Consejos para romper la rutina en la pareja

Hace tiempo os contamos algunos consejos para tener una relación feliz en pareja, que siempre vienen bien para sobrellevar una relación cuando notamos puntos débiles. En la misma línea, hoy vamos a recomendaros algunas pautas a seguir para romper la monotonía, otro de los problemas más usuales en la pareja. Y es que, la rutina suele hacer mella en nosotros sin darnos cuenta, por eso es bueno conocer algunos consejos para evitar que el día a día deteriore nuestros vínculos con la persona amada.

Escribir mensajes para comunicar nuestros sentimientos

Los mensajes pueden convertirse en nuestros aliados si la rutina nos ha robado esa parte romántica, o hemos entrado en un bucle en el que nos cuesta decir «te quiero» de una manera directa. Ante todo debemos potenciar el tono creativo, para que nuestra pareja se sorprenda y el mensaje tenga más impacto que un texto recurrente y previsible. Si los mensajes por móvil no nos procuran una ambientación idónea, podemos recurrir a otros medios más sorprendentes: un email, una nota o tarjeta escrita por nosotros mismos que podemos dejar en la mesilla de noche o en la nevera ayudándonos de un imán, o incluso escribirlo en la comida o emplear una carta postal a su nombre. A veces, lo clásico está tan olvidado, que consiguen sorprender mucho más.

Realizar actividades conjuntas

Una de las mejores curas para prevenir la rutina consiste en realizar actividades variadas con nuestra pareja al margen de los quehaceres cotidianos. Podemos dar una sorpresa a la persona amada proponiendo realizar actividades que gusten a ambos y enriquezcan nuestra relación. Esto es beneficioso porque pueden aflorar vertientes desconocidas de cada uno y así conseguir mantener el interés de la pareja. Podemos optar por realizar actividades al aire libre como pasear, hacer deporte, ir de excursión o picnic, viajes cortos, o incluso hacer una barbacoa en el patio de la casa si no podemos desplazarnos.

O bien planear otras acciones de carácter más intelectual o artístico, como estudiar y realizar cursos, ir a museos, participar en obras de teatro, pintar, etc. En ambos casos es importante disfrutar de la experiencia, haciéndonos fotos si paseamos, y estableciendo conversaciones interesantes para fomentar una buena comunicación. Por cierto, otra actividad puede ser algo tan simple como citarse en un lugar que ninguno de los dos conozca para disfrutar de un momento inolvidable.

Regalar algo y tener detalles

A todos nos gusta recibir regalos, y más si provienen de la persona que queremos. Por eso entregar un regalo a nuestra pareja cuando menos se lo espera, es una demostración de aprecio y cariño muy estimulante, ya que no sólo aporta felicidad a la otra persona, sino que nos transmite un sentimiento agradable a nosotros mismos al hacerlo. Si no disponemos de dinero, tampoco tenemos que gastar demasiado, ya que muchas veces cuenta más el detalle que otra cosa.

Los regalos pueden ser flores, objetos pequeños que representen mucho para nuestra pareja, o cosas necesarias y de gran utilidad que conozcamos a ciencia cierta por nuestra cercanía a la otra persona. También podemos decantarnos por realizar regalos más originales, como las llamadas «experiencias» o bautizar a una estrella con el nombre de nuestro amado o amada. Simplemente hay que buscar en Internet algún sitio surtido como puede ser el de Regalos.es, con el fin de encontrar el más adecuado para nuestra pareja. Si prestamos atención a los gustos y necesidades del otro, seguro que conseguimos acertar con un regalo que le haga ilusión.

regalos enamorados

Cambiar los horarios

Este punto puede ser tan interesante como valioso, ya que cambiar nuestros horarios significa cambiar nuestra monotonía, pudiendo recuperar y vivir estupendos momentos con estas alteraciones inesperadas. Por ejemplo, podemos vernos en distintos días a los que solemos emplear, o cambiar los momentos de descanso en nuestra jornada laboral para realizar una escapada juntos. También aprovechar para citarnos durante las comidas, ya que si sólo comemos o cenamos en compañía, se puede intentar desayunar también con nuestra pareja.

Reavivar la llama de la pasión

Otro punto importante en una relación es el sexo, que suele volverse más sistemático y espaciado con el tiempo. Por eso debemos esforzarnos en recuperar la magia de esos momentos íntimos y dotarles de un punto más romántico. También la novedad puede ser una consigna para renovar la chispa, por lo que algunas recomendaciones consisten en probar nuevas posiciones en la cama, sumar a la experiencia juguetes u otros objetos estimulantes, o incluso escoger otros emplazamientos que no sean la habitación donde siempre se practica el encuentro.

Más pautas a introducir en las relaciones sexuales, son las que hacen hincapié en la atmósfera. Crear un ambiente romántico y sensual siempre ayuda (lo típico de velas, música, luz tenue y pétalos de flores en la cama), y es bueno intensificar los preámbulos sexuales, como realizar masajes, juegos con comida o emplear vestimenta sexy. Sobre todo debemos acentuar la atención en las zonas erógenas de nuestra pareja, parándonos a besar, sentir, tocar y estimular las partes en las que normalmente no reparamos.

Pequeñas ideas con grandes resultados

Podemos recurrir a diversos gestos muy variados para conseguir reconfortar a nuestra pareja. Por ejemplo, le podemos invitar a algún sitio o acto que lleve tiempo queriendo ir y le haga ilusión, a modo de sorpresa. Igualmente, se puede organizar una fiesta sin que lo sepa para celebrar alguna ocasión especial. O recurrir al gesto romántico de prepararle un desayuno bien presentado y llevárselo a la cama para despertarle.

También es importante mantener la curiosidad por conocer al otro, ya que aunque sepamos casi todo de nuestra pareja, seguimos creciendo como personas y todavía tenemos cosas que enseñarle al otro durante nuestra unión. Hasta podemos pensar en actos tan creativos como revivir la primera cita, acudiendo al lugar donde hemos conocido a nuestro amor para rememorar el momento y así recuperar los primeros pasos del enamoramiento.

Varios estudios han demostrado que la comunicación es importante, por eso no debemos escatimar en decir un «te quiero» o «gracias» más a menudo. Existen gestos que consiguen reforzar una relación, como llamarle en medio del trabajo y sin motivo aparente, solamente para comunicarle que le quieres y le deseas. El contacto físico también resulta un apartado importante, por ello es necesario intensificar los besos y abrazos con el fin de aumentar los lazos de unión.

Siguiendo estos consejos y otros que se nos ocurran (simplemente hay que pararse a pensar), podemos mejorar nuestra relación para reavivarla día a día. Como dijo el Dalai Lama, «Solo existen dos días en el año en los que nada puede ser hecho. Uno se llama ‘Ayer’ y el otro ‘Mañana’. Por lo tanto ‘Hoy’ es el día ideal para amar, crecer y principalmente vivir».

enamorados

Comparte este artículo

Deja un comentario

tres × 1 =