Cosas a tener en cuenta al elegir una tarifa móvil

Si observamos el mercado actual de tarifas moviles, comprobaremos que existen numerosas modalidades diferentes para satisfacer las necesidades de cada consumidor. Por eso, cuando llega el momento de escoger una tarifa móvil para cambiar la que tengamos, podemos vernos abrumados por no saber la que nos conviene ante tanta opción.

Por eso la pregunta es, ¿qué debemos tener en cuenta antes de decantarnos por una u otra tarifa móvil? Vamos a hacer un breve repaso por los elementos más importantes a considerar. Seguro que os sirven de guía para que el proceso de elección sea más sencillo.

Llamadas

El primer aspecto más importante, es el uso que le daremos a nuestro móvil en cuanto a llamadas. Puede que seamos personas que no llamemos apenas, por lo que este aspecto nos parezca más trivial, o seamos usuarios que realicemos muchas llamadas. Para ciertas tarifas, también debemos valorar si hacemos pocas llamadas, pero de larga duración, o realizamos muchísimas llamadas al día de pocos minutos.

Normalmente las tarifas móviles suelen indicarnos los minutos de llamadas disponibles para gastar en un mes. En este aspecto, si somos de llamar mucho, debemos tener cuidado de no exceder esos minutos mensuales, porque las posteriores llamadas efectuadas fuera de ese límite, nos las cobrarán.

Ante este problema, si somos de llamar mucho y creemos que podemos sobrepasar dicho límite, es mejor que nos decantemos por una tarifa de llamadas ilimitadas. Gracias a esta modalidad, no habrá problemas, ni cobros sorpresa por excesos. Es quizás una de las mejores opciones para desentendernos de este tema. Así podremos llamar libremente a números nacionales fijos y de móvil, sin temor a gastar minutos de nuestra tarifa. Cuidado porque los teléfonos con prefijos de tarificación especial (901-902-908-909), no estarán incluidos como llamadas gratuitas.

En caso de que seamos de realizar pocas llamadas, y sin importar si son muy extensas, puede que nos sirvan las denominadas tarifas de «cero euros». En esta modalidad, solemos pagar sólo el establecimiento de llamada, que suele ser de 18 céntimos cada vez que llamemos a alguien. Si somos de realizar muchas llamadas al mes, no es muy recomendable. Solo servirá, como hemos dicho, para los usuarios que llamen pocas veces al mes, aunque sean llamadas extensas, ya que sólo pagaremos cada establecimiento de llamada.

tarifa movil

En esta modalidad, hay que leer la letra pequeña por si existe alguna clase de variación en la que sí nos cobran cada llamada, aunque la cuota mensual sea de cero euros. Normalmente las «tarifas cero» cobran una cuota mensual, pero también puede ser que no cobren nada, depende de cada compañía. Sólo hay que leer la letra pequeña y entender lo que nos cobrarán. Incluso puede que no nos cobren por las llamadas, ni exista cuota mensual, pero sí nos cobren los datos a cambio.

Datos

Con la llegada de los móviles inteligentes, las capacidades multimedia y la posibilidad de conectarse a Internet, cada vez es más raro que una tarifa móvil no incluya un plan de datos. Los datos nos permiten recibir y enviar información para conectarnos a Internet. Suele ser una característica muy importante actualmente, ya que muchas aplicaciones y servicios de nuestro móvil necesitan Internet para funcionar. Incluso hay gente que gasta prácticamente datos de Internet y apenas realiza llamadas de voz, por lo que le interesa disponer de una gran cantidad de datos para consumir cada mes.

En estos casos, debemos escoger una tarifa móvil que nos ofrezca los gigas mensuales necesarios para tener una cantidad y velocidad adecuadas respecto a lo que paguemos. Incluso han comenzado a aparecer tarifas con datos ilimitados para el móvil, que simplemente te piden a cambio que te instales fibra de Internet en casa. En esta modalidad de datos ilimitados, hay que leer bien la letra pequeña, pues es muy probable que existan limitaciones en su uso (realmente no es ilimitado para todas las aplicaciones) o te pidan a cambio instalarte Internet en casa.

También debemos saber cómo se comporta cada tarifa cuando se terminan los datos mensuales. ¿Cobra cada mega adicional que gastemos o simplemente baja la velocidad? Es mejor que cumpla esta última opción, la de bajar la velocidad, porque aunque sea más incómodo aguantar los últimos días del mes con peor velocidad, es mejor que recibir un susto en la factura si nos cobran el exceso de megas gastados.

Si solemos conectarnos a redes Wifi en nuestra casa, trabajo o sitios en los que permanezcamos muchas horas diarias normalmente, quizás no necesitemos un plan de datos muy grande. Puede que si estamos en casa mucho tiempo, con un plan de 3 gigas nos baste. Aun así, todo dependerá también del uso que le demos y las aplicaciones instaladas, por lo que no se puede dictaminar cuántos gigas son los ideales, cada caso será distinto.

Cobertura

Otro de los elementos que puede interesarnos conocer es la cobertura, aunque en esto personalmente creo que entran en juego las manías de cada persona. Prácticamente todas las compañías tienen una cobertura decente en todo el territorio español, sobre todo si vivimos en núcleos urbanos.

Aun así, siempre es recomendable estudiar si la compañía para la que queremos la tarifa, tiene una buena cobertura en nuestra provincia, por ejemplo. O si vivimos en pueblos aislados, cerciorarnos que podrán darnos un buen servicio.

Permanencia

Este factor también es importante por la sensación de libertad que puede otorgarnos. No es muy recomendable que el contrato de una tarifa móvil nos obligue a cumplir una permanencia, porque eso nos atará varios meses a la compañía. Algunas empresas nos ofrecen condiciones muy golosas a simple vista, pero que por el contrario, tienen una permanencia abusiva.

Y es que no sabemos si dentro de un año estaremos haciendo el mismo uso de una tarifa móvil, o puede que nos interesen mejores tarifas. Lo malo es que estando bajo permanencia, tendremos que seguir más meses atados pagando tarifas desactualizadas respecto al mercado actual.

También debemos tener cuidado con los regalos envenenados que nos pueden ofrecer las compañías. Quizás nos regalen un móvil o una táblet, pero a cambio debamos cumplir una permanencia de varios años. Por eso, si vemos alguna tarifa muy ventajosa o un regalo de por medio, más vale leer la letra pequeña y comprobar si existe alguna clase de permanencia. En ese caso, debemos estar seguros de asumir dicho acuerdo en los meses o años venideros.

moviles

Afortunadamente cada vez, más y más operadoras están adoptando modelos de tarifa transparentes, sin coacciones de ningún tipo, en las que nos podremos marchar cuando queramos sin dar explicaciones. Este modelo de comportamiento es ideal para el usuario porque, si alguna vez decide cambiar, podrá irse de esa compañía teniendo un buen recuerdo de ella. No hay nada peor que estar batallando con problemas para rescindir contratos de tarifas móviles y penalizaciones.

Atención al cliente

Un punto que debemos tener en cuenta es la atención al cliente que nos ofrezca la operadora. ¿Dispone de vías de comunicación satisfactorias para realizar consultas o reclamaciones si tenemos problemas? Actualmente este punto se está cuidando mucho, pues la experiencia de uso en una compañía es clave para retener a los usuarios fieles.

Nuestra operadora debe tener diferentes vías de comunicación. Aparte del teléfono de atención al cliente, es bueno que exista un correo electrónico, formularios de página web o incluso un chat para realizar cualquier consulta. Personalmente me gusta que las operadoras tengan chat porque suelen atenderte bien y rápido, y no son tan frustrantes como las llamadas telefónicas en las que tienes que sortear varios robots para hablar con alguien.

Terminal de regalo

Algunas tarifas nos ofrecen algún terminal de regalo como una táblet o un móvil. Bueno, lo de regalo debería ir entre comillas, ya que como hemos dicho antes, es probable que nos pidan alguna permanencia. También puede darse el caso de que lo podamos pagar a plazos cada mes junto a la tarifa móvil.

Si no nos queda más remedio por no tener suficiente dinero para obtener un terminal nuevo, no hay mucho más que discutir sobre este tema. Pero aun así, hay que tener cuidado en si ese terminal será el adecuado para nosotros por sus prestaciones, o si lo escogemos por inercia y porque es «gratis». También debemos tener en cuenta si a la larga nos compensa pagar ese terminal a plazos, o si la suma total será excesiva.

He visto muchas veces el caso de familiares que, a cambio de recibir un móvil como regalo, se han dejado llevar a comprometerse con una tarifa abusiva de dos años. El problema es que como el terminal ya estaba anticuado y tenía unas prestaciones escasas al recibirlo (con la excusa de ser gratis), pasado un año de contrato, el mismo terminal estaba aún más desfasado. Y todavía les quedaba un año por pagarlo.

Precio

Este punto no tiene mucha discusión, ya que solemos querer lo más barato con la mayor calidad posible. Aun así, el precio no lo es todo, ya que puede que no cubra todo lo que queramos. Es mejor decantarse por la tarifa más adecuada a nuestros requerimientos. Por eso, es posible que algunas veces debamos escoger una tarifa móvil más cara, pero que nos permita hacer uso de la misma sin quedarse corta.

Comparte

Deja un comentario