El crecimiento del alquiler de oficinas y sus ventajas

Proyectos, Varios / 23 de agosto de 2019

Cualquier emprendedor que desarrolla un negocio, suele comenzar en un principio desde su propia casa o sitio pequeño, con el fin de evitar unos gastos adicionales. Aun así, siempre llega el momento en que una empresa crece y se expande, por lo que necesita tener una oficina. Ya sea porque requerimos espacio, contratar más empleados o por dar una imagen más profesional al negocio, es recomendable contar con instalaciones propias.

El mercado de oficinas se ha redefinido y actualizado a los tiempos que corren, para ser más flexible y adaptarse a los requerimientos comerciales. Por ello ahora el alquiler de oficinas está creciendo imparablemente y cada vez ofrece más posibilidades para que los empresarios logren mayores beneficios. ¿Cómo es esto posible?

oficina trabajo compartido

Ventajas de alquilar una oficina

Últimamente el mercado inmobiliario de nuestro país se ha visto perjudicado por la crisis económica global que sufrimos. Ello ha desembocado en unos precios más bajos, con unas transacciones cada vez menores y muchos edificios de oficinas desocupados. Ante este panorama, el alquiler de oficinas ha proliferado con unos precios cada vez más asequibles, suponiendo la solución perfecta para cualquier negocio.

Los datos de los últimos años son bastante concluyentes, con un espectacular aumento de entre un 65% y un 70% en la capital madrileña. El Alquiler de Oficinas en Barcelona tampoco se queda corto, con un crecimiento estimado de entre un 30% y un 40%. Los arrendamientos de oficinas siguen creciendo en general, no sólo en estos centros neurálgicos, sino en todo el territorio español, con unos registros al alza en ciudades como Valencia, Málaga, Granada o Sevilla por poner algunos ejemplos.

Las ventajas de alquilar una oficina podrían resumirse en estos puntos:

Solución económica

Una de las ventajas principales de alquilar una oficina respecto a la compra de la misma, reside en el factor económico. Y es que no requiere una gran inversión para un espacio del que desconocemos su futuro funcionamiento. Por lo tanto, estaremos evitando la incertidumbre y yendo sobre seguro al minimizar riesgos. Si nuestro negocio no logra el rendimiento esperado, siempre es posible resolver el contrato de arrendamiento de una manera que no nos afecte excesivamente.

Otro factor a tener en cuenta es que nos beneficiaremos del ahorro en gastos de mantenimiento, ya que la mayoría de estos serán cubiertos por los propios arrendadores. También existen soluciones muy económicas, como contratar espacios de trabajo en oficinas compartidas, como ocurre con el sistema de coworking (del que hablaremos más adelante). Con este estilo de trabajo se comparten los gastos de servicios y se paga una renta menor por el espacio ocupado.

Periodos de contrato flexibles

Este punto tiene que ver mucho con el anterior, ya que el alquiler de oficinas permite contratos cortos, que cada vez tienden a ser menores. Por ello no es extraño comprobar que ahora los contratos se estipulen en un año, e incluso unos meses. Esta flexibilidad resulta muy conveniente para las empresas más humildes que tantean el terreno y se encuentran en plena expansión de crecimiento, ya que cuentan con presupuestos menores.

Posibilidad de crecimiento

Al no tener una oficina fija e inamovible por la gran inversión efectuada en la compra de unas instalaciones, podemos realizar cambios en el futuro. Si la oficina requiere más espacio, siempre es posible alquilar un local más grande o buscar un espacio de trabajo mayor.

Si necesitamos un equipamiento o instalaciones de las que no disponíamos, podemos alquilar una oficina que cuente con estas. Con ello podemos irnos adaptando a las necesidades del negocio ya que, llegado el caso, hasta se puede realizar el movimiento inverso, alquilando una oficina más pequeña si las expectativas de negocio son menores.

Más presupuesto para otros ámbitos

Gracias a que no necesitaremos realizar una fuerte inversión en el espacio de oficinas, podremos dedicar esos fondos a otros asuntos. Por ejemplo, es posible invertir en otros recursos más estratégicos, tales como la producción, compra de materias primas o mejora de la tecnología.

oficina coworking

Cambio de ubicación

Este es uno de los puntos más importantes, ya que demuestra la gran flexibilidad del alquiler de locales. Y es que el cambio de sitio de nuestras oficinas puede suponer una oportunidad de crecimiento al situarnos en una zona más productiva o con mayor movimiento empresarial.

De hecho, tener precisamente esa oportunidad de cambiar de ubicación fácilmente, permite establecer nuevas estrategias comerciales y lograr mejoras. Desde tener mayor visibilidad, situarnos en una zona de mayor paso, o emplazarnos en una zona donde las relaciones mejoren nuestra clientela, existen numerosas razones para necesitar un cambio de lugar para nuestra oficina.

Coworking, el futuro sistema de trabajo en oficinas

Actualmente las oficinas tradicionales están cambiando hacia una mayor flexibilidad y productividad. Es por ello que la definición de oficina tradicional esté desembocando en términos como espacio de trabajo o centro de negocios, y se estén implantando modelos de trabajo como el coworking. Y es que ahora se tiene en cuenta el sitio y ambiente de la oficina, ya que están relacionados con un mayor rendimiento y expansión de posibilidades para la empresa.

El coworking, que se podría traducir como cotrabajo o trabajo en cooperación, es un sistema laboral para oficinas en el que varios trabajadores de distintos sectores confluyen en un mismo espacio. De esta manera, aunque siguen desarrollando sus ocupaciones de forma independiente, también crean proyectos conjuntos enriqueciéndose de la experiencia y puntos fuertes que cada individuo aporta a la comunidad.

Ya sea de forma física, como virtualmente a distancia, en este trabajo de oficina integrada confluyen profesionales independientes, expertos, emprendedores, autónomos, microempresas y medianas empresas para crear un sistema variopinto. Este trabajo cooperativo permite compartir la oficina, los recursos que hay en ella, equipamiento o gastos mensuales, y todo con el fin de percibir un mayor rendimiento laboral y económico.

Mayor rendimiento, mayores ingresos

¿Cómo es posible que el coworking nos ayude más allá de la colaboración entre los trabajadores? El trabajo en cooperación promueve las relaciones fijas entre los profesionales de diferentes nichos que pueden derivar en nuevas relaciones cliente-proveedor. De igual manera ocurre con los intercambios y colaboraciones de carácter horizontal entre los trabajadores de una oficina integrada.

También se produce un sentimiento de pertenencia a una colectividad o sociedad comunitaria. Esto supondrá un aliciente adicional a las relaciones laborales que se establezcan entre los individuos que participen de este sistema. Y es que el coworking precisamente nos brinda la solución para los problemas de aislamiento que padecen muchos trabajadores en general, como una forma de sacarles de su hermetismo laboral.

De momento, las oficinas que han abrazado este modelo de trabajo están demostrando un mayor rendimiento en sus trabajadores y unos mayores ingresos a largo plazo, suponiendo el futuro del trabajo para las oficinas. En estos puntos de cotrabajo podemos encontrar expertos de Internet, diseño, programación, periodismo, delineación, arquitectura, fotografía, ingeniería, literatura y demás especialidades.

No tienen porqué necesariamente pertenecer a la misma rama laboral, ya que de hecho el coworking también acepta que sus integrantes participen en nichos diferentes o con pocos puntos en común. De esta manera, sus trabajadores entremezclan sus diversas experiencias y posibilidades para nutrirse de ellas y salir reforzados.

Gracias al alquiler de una oficina o puesto que trabaje siguiendo el método de coworking, se facilita cualquier asunto administrativo. También nos ahorraremos preocupaciones por cualquier tema relacionado con los servicios e instalaciones, ya que pagaremos un único importe al mes que incluirá todo lo necesario para trabajar.

La flexibilidad es total bajo este sistema, ya que podemos alquilar, por ejemplo, una mesa personal para los 7 días de la semana (con acceso las 24 horas), o bien una sala de oficina para varios trabajadores de lunes a viernes. Las posibilidades respecto al espacio, tiempo, servicios y costos mensuales son infinitas y se adaptarán a nuestras necesidades sin problema.

coworking

El entorno es importante

Más allá de la cooperación en casi todos los ámbitos laborales, en el coworking también se presta especial atención al ambiente de trabajo. Está demostrado que la productividad se incrementa cuando los trabajadores se encuentran a gusto en el entorno laboral. Por ello hasta la distribución y la decoración de la oficina son importantes cuando hablamos de trabajo compartido, pues un diseño adecuado permite mayor comodidad y bienestar.

En este sentido, el trabajador no se adapta a la oficina, sino que es la propia oficina la que se aclimatará a los gustos y requerimientos de las personas que trabajen en ella. Por eso, incluso encontramos espacios a los que no estamos acostumbrados en oficinas tradicionales, tales como gimnasios, terrazas o salas de descanso y esparcimiento que imiten el salón de estar de nuestra casa. Y como la tranquilidad y la calma también son necesarias, siempre son igualmente bienvenidas las salas de relajación y meditación.

Esta versatilidad se hace también evidente respecto a nuestra zona personal de trabajo, que podemos elegir a nuestro antojo. Y es que nuestro escritorio individual puede estar en una sala aislada, o bien compartida con más trabajadores. También es posible alquilar una mesa o espacio junto a más personas de manera más cercana. Todo dependerá de nuestros gustos y necesidades, teniendo en cuenta que el coworking busca que el trabajo se comparta y se favorezcan las relaciones lo más posible.

También se tiene en cuenta el mobiliario, con una abundante iluminación natural y espacios donde preparar café o infusiones, y pequeñas cocinas donde elaborar tentempiés o directamente disfrutar de un servicio de catering y comidas. La conectividad a la red suele estar tan presente, que se da por hecho que cualquier centro de trabajo de oficinas que alquilemos, disfrutará de Internet de banda ancha. Otras estancias que podemos necesitar para nuestro trabajo de oficina son las salas de reuniones, de archivos, de videoconferencias o salas técnicas. Igual ocurre con otros servicios incluidos en un alquiler de coworking, como impresora, fax, fotocopiadora o escáner.

Incluso hay alquileres de oficinas que nos pueden resultar beneficiosos, ya que la recepción puede encargarse de recoger la correspondencia o atender las llamadas telefónicas, con un secretariado multilingüe que reciba las visitas internacionales. Actualmente los servicios de las oficinas compartidas de alquiler son tan extensos, que merece la pena utilizarlos en nuestro provecho.

El emplazamiento de la oficina o el centro de trabajo también debe ser accesible fácilmente, quedando cerca de los principales medios de transporte público. Contar con parking propio también es un plus, o que tenga las instalaciones adaptadas para personas con movilidad reducida. Otro factor que mejora el entorno de la oficina es contar con servicios públicos o básicos en las inmediaciones, centros médicos, tiendas de alimentación para adelantar compras o incluso locales de restauración y gimnasios cercanos.

Cualquier ayuda para optimizar el tiempo y comodidad del trabajo, beneficia el rendimiento del individuo y enriquece el entorno de la oficina. Por ejemplo, tener cerca un local de tapeo o de copas favorecerá la proximidad de los individuos fuera del trabajo, consolidando con ello las relaciones que más tarde se traducirán en éxitos laborales. También que el ahorro en tiempo y coste del transporte sean adecuados y no resten tiempo libre a los trabajadores.

El futuro está aquí

Resumiendo, el sistema de coworking no se ciñe a compartir gastos y evitar el aislamiento de los trabajadores, sino que también fomenta la pertenencia a una comunidad de personas que se presten a intercambiar planteamientos, ideas, sabiduría y proyectos. Y por supuesto, que estén dispuestos a cooperar por el bien común.

Desde hace años en Europa, y cada vez más en España, los espacios de coworking están experimentando un auge imparable para redefinir el concepto de oficina. Las organizaciones públicas y compañías europeas están comenzando a poner su punto de mira en el espíritu del coworking, ya que lo consideran el modelo a seguir en cuanto a trabajo, progreso y cooperación.

Este movimiento, fruto de la globalización que experimentamos, ha cambiado nuestra forma de trabajar y transformado la manera que tenemos de relacionarnos con los espacios laborales. Y es que el sistema de coworking es la evolución de nuevos prototipos y perspectivas para el mundo comercial y la sociedad en general. Sin duda, el coworking ha llegado para quedarse.

oficina

Comparte

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies