Pues vaya con el doctor, pena me da de todo el que haya caído en sus manos.
    Lo que más me llama la atención es que sólo tiene 50 años el libro.

    Tengo un libro sobre la noche de boda, que a ver si lo encuentro y te lo dejo pa que te hartes de reír. La portada es del estilo de estas que has puesto, pero no recuerdo quien lo escribe ni el año.

    Responder
  2. «Tendencia a la obediencia», eso para saber si somos femeninas??
    «Afición a los trabajos de la casa», a claro, si se limpia es que eres poco hombre!!
    vaya con el autor este…

    Responder
  3. Menos mal que las cosas han cambiado, me he quedado boquiabierta con algunas cosas, sobre todo con que un hombre es menos masculino por tener afición a hacer las cosas de la casa.

    Responder
  4. ¡¡¡MADRE DE DIOS !!!. ¡LA VIRGEN SANTISIMA! (CON PERDON) Y… ESTO AUN SE SIGUE EDITANDO Y POR LO TANTO PUBLICANDO Y A LA VENTA. ¡UUUUUFFFF!.

    Responder
  5. Me espanta que sólo sea de 1961… al leerlo pensé que sería de los años ’20 o ’30… y encima escrito por un médico??? Alguien con estudio y formación académica??? Y se sigue editando??? Dios mío, qué atrasados parecemos a veces como humanidad.
    Lo que no me imagino es cómo «se cura» el hecho de tener huesos grandes por ejemplo. ¿Una lijadora tal vez?

    Responder
  6. Extraordinario libro como este Dr. siendo hace un siglo atras podia tener sabios conocimientos. En esta epoca necesitamos sabios como el, ya que el ya no existe leamoslo sus libros. El varon tienen sus caracteristicas para ser bien varon y la mujer igual, gracias a esta diferencia ay supervivencia, el uno se complementa al otro y no es, el uno competencia del otro, si esta sociedad moderno dizque somos iguales, por eso estan degenerados fisica y moralmente donde el hogar es un caos con hijos homosexuales y lesbianas…

    Responder
  7. Hector Cunyas.. sos un retrasado mental. Vivís adentro de un termo como para pensar que un varon es «bien varon» por como se ve físicamente? somos humanos, la supervivencia es para los animales, nosotros vivimos en sociedad. aahh y las personas no se complementan como si fuesen cosas que encajan, las personas se eligen. Dejame adivinar, elegiste a tu mujer porque te planchaba bien las camisas y cocinaba parecido a tu mamá?

    Responder
  8. Mi mujer es muy pero muy femenina y a su vez empresaria de grandes determinaciones y decisiones. Yo soy hombre (sin deceo de ser introducido analmente, ni oralmente) atlético, y me gusta cocinar y leer poesía. Por lo visto nada de realidad existe en estos parámetros. Son súmamente confusos. Como si cada uno de nosotros hiciera una lista de cualidades para ser un «buen ser humano», o un «buan macho», o una «hembra ideal». Las lístas serían tan diferentes como subjetivas, dignas de ser tiradas todas a la basura. Es la tendencia occidental de crear moldes donde lo que no cabe es digno de condena e inquisición.

    Responder
  9. Hector Cunyas…¿vos también pensas que Chom si eses hombre es gay y si es mujer es lesbiana?…Saifu, ¡cuidado!, vas por la cornisa…jajajajajajaja

    Responder
  10. Lo de andar suave y blando creo que se puede remediar con plantillas, pero lo demás debe ser más dificil jejeje… vaya con el doctor Vander

    Responder
  11. Seguramente que a los evangelistas se les ha escapado este libro :-) Salvo que pinten canas, muchos se sentirán espantados. Recuerdo haber visto libros del Dr Vander en mi casa. Era una especie de Dr. Borocotó de la época, que la tenia clara y lo explicaba fácil. De ahi en mas, es una cuestión de época. Sociedad machista (mas que ahora), la homosexualidad se escondia bajo la alfombra, de sexo nadie hablaba, como tampoco de divorcio o de mujeres trabajando. Han pasado solo 50 años, pero mucha agua bajo el puente…

    Responder
  12. El Dr Vander puede parecer machista pero solo son valiosos sus libros para el que los entiende realmente es un genio para su época , ahora con tanto estrés , carne , acidificación del cuerpo , enfermedades por lo mismo , la ignorancia abunda en estos días

    Responder
  13. No me parece nada serio un analisis pobremente sesgado de un par de hojas de un libro, igual si junto todos sus comentarios y los edito a mi gana, lo convierto en nazi. No defiendo la manera de pensar del autor, que debe tener sus razones para publicar aquello, pero no le dan la minima oportunidad de explicar sus «razones», visto asi, poco valido el razonamiento del post.

    Responder
    • Joder, para defender las razones del autor del libro leyendo sólo un par de hojas de un libro, has hecho dos juicios sobre mi leyendo un post solo. Felicidades, vas por la vida criticando lo que haces. A ver si te crees que no he leído libros de estos de la biblioteca que tenia mi abuelo.

      Responder

Deja un comentario

1 × 3 =