El equipo de pesca

Una día soleado, el marido vuelve al refugio después de estar un rato de pesca y decide dormir una siesta. La mujer de éste, aunque no conoce los alrededores del lago, se aventura a coger la lancha motora. Una vez se encuentra en medio del lago, leva el ancla y se dispone a leer un libro.

pantano lago

En ese momento, se acerca un guardia en otra lancha y parándose ante la mujer le dice:
– Buenas tardes señora, ¿qué está haciendo?
– ¿Cómo que qué hago? Leer un libro – le responde ella pensando la obviedad de su respuesta.
– Señora, esta es una zona restringida para la pesca – le informa el guardia.
– Perdone oficial, pero no estoy pescando, está claro que estoy leyendo – le responde socarronamente la mujer.
– Si, pero tiene todo el equipo, así que por lo que veo, podría comenzar en cualquier instante. Tendré que llevarla y detenerla.

La mujer se queda pensativa y le dice:
– Si hace eso, tendré que acusar de acoso sexual.
– ¿Y eso? ¡Si ni siquiera le he tocado! – se indigna el agente.
– Es verdad, pero tiene todo el equipo, así que por lo que veo, podría comenzar en cualquier instante.

El guarda se queda asombrado ante la respuesta de la mujer y con ademán de marcharse le contesta:
– Disculpe señora, que tenga un buen día – y se fue…

Comparte

Deja un comentario