La depresión, una enfermedad que mata

El mundo es cada vez más complicado. La competencia laboral, el costo de la vida, la velocidad en la que se mueve todo y el tráfico agotador que nos retrasa nos causan estrés casi a diario. El problema más grave es que esto, si no se tiene cuidado, puede evolucionar en una depresión.

Cuando te deprimes, todo es más difícil. Levantarse de la cama en las mañanas puede ser abrumador, ni pensar en todo lo que hay que enfrentar al salir de la casa. Sin embargo esto no quiere decir que no haya maneras de controlarlo y llevar una vida plena.

Reconoce la depresión

Para poder resolver un problema, lo primero es reconocer que hay un problema. Vivimos en una sociedad que nos castiga por ser débiles o tener defectos. Es como si olvidáramos que somos humanos y es parte de nuestro ser necesitar ayuda.

Uno de los sentimientos más comunes de la depresión, es el dolor que no te permite funcionar. Salir de la cama para enfrentar la vida se hace casi imposible, hay un sentido de desprendimiento, aquellos que nos causaba felicidad y placer ya no lo hace, casi es un peso.

Hay cambios en las costumbres alimenticias, irritabilidad no justificada, cambios de humor, problemas para dormir o para despertarse. Existen mucho más síntomas, pero estos son  los más comunes, además de ser los más sencillos de reconocer en nuestros seres queridos y nosotros mismos.

Enfrenta la depresión

Existen muchas maneras de aprender a vivir con la depresión. Hacer ejercicios, comer de manera balanceada y salir a tomar el sol te ayudará a no hundirte en un hueco.

Cambia tus rutinas diarias. No tienen que ser cambios muy fuertes, elegir un camino diferente al trabajo, conoce gente nueva, disfruta que los parques que te regala la ciudad.

A veces conocer gente con esta enfermedad puede ser algo difícil. Gracias a los avances tecnológicos no es necesario enfrentar situaciones sociales que te incomoden, ya que gracias a Internet podrás conocer personas interesantes que te abrirán nuevos mundos.

Busca ayuda profesional

A veces la enfermedad llega a niveles tan altos que se necesita más que llevar una vida sana con amigos. En estos casos lo mejor es buscar la ayuda de un terapeuta, ya sea psicólogo o psiquiatra.

En muchos casos es necesario medicar la depresión. Y es que se expande de una manera tan intensa y agresiva que puede necesitar más que solo palabras. Solemos satanizar la medicación contra la depresión, pero la realidad es que los antidepresivos y los ansiolíticos son una excelente ayuda para mucha gente.

Ante todo, no tengas temor de pedir ayudar, es verdad que vivimos en una sociedad que castiga la debilidad, pero también es cierto que el ser humano es un animal que vive en manada para poder cubrir sus fallas individuales.

depresion alegria

Comparte

Deja un comentario