Tipos de interés: ¿convienen altos o bajos?

Los tipos de interés marcan el pulso de la economía. Pero a cada uno nos influyen de una forma determinada. ¿Qué ocurre si suben o bajan?

Si son altos o no son tan bajos, se fomenta el ahorro y, en teoría, se reduce la inflación, porque hay menos dinero en circulación. Si por el contrario se bajan, se estimula el consumo y el aumento de los precios. Pero veamos cómo viviríamos con unos tipos altos o bajos, y qué puede ocurrir en el futuro.

Cada familia preferirá que el dinero esté caro o barato dependiendo de sus propios intereses.
tipos de interes

1. Hoy, en España, los consumidores deben a los bancos más de 483.000 millones de euros por sus hipotecas. La cifra no para de crecer: en febrero de este año, los clientes adeudaban a los bancos 93.800 millones de euros más que en el mismo mes de 2003.

Supongamos que el Banco Central Europeo subiese los tipos un 0,5 por 100 hasta final de año, como mantienen algunos expertos, y el precio del dinero se situase en el 2,5 por 100. Eso significaría que una persona con un crédito a interés variable (el 95 por 100 de las 600.000 familias españolas lo tiene así) de 92.000 euros, a 20 años pagaría 23,3 euros más cada mes. Si los tipos siguiesen al alza y alcanzasen el 5 por 100, esa misma hipoteca se encarecería en 147 euros al mes. Puede ahora entenderse por qué el gobernador del Banco de España, Jaime Caruana, insiste en pedir cautela a los titulares de los créditos y a los bancos que los conceden, dado que la morosidad podría aumentar peligrosamente.

2. Los ahorradores estarían encantados, en cambio, con una subida de tipos. Los bancos, al percibir más dinero por las hipotecas, pagarían más intereses a sus clientes por los depósitos.

Además, aumentaría la rentabilidad de los títulos de renta fija como letras del Tesoro, bonos y obligaciones. Pero la cotización de las acciones en Bolsa sería más baja, porque muchos inversores apostarían por la renta fija. Para colmo, con unos tipos altos las empresas pagarían más dinero a los bancos por sus créditos y su beneficio se resentiría, con la consiguiente reducción de su valor en Bolsa.

3. Con unos tipos bajos, los consumidores comprarían más productos y los precios de éstos subirían al ser mayor la demanda que la oferta. En teoría, su poder adquisitivo sería menor, ya que con la misma cantidad de dinero podrían adquirir menos productos. Sin embargo, para establecer ese poder adquisitivo real habría que tener en cuenta el nivel salarial. Si los sueldos creciesen por debajo de la inflación, el poder adquisitivo sería también más bajo, y al revés.

4. La influencia de la economía norteamerica es indudable en el resto del mundo y, por supuesto, en la Unión Europea. El elevado déficit de EE UU que se disparará hasta 520.740 millones de dólares a final de año –(en parte debido a la guerra en Irak–, puede provocar una subida de tipos en la economía mundial, como ha advertido el FMI, Fondo Monetario Internacional. Además, el reciente aumento de la inflación en EE UU anticipa ya una subida de los tipos de interés.

5. No olvidemos que EE UU necesita captar muchos recursos en el mundo para financiar su déficit, y eso reducirá el dinero disponible para empresas y bancos, elevando el precio de éste, es decir, las tasas de interés. Unos tipos altos perjudicarán a Iberoamérica y a otras regiones en desarrollo, ya que tendrán que pagar más intereses por su abultada deuda en dólares.

6. ¿Qué puede pasar en la UE? El BCE quiere estimular el consumo en la zona euro por la debilidad del dólar y de las economías alemana y francesa. Por esas razones deberían bajar los tipos de interés. Sin embargo, una subida de tipos tendría también efectos beneficiosos para la economía en general, porque sería una señal de la consolidación del crecimiento económico y despejaría las dudas entre los inversores. Por todo ello, algunos expertos coinciden en que los tipos subirán conforme se acerque el final de este año.

evolucion tipo interes

Comparte este artículo

Deja un comentario

tres × 3 =