Ante una lluvia… ¿nos mojamos más al correr o al caminar?

Este es un famoso debate que he querido terminar por averiguar de una vez por todas. ¿Cómo se moja uno más bajo una lluvia? ¿Corriendo o a paso normal?

Supongo que depende de varios factores, por lo que no hay una respuesta clara. De acuerdo con la revista Discover, el físico italiano Alessandro De Angelis, de la Universidad de Udine, calculó que una carrera a unos 36 kilómetros por hora, haría que nos mojáramos un 10 por ciento menos que una marcha a 10 kilómetros por hora.

corriendo lluvia
¡Corred que su os mojáis!

Estos son algunos valores a tener en cuenta:

Cinética:

v=d/tt= d/v) …. mientras corramos más rápido (velocidad = v) hasta nuestro destino (distancia = d), menos tiempo (tiempo = t) nos llevará. Parece obvio que si tardamos la mitad de tiempo en llegar a nuestro destino, nos mojaremos la mitad. Pero al cambiar la velocidad de nuestro paso, estamos cambiando nuestra velocidad relativa comparada con la lluvia.

Velocidad relativa:

Supón que la lluvia cae de forma vertical. Si estás de pie y recto, te mojarás sólo la cabeza y hombros, que es lo que solemos tener apuntando hacia arriba. Aun así, hay cierta cantidad de agua entre tú y el lugar de destino, por lo que al moverte, vas a chocarte con ella De esta manera, cambias la velocidad relativa entre la lluvia contigo. En vez de ver la lluvia cayendo recta, la verás como si soplase hacia ti, mojándote también la cara, pecho, piernas, etc. Ahora debes enfrentarte a otro componente: la velocidad de la lluvia.

mujer andando bajo lluvia

Componentes vectoriales:

Ahora trataremos la lluvia bajo dos aspectos, uno vertical y otro horizontal. El componente vertical es independiente de la velocidad a la que corres, por lo que parte de esta respuesta predice que doblando tu velocidad, acortarás por la mitad el agua que recibas.  Pero el aspecto horizontal es la diferencia entre la velocidad horizontal de la lluvia, y tu propia velocidad. Sería en este caso, mucho mejor no manejar un componente como la velocidad, sino el de la fluctuación.

Fluctuación:

El cambio constante es un tópico que entra dentro de los principios físicos, pero pocas veces se puede explicar por sí mismo. La fluctuación es la cantidad por área unitaria de algo contra una superficie. En este caso, la fluctuación sería (número de gotas / tiempo) por unidad de área. Así que supón que observas un metro cuadrado de suelo, y 60 gotas golpean en 10 segundos. El flujo es de 60 gotas / 10 segundos por metro cuadrado (ó 6 gotas / (s m2)). Así que estimamos nuestra área de blanco vertical (la parte de la cabeza y hombros), y multiplicamos por 6 para llegar al número de gotas que golpean por segundo. Este número será independiente de nuestra velocidad.

Los componentes de la fluctuación varían en la misma proporción que los de la velocidad. Por lo que, si la lluvia cae de forma vertical a 7 m/s con un viento en tu cara de 2 m/s, estás corriendo a 5 m/s y tu velocidad relativa es de 7 m/s, la lluvia parece caer en un ángulo de 45 grados. Entonces el flujo horizontal es (flujo vertical) x tan (45). Multiplica esto por el área que ocupa tu cara, cuerpo y piernas para averiguar la cantidad de gotas que golpean tu parte frontal.

lluvia

En resumen:

Si añades la cantidad de gotas que golpean tu parte superior y frontal, obtendrás las gotas / segundo. Multiplica esto por la cantidad de tiempo que estarás en la lluvia (d / v). Algunas comparaciones te harían despreocuparte de cuánto correrías, pero hay algunos factores a considerar: viento en la cara, viento de atrás, viento de los lados, llovizna o aguacero, y las diferentes velocidades de marcha.

Lo que está claro, es que cuando llueve, apretamos el paso. Instintivamente creemos que de esta forma nos vamos a mojar menos ¡qué ilusos XD!

Para terminar, si no os habéis enterado del rollo científico, nada mejor que una simple y entendible muestra. En un experimento práctico analizado en la publicación «Weather», llevada a cabo por Thomas Peterson y Trevor Wallis del Centro de Datos Climáticos, mostró que en distancias cortas, correr hacía mojarnos menos.

lluvia-paseo-mojarse

Un día de lluvia, los dos hombres partieron con idéntica ropa y sombreros que pesaron al partir. La ropa llevaba por debajo un forro de plástico para mantener las gotas en la ropa y que no desaparecieran filtrándose. Realizaron una carrera de 100 metros en la que Peterson andó y Wallis corrió.

Al terminar, se pesó la ropa de nuevo y averiguaron cuánta agua les había calado. Peterson había absorbido 221 ml. , mientras que la ropa de Wallis obtuvo 133 ml.

¿Qué piensas tú? ¿Corriendo te mojas igual, más o menos?

ninos-lluvia
A estos se la trae al fresco el dilema; cuanto más mojados, más diversión.

Comparte

9 comentarios en “Ante una lluvia… ¿nos mojamos más al correr o al caminar?”

  1. Estimados…
    La pregunta no está completa si no se aclara si la persona corre a protejerse de la lluvia. Cuanto mas corres, menos te mojas, porque llegas antes a destino con techo!

    Responder
  2. ¿? Buena pregunta….la pregunta es NOS MOJAMOS MAS AL CORRER O AL CAMINAR… pues en mi humilde opinion diria q al correr…aunq todo depende d la velocidad de la lluvia…la forma en la q cae,en fin muchos factores.Aunq si no hay prisa y deseas refrescarte pues q mejor q mojarse…eso si llegar a casa darte un regaderaso con agua tibia y asi no enfermarse,ahh aahh aachuu!!! salud!!!jajaja =)ciao!!

    Responder

Deja un comentario