Heráldica de los apellidos: Letra E

ECHANIZ

Se trata de un linaje de clara ascendencia vasca, y ya caballeros de esta familia participaron en la batalla de las Navas de Tolosa, en la primera mitad del siglo XIII, así como en la conquista de Málaga. Por estos servicios los Echaniz obtuvieron heredamientos en premio a los mismos. Según el filólogo Irigoyen, esta voz quiere decir en euskera «muchas casas o abundancia de ellas».

De los Echaniz tratan los «Nobiliarios» de Zazo y Rosillo y el crónista Gómez de Arévalo, entre otros. El último citado nombra a Oxen de Echaniz, que fue un fiel servidor de los Reyes Católicos que se distinguió notablemente en la conquista de Granada. El Rey de Armas don Francisco Morales Zarco despachó certificación de blasones a los Echaniz con fecha 1 de julio del año 1.692.

Los de la provincia de Guipúzcoa hicieron pruebas de hidalguía y limpieza de sangre para poder ingresar en las diferentes Órdenes Militares.

Los Echaniz tienen abundancia de documentos, informaciones y probanzas de hidalguía de su apellido, desde los primeros pobladores de Guipúzcoa. Tuvieron casas en Villarreal, Azpeitia, y Tolosa.

Una casa Echaniz la hubo en la villa de Laguna de Caneros, de la provincia de Burgos, que previa demostración de su hidalguía fueron admitidos en el Estado Noble de la Villa de Madrid.

En lo que se refiere a América, una rama de los Echaniz pasó a este continente, en concreto a Méjico. Uno de los de este linaje, don Pedro Echaniz de la Oliva, natural de Madrid, estuvo con el conquistador Hernán Cortés, después de haber servido a las órdenes de don Pánfilo de Narváez. Participó en la campaña que llevó a Cortés hasta la conquista del imperio de los aztecas y una vez pacificado el país fundó casa en Méjico.

En la conquista del Río de la Plata (hoy Argentina), se distinguió don Manuel de Echaniz, caballero del que se cree descienden los de este apellido en aquella República americana.

Armas: En campo de plata, un lobo de sable pasante. Bordura de gules.

Echaniz escudo

ECHEVARRI

Apellido toponimico, que en ocasiones también se escribe Echavarri. Por la documentación existente se cree que surgió al mismo tiempo en varios puntos del País Vasco, lo que hace presumir que sus solares nada tienen que ver entre sí. Una rama de este apellido se llamó González de Echabarri. Durante el reinado de don Alfonso XI y al crearse la Orden de la Banda en 1.332, aparece perteneciendo a ella don Rui González de Echevarri, natural de Álava. Son bastantes los tratadistas que sostienen que Echevarri, Echeverri y Echevarria son el mismo apellido, o sea, modalidades del mismo linaje, muy extendido por Vizcaya, Álava y Guipúzcoa.

Armas: En oro, un pino de sinople y dos lebreles pasantes al pie del tronco a cada lado de la copa del pino, un lucero de oro perfilado de azur.

Echevarri escudo

ECHENIQUE

Apellido de origen navarro. Existen documentos que comprueban, su antigüedad y nobleza, entre otros, dos sentencias conformes dadas por el Supremo Consejo y Real Corte de Navarra, en 1.552 y 1.557, en juicio contradictorio, a instancia de don Lorenzo de Echenique y sus hermanos, en las que se les declaró hijosdalgo y nobles. Puede citarse a don Antonio de Echenique y Fernández de Treviño, Gentilhombre de Cámara en ejercicio, Comendador de Número de las Real Orden de Carlos III, Caballero de la de San Juan de Jerusalén, individuo de la Sociedad Económica de Amigos del País de Valencia, Tesorero Central del Reino, que en 1.833, entró a servir en el Real Cuerpo de Guardias de la Real Persona.

Armas: Escudo ajedrezado de plata y sable.

Echenique escudo

EGUÍA

Apellido muy noble, distinguido y ampliamente extendido por todo el País Vasco. Entre las casas de Eguía en Vizcaya figuran: una en la Merindad de Arraitia y otra en Bilbao; otra en la misma villa de Bilbao, con distinto escudo a las anteriores; otra en el concejo de Yurre, del partido de Durango y otra en la anteiglesia de Berriatúa, del partido de Marquina. En Guipúzcoa hubo un asentamiento muy antiguo en el lugar de Eguía, en el partido de Tolosa y otra, en tierra de Aya, en San Sebastián. Otra radicó en la villa de Azcoitia, del partido de Azpeitia y de ella dimanaron las que se establecieron posteriormente en Elgoibar, villa del partido de Vergara y en Santa Cruz de Campezo, en Álava.

Armas: En oro, cinco panelas de gules puestas en sotuer y bordura de sinople con una cadena de oro.

Eguia escudo

ELGUEZABAL

Linaje vizcaíno, con noble solar en la villa de Munguía, en el barrio de Elguezabal, cuyo nombre tomaron, pasando después a otros puntos del País Vasco. Ante las Juntas Generales del Señorío de Vizcaya, acreditaron su nobleza de sangre varios miembros de este familia, entre ellos don Vicente de Elguezabal y Ochoa de Iturriaga, natural de Mújica, Escribano Real, a quien se le reconoció su hidalguía autorizándole para que ejerciera su profesión. En la Sala de Vizcaya de la Real Chancillería de Valladolid litigó por su calidad en el año 1.804, el capitán del arma de Caballería don Francisco Javier de Elguezabal y Madariaga, natural de Ugarte de Mújica.

Armas: En azur, una faja de oro acompañada en lo alto de un castillo de plata y en lo bajo tres bezantes del mismo metal colocados en faja.

Elguezabal escudo

ELIO

Este apellido es uno de los más antiguos e ilustres de Navarra y desciende de la casa de Subiza y por haber heredado, por línea materna, el Señorío de Elio, abandonaron su primitiva denominación de Subiza comenzando a llamarse Elio. El Señorío de este nombre aparece por primera vez en tiempos del rey don García Ramírez, «el Restaurador», y lo incorporó a la Casa de Subiza. Se considera generalmente como fundador y cabeza de este linaje a don Iñigo de Orioles, Señor de Subiza, que acompañó al Rey don Alfonso «el Batallador», en la conquista de Zaragoza y estuvo también en la toma de Tudela con el Conde Alpeche. Generaciones después, un descendiente de esta rama, don Lope de Subiza, casó con doña Constanza Ibáñez de Elio, pasando sus herederos a tomar el apellido Elio.

Armas: De oro con una cruz recrucetada de gules.

Elio escudo

ENRIQUEZ

Este linaje viene de una Casa Real. Se trata del infante don Enrique, hijo del rey Fernando II, «el Santo». Se cuenta que, perseguido por su hermano, el rey Alfonso «el Sabio», y habiendo solicitado asilo al rey don Jaime II, de Aragón, éste se lo negó por ser suegro de don Alfonso, por lo cual, al infante, no le quedó más remedio que pasar a África donde fue muy bien recibido por el rey de Túnez que estaba en guerra con algunos pueblos vecinos.

Allí, las hazañas y los hechos heroicos del infante don Enrique, fueron de tal altura que, como siempre suele ocurrir, despertaron la envidia hacia él por los mismos moros a cuyo favor combatía que vieron en él un peligro, sabiendo, la alta estima en que lo tenía su rey. Crueles e implacables enemigos se unieron en contra suya, buscando su perdición por los medios que fuese, con tal de eliminarlo. Contribuía, además, a su forma de proceder, el hecho de que el infante era cristiano lo que, lógicamente, en unos fanáticos como ellos, fieles seguidores del profeta Mahoma, despertaba, aún más, su odio por infiel.

Por tanto, conspiraron en contra suya con tanto ardor y saña que acabaron convenciendo al rey de Túnez que aquel hombre era un peligro y que además, si continuaba protegiéndole, incurriría en las iras del Profeta y de los santones que también se dieron en aconsejar la muerte del infiel. El rey acabó, finalmente, por dar su consentimiento para que el infante don Enrique fuera muerto. Pero no deseaban que ésta fuera una muerte rápida, sino que querían verlo padecer, por lo que idearon darle un final cruel.

Éste consistió en soltarle dos fieros leones para que lo despedazaran y como deseaban verlo combatir, le dieron una espada. Fue más que suficiente para que don Enrique luchara con tanto valor que mató a uno de los leones y el otro huyó amedrentado. Después, como premio a su valentía, el rey de Túnez lo dejó libre para que regresara a su patria, si éste era su deseo. Por eso, en memoria de este suceso, el infante puso en sus armas dos leones sin corona, para diferenciarlos de los de León que están coronados.

Armas: Dos leones rampantes de gules en campo de plata. Cortinado de gules y un castillo de oro aclarado de azur.

Enriquez escudo

EPALZA

Originario del Señorío de Vizcaya, que tuvo ilustres casas solariegas en el valle de Grozco y Echano, en la Merindad de Zornoza, que se diferenciaron unas de otras por el uso de distintos blasones. Sus armas constan en los Nobiliarios originales de fray Francisco Lozano, y en la Biblioteca Alfabética de Apellidos Nobles, de don Francisco Zazo y Rosillo, Rey de Armas de don Felipe V, y en la certificación de blasones de don Ramón Zazo y Ortega, que fue otorgada a petición de don Manuel, don Juan y don Ramón de Epalza y Barrena, naturales de Orozco, pero residentes en la localidad de Zafra, en la provincia de Badajoz, y que lleva fecha 28 de junio de 1.768.

Armas: En campo de oro, dos lobos de sable andantes, colocados en palo; cebado, el de abajo, de un corderito blanco.

Epalza escudo

ERCILLA

Se trata de un apellido que tuvo origen, con un primitivo solar, en la Torre de Ercilla, sita a orillas del Mar Cantábrico, poseyendo allí enterramientos propios en la capilla mayor de la Iglesia de Santa María, junto a la sepultura de Nuño de Lara, el niño famoso de quien se dice quería apoderarse don Pedro I de Castilla para despojarle de sus derechos al Señorío de Vizcaya, en el año 1.351.

Son muchas las ramas de este apellido que tuvieron casas solariegas en Guipúzcoa siendo merecedoras de destacarse las que estuvieron en Anzuola, Olaverría, Tolosa, Lazcano y Gerain. Las noticias más antiguas que se tienen sobre los Ercilla se basan en don Sancho de Ercilla, vecino de Arama, en 1.339; don Juan de Ercilla y su hijo del mismo nombre, socios fundadores de la Cofradía de Nuestra Señora de Aránzazu, en Oñate. El Licenciado don Juan Pérez de Ercilla, del solar de Olaberría, fue Alcalde de la ciudad de San Sebastián en el año 1.572. Don Martín Ruiz de Ercilla, Señor de la Torre de Eroilla, Regidor y Alcalde Mayor, fue Escribano de la Armada que al mando de don Iñigo de Arriera partió en socorro de las costas de Andalucía en 1.493.

Fue procurador de la villa de Bermeo, casando con doña María Fernández, teniendo por hijos a don Juan de Ercilla que pasó a las Indias como Maestre de la nave «Imperial» y don Ortún. Este caballero, don Ortún de Ercilla fue un célebre jurisconsulto español, autor de muchas obras. Caballero de la Orden de Santiago en 1.572, se desposó, en Tafalla (Navarra), con doña Leonor de Zúñiga y Zamudio natural de Nájera, Señora de la Villa de Bobadilla, teniendo por hijos a don Alonso de Ercilla y Zúñiga, bautizado en Madrid, en la Parroquia de San Nicolás, el 11 de agosto de 1.533 y que ha pasado a la historia por su obra «La Araucana», el más célebre poema épico en lengua castellana y que trata sobre la conquista de Chile.

Fue paje del infante don Felipe, más tarde Rey Felipe II, en 1.548, al que acompañó a Londres para tratar de la boda del Monarca con María Tudor. Miembro de la expedición a las Indias, concretamente a Chile, con García de Mendoza, Gentilhombre de Cámara del Virrey y Caballero de Santiago.

Armas: En gules una banda de oro engolada en cabezas de dragantes del mismo metal. Bordura de sinople con ocho aspas de oro.

Ercilla escudo

ERILL

Según el historiador catalán don Pedro Tomich, tiene su procedencia en los nueve esforzados guerreros que, capitaneados por Rotger Cathalón, entraron en Cataluña en el año 734 al frente de veinticinco mil combatientes y ganaron dicho principado a los árabes. El apellido Erill se debe a don Berenguer Roger, que se apoderó del territorio de Erill, en Lérida, creando baronía del mismo título y fundando ilustre familia. Don Felipe Roger de Erill, Señor de las Baronías de Erill y Orcau, Caballero de la Orden de Calatrava y gobernador del Rosellón y Cerdeña, fue creado Conde de Erill por Felipe III, en 1.599, cuyo título fue elevado a la Grandeza de España por el Archiduque pretendiente de Austria, en 1.708, a favor de su biznieto.

Armas: En campo de plata, un león de gules coronado de oro.

Erill escudo

ESCALERA

Escalera procede de Burgos, de Bercenilla de Cerezos, del Ayuntamiento de Sotoscueva. Algunos genealogistas sostienen que el apellido tiene su antigüedad en el año 1.343 fijando como tronco a don Andrés Escala. Su abuelo, don Ramón Escala, fue colaborador de don Pedro Martel, cuando éste asaltó Mallorca por orden del rey Jaime I, y que para subir la muralla utilizó una escala, por lo que el monarca le concedió la denominación, como apellido, de Escalera.

Armas: En campo de sinople, un castillo de plata ardiendo, dos escaleras apoyadas en sus muros y algunos moros colgando de ellas y otros muertos al pie de la fortaleza. A la puerta del castillo, dos leones en su color, coronados de oro y atados. Como lema llevan «Osar morir, dar la vida».

Escalera escudo

ESCAMILLA

Se trata de un linaje castellano, pero con la conquista de Andalucía pasó a dicha región, donde quedó establecido sólidamente, hasta el punto de que sus descendientes se encuentran más difundidos por esta región que por la suya original.

Desde muy pronto, los caballeros de este linaje se unieron a sus reyes para la Reconquista, y así ya los encontramos entre los primeros que combatieron bajo las banderas del rey Fernando en la campaña militar que culminó con la toma de Jaén antes de emprender la más ambiciosa de conquistar Sevilla. En el asedio y posterior toma de Baeza se distinguió don Pedro de Escamilla que, al frente de cien escuderos, constituyó la vanguardia del ejército cristiano, siendo los primeros que trabaron dura lucha con los moros que hicieron una salida y tuvieron que retirarse apresuradamente ante el empuje de don Pedro y cuantos le seguían.

Una vez ocupada Baeza, este caballero continuó en la compañía del rey Fernando en todas las batallas que se llevaron a cabo y que culminaron con el sitio y posterior toma de Sevilla. Por sus servicios, el monarca lo incluyó en el repartimiento de tierras, dejándole muy bien heredado. Otro caballero de este apellido quedó al cuidado de una de las fortalezas de la frontera y evitó que la misma fuera tomada por los moros gracias a un extraño suceso. Se encontraba durmiendo y la guardia algo descuidada, lo que fue aprovechado por los musulmanes para, envueltos en las sombras de la noche, aproximarse a la fortaleza y cuando ya se disponían a iniciar el asalto, confiando en la sorpresa de su rápida acción.

El Alcaide Escamilla despertó por los graznidos de unos gansos, despertados asimismo por los invasores y eso fue más que suficiente para que, de inmediato, acudiera a la muralla a tiempo de ver a los moros que ya estaban colocando escalas para proceder a su asalto. Al no existir la sorpresa, los atacantes fueron rechazados con grandes pérdidas. Pero, en memoria del suceso, el alcaide en cuestión, decidió añadir unos gansos a las armas de su escudo.

Armas: Escudo de azur, una torre de plata, con dos gansos del mismo metal, en sus almenas, picados de oro. Bordura de gules y ocho aspas de oro.

Escamilla escudo

ESCOBAR

Apellido castellano erigido en condado en el año 1.613 en la persona de don Francisco de Rojas y Guevara, Señor de Mora, creado conde de Mora. Años más tarde, en 1.879 se creó el Marquesado de Valdeiglesias otorgando dicho título nobiliario a don Ignacio José Escobar. El origen de este apellido se encuentra radicado en las montañas de León. Apellido leonés rápidamente castellanizado, al extenderse por Tierra de Campos para ampliar después su difusión en Castilla. Su acción se dejó sentir también, aunque en menor medida, en Extremadura, siendo bastante escaso en Andalucía y muy escaso en Cataluña, Levante e islas Canarias y Baleares.

Armas: En campo de gules, cinco escobas de sinople (en una clara referencia al apellido) atadas con una cinta de gules y puestas en sotuer.

Escobar escudo

ESCOFET

El origen es Catalán, concretamente de la villa de Cadaqués, en Gerona, lugar del que pasaron a establecerse en Barcelona y Tarragona; posteriormente alguna rama pasó a América. El rey Felipe V otorgó el título de Caballero a don José Escifet, vecino de Figueras, pero el nombramiento llegó cuando ya había muerto. Uno de sus hijos, don Domingo Escofet y Escofet, que fue Capitán Ayudante Mayor de la plaza de Ceuta y fue armado Caballero en 1.731. Otro Escofet, don Antonio, fue agraciado con el título de «Ciudadano Honrado de Barcelona» en 1.722 por el rey Felipe V al igual que don Francisco y don Juan Escofet, esta vez otorgada por el rey Carlos IV en 1.723.

Armas: En azur, un león rampante de oro surmontado de tres estrellas del mismo metal, puestas en situación de faja.

Escofet escudo

ESCOLANO

Apellido aragonés, concretamente de la ciudad de Jaca. Se tiene por tronco de este linaje a don Juan de Escolano que sirvió al rey don Jaime de Aragón, acompañándole en la conquista de Valencia. Más tarde estuvo también en el cerco y sucesiva toma de la ciudad de Alcoy. Más tarde extendió su lucha por Castilla y consta que fue él, con las huestes a su mando, quien derrotó al moro Abubey y los suyos, adalid de Toro. Llevó sus conquistas adelante ocupando Villahermosa y lugares vecinos hasta Alventosa, de modo que don Jaime «el Conquistador», le hizo merced de los pueblos de Alfara y Beni-Anduis. Este apellido se encuentra difundido en el Levante español y, sobre todo, en Valencia.

Armas: Escudo de plata y tres bandas de sinople interpuestos seis bezantes de gules, uno, dos, dos, uno.

Escolano escudo

ESCRIBA

Su origen es francés, de la ciudad de Narbona de donde pasaron algunos caballeros de la nobleza gala a España para ayudar al rey don Jaime I en la conquista de Valencia, como premio a su lealtad, los incluyó en el reparto de tierras tocándole a don Guillermo Escrivá el lugar de Patraix, cercano a Valencia. Los Escrivá participaron en las guerras de Murcia, pasando después a Cataluña y al resto de España. La nobleza de este linaje queda ampliamente probada en una declaración que el gobernador de Valencia hizo en el año 1.315. Don Guillén de Escrivá, Señor de las Baronías de Jalón, Riber y Gata y diferentes Señoríos, Caballero de la Orden de Montesa, agraciado por el rey Felipe IV, en 1.645, con el título de Conde de Alcudia.

Armas: Escudo jaquelado de oro y gules.

Escriba escudo

ESCRIBANO

Apellido toledano, concretamente de la villa de Illescas, tuvo solar en Añover del Tajo. Muy poco puede decirse de su origen, aunque se cree que ya existía en la Edad Media, bien como Escriba del que degeneró el Escribano, bien como en esta denominación. El apellido pronto se fue extendiendo por toda España, con preferencia en ambas Castillas, Extremadura y Andalucía siendo muy escaso en Cataluña y poco difundido en Levante, Canarias y Baleares. Alguna línea de este apellido pasó a América, ya que se encuentra en Méjico y Chile. En Méjico aparece un Juan Escribano entre las tropas de Hernán Cortés, con el grado de Alférez. Pero la citación es breve, tanto, que no se citan las hazañas que pudo realizar en aquel país.

Armas: Escudo jaquelado de oro y gules.

Escribano escudo

ESPEJO

El origen de este noble linaje hay que fijarlo en el reino de Aragón, donde se distinguieron numerosos caballeros del apellido Espejo, en particular Alvarez del Espejo, que fue embajador del rey don Jaime II, ante el rey don Alonso de Portugal, llevando a cabo su misión con tanto tacto y prudencia que mereció la felicitación de su rey. Alvar Nuñez del Espejo, que hizo donación del castillo de Cañete al rey don Pedro IV, de Aragón; Remir Alvarez del Espejo pasó a Murcia, donde estableció casa solar y familia; Gonzalo Ruiz del Espejo, descendiente del anterior caballero hizo las debidas probanzas para que le fuera reconocida su calidad de hijodalgo, como así le fue reconocida.

Armas: Escudo de gules, tres espejos redondos y en el centro del escudo una cruz llana de oro.

Espejo escudo

ESPINOSA

Apellido castellano, del lugar de Espinosa de los Monteros, Burgos, desde el que se fue extendiendo por toda la Península. Varios de sus miembros ingresaron en las Ordenes de Calatrava, Alcántara y Carlos III. Hay que citar a don Gaspar de Espinosa, conquistador que tomó parte en la fundación de Panamá y que ayudó económicamente a Pizarro y Almagro para la conquista del Perú. También a don Fernando Espinosa Maldonado, creado Conde del Aguila en 1.729; a don Félix Antonio Espinosa de los Monteros, Marqués de Monte Olivar en 1.762; don Jerónimo Espinosa de Contreras, Conde de Gabacao, en 1.764, don Santiago Espinosa de los Monteros, creado Barón del solar de Espinosa, en 1.791.

Armas: En campo de oro, un espino de sinople arrancado y frutado de gules.

Espinosa escudo

ESTEBAN

Se trata de un apellido patronímico sumamente extendido por toda España. El origen de este linaje parece haber estado radicado en la ciudad de Fraga, en Aragón, (Huesca) de donde pasó a Valencia; otra familia de este apellido se ubicó en la villa de Guzmán, del partido judicial de Roa (Burgos), otra en Puebla de Montalbán, del partido judicial de Torrijos (Toledo) y otras que se extendieron por ambas Castillas y León.

La que tuvo su asiento en Asturias se apellidó Esteban de Hormúa.

Antes de continuar, señalaremos que este apellido está constituido en condado, el de Esteban Collantes, título concedido por el rey don Alfonso XII, en 1884, a don Saturnino Esteban Collantes. Este título continúa en la misma familia.

De la familia originaria de Fraga (Huesca), se conserva memoria de Francisco Esteban, natural de dicha ciudad, que en unión de su hermano Berenguer probaron su infanzonía en la Corte de Justicia de Aragón y les fue reconocida por sentencia de 21 de septiembre de 1.506.

En el año 1.668, los descendientes del caballero anteriormente citado lograron, en 14 de mayo, una nueva declaración de su infanzonía, como descendientes en línea directa del anteriormente citado Francisco Esteban.

La línea que se estableció en Valencia hace memoria de Miguel Esteban, natural de dicha ciudad de Valencia, que fue padre de Miguel Jerónimo Esteban y Matalí, de la misma naturaleza, que vistió el hábito de la Orden de Montesa en 25 de febrero de 1.589.

Los que radicaron en la villa de Guzmán, se recuerda a Francisco Esteban, natural de Guzmán, uno de cuyos nietos, Francisco Esteban Beltrán de San Juan, fue Caballero de la Orden de Santiago, en la que ingresó en 10 de marzo de 1.645.

En La Puebla de Montalbán, de la familia Esteban allí establecida, puede citarse a Andrés Esteban, natural de La Puebla de Montalbán, uno de cuyos descendientes, Agustín Esteban y Solera, nacido en Madrid, fue caballero de la Orden de Carlos III, con fecha de 1.791.

La familia de este linaje originaria de Asturias, los Esteban de Hormúa ostentan diferentes armas que la de Fraga.

En realidad, existen tres escudos diferentes en este linaje. Los que se apellidaron Esteban de Hormúa ostentaron: Escudo cortado por una faja de azur, cargada de tres flores de lis de oro; la posición alta, de gules, con una cruz de oro floreteada y vana, acompañada en lo alto de tres coronas del mismo metal, y a los dos lados de su brazo inferior de una esteva de arado de oro; y la participación baja, de plata

con un árbol de sinople, terrasado de lo mismo, y dos lobos de su color pasantes al pie del tronco. Otros traen un escudo de azur, con las tres coronas de oro puestas en palo.

Y, por último, aquel que consideramos el escudo general de la familia, que es el que detallaremos más adelante y aquí representamos.

En lo que se refiere a personajes españoles de este apellido, citaremos a algunos, al sernos imposible, como fácilmente puede comprenderse, relacionarlos a todos.

Remontándonos al año 1.375, encontraremos a Fernando Esteban, teórico musical español, que fue el autor del primer tratado que existe en España sobre el canto llano.

Un ejemplar, incompleto, se conserva en la Biblioteca Provincial de Toledo. En el prefacio, el autor, afirma ser sacristán de San Clemente de Sevilla. Aparte de su interés teórico, la importancia de este tratado reside en las noticias que da sobre la música en la capilla de Aviñón y en las capillas reales de Aragón, Navarra, Castilla, etc.

Agustín Esteban Collantes, nacido en Carrión de los Condes, en el año 1.815 fue abogado y político español que participó activamente en la caída del regente Espartero. Diputado a Cortes, intervino en la redacción de la Constitución de 1.845. Ministro varias veces en los sucesivos gobiernos de la época, al producirse la revolución de 1.854 emigró y a su regreso en 1.856 fue sometido a proceso por supuesta malversación de fondos, cargo del que fue absuelto. Al subir don Alfonso XII al trono, fue recompensado por su fidelidad a la dinastía borbónica con el cargo de embajador en Lisboa y posteriormente fue nombrado Presidente del Consejo de Estado.

Su hijo, Saturnino Esteban Collantes, nacido en Madrid en 1.847, fue un abogado, periodista y político que militó siempre en el conservadurismo monárquico. Con la restauración de la monarquía, fue Diputado a Cortes y Senador. Posteriormente fue ministro de Instrucción Pública y, como reconocimientos a sus servicios a la corona, el rey, don Alfonso XII, le concedió el título de Conde de Esteban Collantes.

En lo que se refiere a los de este apellido que pasaron a América, se conserva memoria de Juan Esteban de Avendaño, que fue compañero de Gonzalo Jiménez de Quesada. Participó en cuantas campañas se llevaron a cabo en el territorio que ahora es la actual Colombia, en la lucha contra los «zipas», los caudillos indígenas. Y tampoco fue ajeno a la locura que significó la búsqueda de «El Dorado», el mítico rey que todos los días bañaba su cuerpo en oro.

A Jiménez de Quesada, le tocó correr en pos de esta quimera y junto a él, con otros tantos cegados por el ansia de oro, fue Juan Esteban de Avendaño. Y lo buscaron con desesperación, casi con demencia y, como es lógico, jamás lo encontraron.

De Juan Esteban de Avendaño se sabe que murió en un encuentro con los indios. De su jefe, Gonzalo Jiménez de Quesada, también se tiene memoria de cómo, viejo y enfermo, todavía seguía creyendo en aquella leyenda, cuando los demás lo tomaban a burla.

Otros Esteban debieron participar en la conquista de Méjico, dado que se trata de un apellido bastante corriente en aquel país; participaron, se establecieron y dejaron descendencia.

El blasón general de esta familia es el siguiente: Escudo partido: 1º; de oro, con un león rampante de gules. 2º; de plata, con cuatro fajas de azur.

Esteban escudo

ESTENSORO

Su origen está en la provincia de Guipúzcoa donde poseyó ilustres solares en las villas de Idiazabal, Segura y Zaldivia. En lengua vasca, significa literalmente «campo de zarzas». Este apellido no se extendió en demasía por España y, por el contrario, al pasar a la América Hispana tuvo varias ramas que se establecieron con preferencia en Méjico, Bolivia y Colombia. Como dato que avala su antigüedad baste decir que en el año 1.374, don Juan de Estensoro, vecino de Segura probó la legitimidad de hidalguía del apellido. Posteriormente, los de este apellido procedieron a llevar a cabo nuevas probanzas de su hidalguía a fin de poder ingresar en diversas Órdenes Militares.

Armas: En campo de oro, un árbol de sinople y un lobo de sable pasante al pie del tronco. Bordura de gules con ocho aspas de oro.

Estensoro escudo

ENCALADA

Apellido castellano. Procedente de la villa de Fuente Encalada, partido judicial de Benavente, en la provincia de Zamora. Algunas ramas de este apellido pasaron a Andalucía y Chile.

Armas: En campo de plata, un toro al natural sobre ondas de agua de azur y plata, surmontado de una cruz floreteada, de gules, que va cantonada: en el hueco alto de la derecha, de un águila de sable; en el alto de la izquierda, de una flor de lis de oro; en el bajo derecho, de una caldera de sable, y en el bajo izquierdo, de un pino de sinople con dos piñas de oro.

Encalada escudo

ESTANYOL

Catalán. Concretamente procede de la villa de Monells, partido judicial de La Bisbal, en la provincia de Girona.

Armas: En campo de oro, un ánade de su color, entre juncos y espadañas de sinople, a la orilla de un estanque de plata, sombreado de azur con dos tencas contrapasando, una sobre otra, de gules. En el jefe, una estrella de azur.

Estanyol escudo

Comparte

1 comentario en “Heráldica de los apellidos: Letra E”

  1. No tendran alguna referencia sobre los apellodos con la letra m? mis dos apellidos comienzan con esa letra y me gustaria conocer sobre mis apellidos

    Responder

Deja un comentario