Ayax, hijo de Oileo

Mitología griega / 19 de febrero de 2010

Ayax, hijo de Oileo y rey de los Locrios, equipó cuatro naves para la expedición del Asia. Era muy diestro en tirar el arco y lanzar el dardo, siendo además el más veloz en la carrera y el más fuerte de todos los griegos.

Mientras ocurría el saqueo de Troya, penetró en el templo de Minerva y con la mano manchada todavía en la feroz carnicería perpetrada, arrancó del santuario a la sacerdotisa Casandra, hija de Príamo.

ayax-casandra
Ayax y Casandra

Irritada Minerva al ver violada la santidad del templo, cuando Ayax retornaba de la expedición sumergió sus naves, pero él se salvó del naufragio y flotó con fortuna hasta posarse sobre una roca, profiriendo entonces estas palabras: “¡Me he salvado a pesar del poder de los dioses!”

Neptuno, que oyó la blasfemia, con un golpe de su tridente sumergió el peñasco y el impío fue devorado por las aguas.

poseidon ajax
Ayax recibiendo el castigo de Poseidón

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies