Cannabis hollywoodense

gran lebowski

La fama de la planta del cannabis ha crecido con robustez a lo largo de la historia y la industria del cine hollywoodense ha sido uno de los trampolines responsables de su reputación desde la década de los años 30 como puedes apreciar haciendo click en esta página.

Si bien es cierto, que la marihuana ganó fama como cualquier actor cinematográfico, esta acción también sirvió para alzar la voz sobre las consecuencias de su uso indiscriminado, pues hasta entonces era útil conocer solo la versión psicoactiva de la planta, esa que produce alucinaciones y altera la conciencia gracias a la presencia del Tetrahidrocannabinol o THC; en lo que respecta al Cannabidiol, aún no tomaba protagonismo pues ni siquiera había sido aislado e identificado químicamente como otro de los cannabinoides importantes.

A pesar del revuelo causado por el cannabis y su modernismo para aquella época, aún no contaba con esperanzas de ser legalizada en ningún país, sin duda esa meta parecía una utopía inalcanzable.

La popularidad de la marihuana

No se trata de que la marihuana fuera una planta desconocida hasta su llegada a la pantalla grande, pues se sabe que desde tiempos remotos ha formado parte de la vida del hombre sobre todo como planta medicinal, lo que sucede es que la proyección que le dió el cine, sin dudas fue inigualable.

Era de esperarse que Estados Unidos fuera el epicentro de esta eterna controversia, sin embargo, aunque muchos no lo crean, las primeras apariciones de la marihuana en medios de difusión fue concretamente en los años 30 y el mensaje estaba enfocado en dar a conocer su lado negativo, por decirlo así, fue una especie de campaña moral que alertaba a la sociedad sobre las fatídicas consecuencias de fumar la planta.

Entre algunos de los film que lograron satanizar a la planta en el séptimo arte destacan Narcotic en 1933, otro inolvidable fue Sex Maniac del año 1934; sin duda, Marijuana: The devil’s weed en 1936 es siempre recordada o Assassin of youth de 1937 y así otros más que convirtieron a esa década en memorable pues la marihuana parecía ser el nuevo concepto cinematográfico a través del cual se pudiera impactar a la sociedad sobre su uso.

El cine no solo se valió de la marihuana en la época de los años 30, pues, a pesar de que fue una década donde la planta se ganó su mayor reputación, con el paso de los años era cada vez más común ver cómo se mostraba su consumo de manera ilícita en diversas escenas donde la mayoría de las veces, el o los personajes que hacían uso de la hierba se rodeaban de eventos desastrosos inclusive considerados como buena comedia a tal punto de que hoy en día se es normal disfrutar de una película de tendencia y que la marihuana haga presencia en cualquiera de sus escenas.

Ciencia VS cine

Como ya se ha dicho, es cierto que el cine ayudó en parte a agudizar el tabú y el recelo que existía en torno al uso de la planta de cannabis, pero el trabajo de la ciencia se hacía cada vez más representativo con la intención de dilucidar otra versión de la planta y quitarle un poco el estigma con el que cargaba.

Así que, en el año 1940 se logró un descubrimiento que marcó un hito en la historia del cannabis, y no fue más que la identificación química del Cannabidiol como parte de los cannabinoides importantes de la planta, pero que en este caso, carecía de efectos psicoactivos pues no contiene THC, además poco a poco han salido a la luz las propiedades terapéuticas de este compuesto, que, sin duda son de gran aporte desde el punto de vista medicinal permitiendo derribar el tabú que se había fundado años atrás con propagandas y películas taquilleras que dejaban a un lado esta visión de la planta.

Gracias a este aporte científico y a la legalización del CBD como compuesto natural libre de psicoactividad, desde hace unos años se ha hecho más notorio el tema del uso de marihuana medicinal tanto en la pantalla grande como en diversos documentales que se enfocan en demostrar sus aplicaciones en pro del bienestar de la salud, así mismo, existen tiendas en línea certificadas para la venta de productos derivados del cannabis como JustBob; las herboristerías, farmacias y supermercados también han abierto un espacio para este tipo de productos libres de cualquier penalización.

Compartir

Deja un comentario

3 × 2 =