Traduce tu catálogo de productos y amplía tu cartera de clientes

swahili

La globalización y los avances de la tecnología han permitido que las empresas puedan expandir sus fronteras, pero para llegar a una mayor cantidad de clientes deben ajustar su mensaje al lenguaje local.

Las empresas que desean tener éxito han adaptado sus funciones a un comercio mundial, desarrollado a través de los recursos digitales. El incremento del comercio online da paso a una necesidad de traducir el contenido de las webs, el catálogo de productos y la información concerniente a estos, para atraer a una mayor cantidad de clientes.

En este artículo nos explican en detalle la importancia que tiene la traducción profesional en la estrategia de internacionalización de cualquier empresa, cómo un sitio web o un catálogo bien traducidos puede permitir a las compañías españolas ampliar su cartera de clientes y aumentar considerablemente sus ventas.

En el pasado, la internacionalización conllevaba un proceso costoso, pero Internet ha ayudado a que los gastos se reduzcan al permitir un trabajo digital que incrementa la eficiencia, al poder llegar a clientes a miles de kilómetros y vender el mismo producto tanto a nivel local como internacional. El ecommerce ofrece nuevas alternativas que derriban las barreras físicas.

Para imponerse sobre la competencia no solo hay que manejar una buena cartera de artículos. También son indispensables una serie de procesos, entre ellos la adaptación de los contenidos de la empresa y productos al idioma a donde va dirigido. Para dominar estos aspectos es necesario contar con el soporte de una agencia de traducción profesional.

¿Qué aspectos tener en cuenta al realizar una traducción?

Los traductores que realizan el trabajo deben ser nativos para que dominen la lengua. Además los profesionales deben contar con documentos validados sobre su formación y experiencia, para garantizar que el proceso y resultado sean el de mayor calidad.

Traducir no es tan caro como se cree. Muchos empresarios no le dan el valor justo a una traducción profesional. En ocasiones, por una mala decisión, ponen la imagen de sus negocios en riesgos por recortar gastos en calidad. Lo realmente caro para cualquier empresa es una traducción incorrecta, señalan desde esta agencia de traducción en Madrid.

Las empresas al contratar a un traductor deben exigir los certificados de calidad que garantizan el cumplimiento de requisitos como, por ejemplo, la revisión por parte de un tercero. Además, los profesionales deben tener especializaciones en el área a traducir, para evitar el uso de términos que no estén acordes al contexto social o técnico.

Las empresas que desean abrir sus fronteras deben realizar estudios de mercado para conocer las características y su potencial. Los traductores no solo cambian el idioma, sino que ajustan los términos al contexto local, debido a que una palabra o un signo pueden tener significados distintos en diferentes países.

La adaptación al mercado es esencial para asegurar la confianza de los clientes. Lo recomendable son los traductores nativos, debido a que los mercados funcionan de forma distinta y estos pueden saber las costumbres, las palabras acordes y los gustos de consumo. Es decir, el catálogo se debe ajustar a las preferencias y la cultura local para apuntar al éxito de la operación.

Las tarifas de traducción

En Tarifasdetraduccion.es nos explican cómo se calcula el precio de una traducción, y nos ofrecen un presupuesto gratuito y sin compromiso. Para calcular una tarifa de traducción en España se cuentan el número de palabras en el idioma original y se multiplica el precio manejado de acuerdo al tipo de trabajo.

Existen algunas variantes que pueden influir en el coste final, por ejemplo, se suelen añadir recargos en un pedido de urgencia, al realizar más fases de revisión, por el tipo de especialización requerida para la traducción, el formato de los archivos, entre otros.

Los profesionales primero deben recibir los pedidos para evaluar el tipo de documento y sus factores diferenciadores para presentar un presupuesto ajustado al cliente. Las traducciones juradas y técnicas en especial requieren valorar los detalles de la traducción para saber el coste y el tiempo de entrega.

En algunos países se pueden calcular las traducciones por páginas o por líneas, en España lo habitual es realizarlo por palabra. La tarifa de la traducción por palabra puede ir de 0,05 a 0,15 euros, de acuerdo a los requerimientos.

Un texto de unas 300 palabras puede tener un precio de entre 15 a 45 euros. Para una traducción jurada de los antecedentes penales se puede pedir entre 50 y 65 euros. Los precios de la traducción jurídica son superiores, pero es el caso de la traducción farmacéutica y médica donde se cobra más por ser tan especializada.

Cuando son traducciones técnicas o científicas usualmente se incrementa 20% al coste de la traducción comercial. Los traductores que se especializan en traducción de videojuegos, audiovisuales y proyectos similares realizan presupuestos por las horas invertidas, pudiendo ofrecer una tarifa general por el trabajo.

La importancia de la traducción de los catálogos de productos

El ajuste al idioma del mercado local permite que los futuros consumidores tengan confianza durante el proceso. El contenido de las empresas debe ser traducido a las necesidades y requerimientos de otros países para hacer llegar el mensaje de forma correcta, y así ayudar en la toma de decisiones a la hora de la compra.

En estos momentos los catálogos de productos pueden ser bastante sofisticados y elaborados. Los archivos vienen en programas específicos con textos, imágenes, videos y animaciones. Los traductores profesionales deben ser especialistas en estos programas para, además de la traducción, lograr conservar el documento y formato original.

Los traductores deben evaluar el pedido, conocer el tipo de archivos, extraer la información, hacer la traducción técnica y posteriormente introducir nuevamente el texto al formato, sin que el documento pierda calidad o la estructura de diseño con la que contaba en un inicio, debido a que las imágenes pueden moverse o el contenido puede ser más corto o más largo que el original.

Uno de los programas que suele usarse en la traducción de catálogos de productos es InDesign, por esta razón, muchos de los profesionales que se especializan en esta área son capaces de manejar este programa de maquetación para poder conservar las tipografías, colores, diseño y otros aspectos importantes para el cliente.

Comparte este artículo

Deja un comentario

9 − uno =