Menos gérmenes en un váter que en un escritorio

Si deseamos almorzar en la oficina, seguro que nunca se nos ocurriría tomarnos el tentempié encima de la taza del váter ¿no? Lo más normal será comer en la mesa de trabajo o escritorio, ya que es la forma más higiénica que nos han enseñado.

Pero debemos saber que si buscamos un sitio pulcro para comer, el escritorio perderá la batalla frente a la taza del váter, ya que en este último sitio encontraremos menos gérmenes por centímetro cuadrado. Exactamente unas 50 veces menos.

vater-bacterias-germenes-microbios

Esto fue estudiado por el microbiologista Charles Gerba de la Universidad de Arizona. Charles es un gran científico que ha hecho muchos descubrimientos en su campo, como solventar los sistemas de reciclamiento de agua para las estaciones espaciales de la NASA y la MIR.

Es tal su pasión por las bacterias que incluso le puso de nombre a su primer hijo Eschirichia, en honor a la famosa bacteria intestinal E. Coli. Pudo convencer a la familia de ponerle este nombre diciendo que era el nombre de un rey en el Antiguo Testamento de la Biblia.

Uno de sus estudios, reveló que cuando realizamos el simple acto de tirar de la cadena del váter, una ola de microbios emerge hacia arriba en el aire y flota por unas horas hasta que se deposita en las superficies del baño.

vater-bano aseo bacterias germenes

Estas bacterias, volarán seguramente hasta el cepillo de dientes, por poner un ejemplo; así que la próxima vez que te cepilles los dientes y hayas dejado la tapa del váter abierta, sabrás que ciertas partículas del váter están invadiendo tu cavidad bucal.

El Dr. Gerba, también descubrió que las bayetas de la cocina eran el mayor nido de bacterias de una casa, seguido del fregadero. Sin embargo, donde menos gérmenes habían de un estudio de 15 casas, fue en la taza del váter: “si un alien viniera del espacio para un recuento de bacterias, seguramente se bañaría las manos en el váter”.

En otro estudio realizado en cinco ciudades, tres veces al día durante cinco días, analizaron superficies de una oficina: escritorio, teléfono, ratón, teclado, puerta del microondas, botón del ascensor, botón “start” de la fotocopiadora, superficie de la fotocopiadora, asiento del váter, fax, puerta del refrigerador y dispensador de agua.

Hicieron pruebas en dos grupos. Mientras un grupo limpiaba con toallitas desinfectantes dichas superficies, el otro no lo hacia.

vater-oficina-bacterias germenes

Los resultados fueron sorprendentes. En términos de bacterias por pulgada, el campeón era el teléfono, con 25.000 (probablemente porque mucha gente usaba el mismo teléfono). Le seguía el escritorio con 21.000, el teclado con 3.300 y el ratón con 1.700.

El lugar menos contaminado era la superficie del váter, con 49 bacterias por pulgada cuadrada, 50 veces más limpio que el escritorio. Gerba afirmó que “el escritorio es un festín para los gérmenes, ya que pueden desayunar, comer y cenar ahí”.

Una de las posibilidades para la pulcritud de los asientos de los váteres, es que son sitios demasiado secos para que proliferen las bacterias.

Comparte

1 comentario en “Menos gérmenes en un váter que en un escritorio”

  1. Hasta que no he llegado al final de la entrada pensaba que la tapa del váter estaba más pulcra porque la limpiábamos más a menudo y con productos desinfectantes.
    Me ha sorprendido bastante que haya menos germenes en el váter que en el escritorio.
    A partir de ahora tendré cuidado de que la tapa esté siempre cerrada, pa que no vuelen las bacterias a mi cepillo de dientes o_O

    Responder

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies