¡Camarero, camarero!

Una ración de chistes cortos de esos tan recurrentes de ¡Camarero, camarero!…

– ¡Camarero, camarero, que hay una mosca en mi sopa!
– No se preocupe señor que mucho no beberá.

– Camarero, camarero, ¿tiene usted ancas de rana?
– Sí, señor.
– Bueno, pues brinque hasta la cocina y tráigame mi filete, por favor.

– Camarero, camarero, este plato del día está literalmente podrido.
– Usted no dijo de qué día lo quería, señor.

– Camarero, camarero, hay una mosca verde en mi plato.
– ¿Quizás el señor la quería más madura?

– Camarero, camarero, esté usted metiendo su corbata en mi sopa.
– No se preocupe señor, no encoge.

– Camarero, camarero, hay una mosca muerta en mi sopa.
– ¡Chsss…! Cállese, o todos los clientes nos la pedirán.

camarero-chistes-humor

– Camarero, ¡una tortilla!
– ¿Francesa o española?
– ¡Y qué mas da! ¿Se cree que voy a hablar con ella?

– Camarero, camarero, hay una mosca muerta en mi sopa.
– Si señor, la verdad es que estos bichos nadan bastante mal.

– Camarero, camarero, esta langosta que me trajo, sólo tiene una pinza.
– Debe haber perdido la otra en alguna pelea, señor.
– Bueno, pues tráigame a la ganadora entonces.

– Camarero, camarero, hay una mosca muerta en mi sopa.
– ¿Y que esperaba por este precio? ¿una viva?

– Camarero, camarero ¿usted cree que lo que tengo en el tenedor es carne de cerdo?
– ¿A qué lado del tenedor señor?

– Camarero, camarero, en mi café he encontrado una tirita.
– Pues… será para que la leche no se corte.

– ¡Camarero, camarero, que hay una mosca en mi sopa!
– No se preocupe señor, ¿ve la araña en el pan?… pues ahora se la come.

camarero-chistes

Y ahora unos chistes de camareros:

El café solo

Entra un tipo a una cafetería y le pide un café solo al camarero. Al terminar, el cliente pregunta:

– ¿Cuánto es?
– Cincuenta céntimos.

El cliente, con sorna, se saca cincuenta monedas de un céntimo, es decir, 50 céntimos, y las va tirando una a una en diferentes direcciones (una detrás de las botellas, otra dentro de la ensaladilla, otra encima de la lámpara, otra en el vaso de un borracho que andaba por allí, etc…). Obviamente, el camarero se cabrea pero las recoge (por aquello de “el cliente siempre tiene la razón”).

Al día siguiente, el cliente vuelve y otra vez le tira los cincuenta céntimos para todos lados (esta vez el borracho tapó el vaso a tiempo). Así van pasando los días hasta que una mañana, el tío no tiene suficientes céntimos, por lo que paga con una moneda de un euro (100 céntimos). El camarero al verla piensa:

– ¡JA! Esta es la mía, este mamón se va a enterar ahora.

Y dice:

– Caballero, su cambio.

Y empieza a tirarle los cincuenta céntimos de la vuelta en todas las posibles direcciones. Cuando acaba, todo sonriente y satisfecho, el cliente lo mira con tranquilidad y le dice:

– ¿Me da otro café?

camarero-humor

Picadura de avispa

Un hombre entra en un restaurante, pide una sopa y ve al camarero con el dedo gordo metido en la sopa. El cliente le mira con cara de asesinarle y con sarcasmo le pregunta:
– ¿Qué, divertido lo del dedito en la sopa, no, cerdo?
A lo que el camarero contesta:
– Es que resulta que me ha picado una avispa y tengo el dedo rojo, y el médico me ha dicho que lo ponga en algo caliente.
– ¡Pues te lo podías meter en el culo!
– No, si es lo que hago entre plato y plato.

Restaurante de lujo

– Que tomarán los señores…
– A mi me pone una langosta Thermidor y un cava Juve & Camps reserva de familia.
– ¡Excelente decisión! Y a su señora…
– Póngale un fax y dígale que me lo estoy pasando de lujo…

Sherlock Holmes y el camarero Watson

– ¿Qué tipo de queso quiere, ¿señor Holmes?
– El-emental, querido Watson.

camarero-risa

El cliente extranjero

Un turista inglés en un restaurante:
– ¡Camerero, camerero… hay EL mosca en sopa!
– No es EL mosca, es LA mosca – le contesta el camarero.
– (asombrado) ¡Caray! ¡Qué vista tener usted!

Azúcar, por favor

Un señor entra en un bar y le dice al camarero:
– ¿Cuánto cuesta un café?
El camarero responde:
– 1 Euro.
– ¿Y el azúcar? – pregunta el señor.
– Gratis – responde el camarero.
– Pues ponme un kilo, por favor.

Café corto

– Oiga, deme un café con leche corto.
– Se me ha roto la máquina, cambio…

Patada en el culo

En un bar:
– Oiga, ¿cuando alguien no tiene dinero para pagar, aquí que hacen?
– Pues patada en el culo y a la calle.
El tío se pone en pompa y dice:
– ¡Pues cóbrese!

camarero-chistes-risa

Comparte

2 comentarios en “¡Camarero, camarero!”

Deja un comentario