Estelio

Cuando Ceres vagaba por el mundo buscando por todas partes la hija que Plutón acababa de arrebatarle, se sintió rendida de fatiga y agotada de inanición; entonces pudo, felizmente, hallar una buena mujer que le ofreció una escudilla de sopa. El apetito es el mejor condimento, aun para los platos más vulgares y a Ceres le pareció delicioso.

Un niño llamado Estelio, único testigo de la avidez con que la diosa devoraba la pobre comida, se echó a reír. Ceres, en un arranque de cólera, le arrojó a la cara el resto de la sopa y lo transformó en lagarto.

estelio mitologia

Comparte este artículo

1 comentario en “Estelio”

Deja un comentario

18 + trece =