La comida que entra por los ojos

Excelente broma que presentaron en el programa Penn & Teller Bullshit, que demuestra que la gente es más tonta que un lápiz, y que la comida entra por los ojos y las dulces palabras que te pueda entonar el camarero.

Pues bien, resulta que en un restaurante de 5 estrellas, podemos ver como en el salón, el camarero se porta como si el restaurante fuese de verdad de 5 estrellas, pero si entramos a la cocina, se nos pondrán los pelos de punta.

broma restaurante lujo cocinero broma restaurante lujo clientes

El “cocinero”, que parece sacado de un restaurante de Chinatown de mala muerte (ojo al dato con los tatuajes que porta) hasta fuma y todo. Y no solo eso, sino que cocina la comida de mala gana (observad como tira las cosas), podréis ver que hasta para pintar la comida del plato, usa el dedo en vez del pincel.

Fijaos también que toda la comida se hace en microondas, todo viene en latas y no hay nada que se haga como se haría en una cocina de 5 estrellas.

broma restaurante lujo agua broma restaurante lujo cocina

Aunque no entendáis inglés, observad cómo el camarero les presenta a los clientes los platos como si fueran la octava maravilla o el más exquisito manjar y luego veréis cómo estos lo degustan, aprueban y dan su opinión como si hubiesen comido la más orgásmica ambrosía. Pero lo que no saben, es que todos los ingredientes utilizados, son de los más baratos que se puedan comprar.

El camarero les presenta por ejemplo, un plato que lleva tomates, y no se qué les cuenta que si son orgánicos, que si son naturales, que si comida macrobiótica sana y equilibrada, pero mientras, nos intercalan las imágenes del cocinero abriendo la lata barata de tomates en la cocina, mientras prepara este plato artificial en un santiamén.

broma restaurante lujo vino broma restaurante lujo camarero

Lo del vino es ya la rehostia. El camarero les dice que es la botella más cara de bla, bla, y entre medias, se ve la secuencia de cómo lo cogió de un estante en la cocina. Luego, los clientes cuando catan el vino, se hacen los entendidos y aprueban el vino demostrando sus ínfimos conocimientos enólogos ¡si hasta lo huelen y todo antes de catar! XD. Esto demuestra lo mucho que nos gusta aparentar…

Al final, el camarero les cuenta la trampa de todo lo que comieron durante la cena; ojo al dato con la mirada de la pelirroja: “debe ser amiga”.

¡Disfrutad el vídeo como disfrutaron los clientes la comida de saldo presentada con rica retórica y prosa del camarero!


Si el vídeo no funciona, puedes verlo aquí.

Comparte este artículo

5 comentarios en “La comida que entra por los ojos”

  1. Simplemente genial :D

    Yo le tengo asco a los sitios pijines para comer. Mucha delicatessen, pero donde esté un buen plato de huevos fritos con patatas…

    En fin, se demuestra que esos que presumen de tener buen gusto realmente tienen el mismo gusto que cualquiera.

    Responder

Responder a solange Cancelar la respuesta

11 − 3 =