Sobre el cabello y su higiene en el siglo XVIII

El cuidado del cabello en la Europa del siglo XVIII, era de mucho estilo, pero de poca higiene.

pelucas siglo XVIII francia

En la corte francesa se empezaron a usar pelucas a raíz de que el rey Luis XIV comenzó a utilizarlas debido a una calvicie. Se popularizaron entre la corte -absurdamente- pues tendían a imitar lo que el Rey usaba. Sólo podían usarlas los nobles y la moda se extendió a otras cortes europeas.

pelucas siglo XVIII francia luis 14
Luis XIV fue precursor esta moda peluquera.

Otras versiones relatan que era una época en que proliferaban muchas enfermedades venéreas, como la sífilis, que relegaban graves secuelas como la caída del pelo o manchas en el cuello, partes del cuerpo, etc, pues la vida en la corte era algo “promiscua”, y con el fin de disimular, empezaron a utilizarse pelucas, al igual que el maquillaje y los guantes.

pelucas siglo XVIII francia polvo higiene

Fomentadas por la reina María Antonieta, en esa época se impusieron los increíbles peinados de estilo alto. Estos peinados altos sólo podían componerse con la ayuda de peluqueras y doncellas personales, que tardaban varias horas en organizar estructuras metálicas, almohadillas, trenzas de cabello y un gran surtido de elementos decorativos, que podían ser joyas costosas, frutas o verduras.

pelucas siglo XVIII francia maria antonieta
Maria Antonieta marcó la tendencia entre las féminas.

Sin tener en cuenta lo costoso de elaborar estos peinados, el verdadero precio era sostener la pesada y engorrosa carga que frecuentemente degeneraba en dolores de cabeza o abscesos. Por no hablar de la aparición de piojos y pulgas, hecho que era bastante habitual, dados los factores antihigiénicos de la época, ya que lavarse el pelo era algo insólito. Hasta se dice que de algunas pelucas saltaban ratones.

pelucas siglo XVIII francia estilos

Otros aristócratas se decantaban por una peluca empolvada y se afeitaban el cráneo por higiene contra los parásitos, mientras que unas varillas de materiales preciosos, normalmente marfil, se utilizaban para rascarse la cabeza de manera elegante sin tener que quitarse la peluca ante el público.

pelucas siglo XVIII francia hombres

No solían lavarse el pelo porque nó existían champus y los jabones poseían mucha grasa. Así, la moda de llevar pelucas se extendió debido a que tenían que estar presentables en las cortes, donde eran usadas por personas adineradas de sociedad y algunas veces las reuniones no duraban horas, sino días.

pelucas siglo XVIII francia barberia
Barbería y tienda de pelucas.

Comparte este artículo

4 comentarios en “Sobre el cabello y su higiene en el siglo XVIII”

  1. Que asquito, vaya si había poca higiene. Y que incomodidad tendría que ser llevar esas pelucas. Menos mal que hemos avanzado un gran trecho en la higiene del cabello.

    Responder

Deja un comentario

3 × uno =