Chistes de monjas

EL ASILO

Un par de monjas llaman a la puerta de una casa y les abre una niña:
– ¿Nos podrían dar algo para el asilo?
– ¡Abueeeelo, sal!

ENTREVISTA A LA NOVICIA

La madre superiora le esta interrogando a una novicia:
– ¿Y si un hombre pretendiese abusar de ti, qué harías ?
– Me subiría el habito.
– ¡¿Que?! ¿Y que mas ?
– Le diría que se bajase los pantalones.
– ¡¿Para que?!
– Por que yo puedo correr mas rápido con las faldas subidas, ahora que él, con los pantalones bajados…

monjas bar

MONJAS EN EL COCHE

Dos monjas encargadas de hacer la compra en un convento de clausura salen con el coche del convento y al doblar la esquina se encuentran con la misma pareja de la guardia civil de trafico. Uno de ellos se desabotona la bragueta y una de las monjas dice:
– Vaya hombre, otra vez la prueba del alcohol.

EL CANARIO

Un hombre tiene que ir en avión y esta terminantemente prohibido llevar animales, pero no puede dejar solo al canario, así que se lo mete en el bolsillo del pantalón; el tío se queda dormido, y como el bolsillo tiene un agujero, al cabo de un rato el canario asoma por la bragueta; unas monjas que estaban en el asiento contiguo le despiertan contrariadas y dicen:
– Señor, señor, no entendemos mucho de esto, pero creemos que se le ha roto un huevo.

LOS NOMBRES DE LAS ESTACIONES

Este es un hombre que va en el tren, al que se le sientan al lado dos monjitas, de repente el tren para en una estación, y dice el hombre:
– Como estamos en la estación de Cercedilla, tocadme la rodilla.
A esto que las monjas se enfadan, y le reprochan lo que ha dicho. Continua el tren, y al poco
se para en otra estación, a lo que dice el hombre:
– Como estamos en Villalba, tocadme la barba- con el consiguiente enfado de las monjas.
Continua el tren y dice una de las monjas:
– Vayámonos rápidamente hermana, que la siguiente es Torrelodones.

nun monja

MONJAS SEPARADAS

Había dos monjas muy buenas amigas, pero se tuvieron que separar para ayudar a niños pobres. Una se fue a África y la otra a Asia.
La pregunta es… ¿Cómo se llamaban las monjas?
Muy fácil, pues por teléfono.

Comparte este artículo

1 comentario en “Chistes de monjas”

Deja un comentario

4 − 2 =