Consejos para elegir hosting

Internet, Ordenadores informática, Proyectos / 24 de octubre de 2017

Un hosting o también llamado alojamiento web, como su propia denominación revela, es el lugar físico donde se guardan los archivos que conforman una página web. Como es el servidor que entregará todas las peticiones para el funcionamiento del sitio, es vital que nos aseguremos de realizar una buena elección del mismo.

Aunque el precio generalmente suele ser un componente a tener en cuenta en la mayoría de casos, también es verdad que podemos encontrar el mejor hosting barato sin que se resienta el rendimiento del servidor. Lo importante es que conozcamos las posibilidades y requerimientos de nuestro proyecto, y escojamos en consecuencia. A veces está bien comenzar con algo que no suponga un gran desembolso, y según vaya avanzando el sitio web, habrá tiempo de adaptar el hosting también.

Para realizar el análisis sobre las necesidades de nuestro proyecto, debemos tener en cuenta ciertos elementos como el tamaño de los archivos que vamos a alojar, o la afluencia de visitantes que tendremos. Si vamos por ejemplo a servir vídeos, que suelen ser ficheros grandes, habrá que vigilar que el disco duro tenga el suficiente espacio. Incluso hay hostings que tienen buen precio y nos ofrecen espacio ilimitado, algo que puede resultar ideal. Si vamos a tener una gran afluencia de tráfico, podemos fijarnos en que el disco duro sea SSD en vez de SATA (HDD), ya que el tiempo de acceso a la lectura de archivos es más rápido y eficiente, y por supuesto la potencia de servidor, memoria RAM, etc.

Otros aspectos que hay que verificar son el lenguaje en que estará programado, si vamos a utilizar un CMS, y el nivel de experiencia que tenemos a la hora de manejar el hosting. Existen alojamientos que nos ayudan fácilmente a instalar lo necesario para montar el sitio web, gestionar las bases de datos y más funciones a través del panel de control, como las cuentas de correo, etc. Es vital comprender nuestro nivel de informática para empezar, y si podremos hacernos con el panel de control para gestionar el sitio web. Si es posible utilizar algo de prueba y consultar tutoriales, comprobar que existe un soporte técnico adecuado, etc, mucho mejor para no llevarnos sorpresas.

Vamos a repasar mejor estos puntos. Las características vitales que hay que estudiar en un alojamiento web son las siguientes:

Espacio de almacenamiento

Si el sitio web va a ser pequeño, evidentemente no requeriremos mucho almacenamiento. Pero si vamos a almacenar, por poner ejemplos, muchas fotos o vídeos, o se van a ir agregando elementos con el tiempo, tendremos que buscar más espacio. Hoy en día, con el aumento de calidad en las fotos, su peso crece considerablemente, y si no ponemos medios para optimizarlas y reducir su peso, nos encontraremos con un problema a largo plazo. No podemos olvidarnos del correo: cuántas cuentas vamos a manejar y el volumen de mensajes y, ante todo, archivos adjuntos que gestionaremos. Es posible que algo en lo que no reparemos a priori, haga que el espacio del hosting se nos quede corto en un periquete.

Ancho de banda

Se denomina ancho de banda a la cantidad de información que podemos transferir. Dependiendo del número de visitas que tengamos y el contenido de nuestra página, sobre todo si vamos a servir o mostar mucho contenido multimedia, el ancho de banda puede llegar a ser abrumador. Y este es un aspecto que no debemos dejar en el tintero. Como decíamos antes, actualmente muchas empresas de alojamiento web nos permiten una transferencia de datos ilimitada. Esta característica es algo inexacta, ya que aunque es verdad que no hay límite en esa transferencia, sí que lo existe en un tiempo determinado. Por ejemplo, no podemos superar equis gigas al día o equis conexiones por minuto. Aunque todo hay que decirlo, es un límite que difícilmente se rebasa, es simplemente una medida para hacer un uso responsable del hosting.

Características del servidor

Aunque a veces estos datos son difíciles de averiguar si estamos en un hosting compartido, es bueno informarse de las prestaciones del servidor. Datos como la velocidad de respuesta y transferencia que nos pueden revelar el procesador y la memoria RAM, o su funcionamiento cuando confluyen muchas visitas a la vez, su disponibilidad (podrían existir apagones y debe existir un equipo técnico para solucionar estos problemas), o sea, que esté funcionando como mínimo el 99,9% del tiempo. Unos resultados óptimos en estos datos repercuten positivamente en el funcionamiento de la página web y mejora nuestro posicionamiento orgánico en los buscadores. Si el hosting utiliza discos SSD, la respuesta será mucho más rápida, así que será mejor para el rendimiento.

Seguridad

Desde la protección para evitar ataques y tentativas de hackeo o intrusión por fuerza bruta (adivinar una clave probando todas las combinaciones), hasta un mecanismo de copias de seguridad cada cierto tiempo, o la instauración de certificados SSL, existen muchas armas para combatir las brechas de seguridad de nuestro hosting. Hay alojamientos que ofrecen buenos servicios sobre estos aspectos y otros hostings que son peores en estas lindes. Puede que en un principio no reparemos en la seguridad, pero basta que tengamos alguna vez un problema grave para que nos lamentemos de ello.

Usabilidad

Es vital que a la hora de entrar en el panel de control del hosting, no nos encontremos perdidos y sepamos gestionar lo que deseemos. En este asunto los alojamientos que incorporan paneles amigables como CPanel o Plesk son muy intuitivos y cómodos. Si tienen el añadido de poseer autoinstalaciones de CMS como WordPress, Typo3, Magento, Joomla, Drupal, Prestashop, etc. o utilidades para el sitio web, mucho mejor.

Servicio técnico

Como se ha comentado, es algo elemental y primordial. No se pueden evitar los fallos de hardware, pero en caso de existir, debe haber personal dispuesto a solucionarlo fácilmente. Encontramos proveedores de alojamiento que poseen un servicio intachable, con un soporte de 24 horas los 7 días de la semana, en idioma español, que nos puedan atender por teléfono con premura o por correo y que cuando les preguntamos, saben de lo que hablan.

En teoría cualquier hosting es ideal y bueno… hasta el momento en que algo falla. Es en esos momentos cuando se puede verificar si el alojamiento está a un nivel que nos compense. La celeridad con que las incidencias se solucionen y la cantidad de las mismas que tengamos, son lo realmente importante para el beneficio de nuestro sitio web.

Se podría hablar mucho más sobre estos temas, pero más o menos esto es lo más básico que debemos comprobar a la hora de elegir hosting. Ante todo, lo mejor es sopesar bien las decisiones, documentarse y leer opiniones.

hosting

1 comentario en “Consejos para elegir hosting”

  1. Hola Andrés ¿puedes escribirme un correo? Me interesa publicar un artículo como este aunque de diferente temática y quería saber las condiciones.

    Un saludo y gracias!

    Responder

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies